Un hombre de 55 años fue formalizado por la violación de una joven chilena de 21 años

policia30.jpg

20-03-2019

La fiscalía solicitó la prisión preventiva del hombre en un centro carcelario, pero el juez resolvió otorgarle prisión domiciliaria nocturna (de 20 horas a 06.00) por 90 días y con dispositivo electrónico de rastreo, por considerar que el acusado es primario y que la prisión es la última opción a tener en cuenta , la decisión del juez será apelada por el fiscal Fernando Valerio.

El episodio denunciado ocurrió el pasado 4 de marzo, cuando la joven de 21 años, estaba en Valizas y resolvió regresar a Ciudad de la Costa, donde se estaba hospedando , cuando ella se dirigía a la termina de ómnibus se le acercó el imputado, de iniciales O.D.B. y le propuso insistentemente llevarla en su auto hasta la parada de ómnibus.

Con cierta reticencia la víctima decidió acceder, subiendo ambos en el automóvil del imputado, no sin antes tomarle una foto al imputado. En el camino, el hombre colocó la mochila que contenía los documentos de la víctima en la parte trasera del auto.

En determinado momento la víctima percibió que no se dirigían a la terminal y le preguntó a hombre que la trasladaba por el motivo, y el respondió que la acercaría a La Paloma.

Al pasar por La Paloma sin detenerse, la joven le preguntó por qué lo hacía, poniéndose muy nerviosa y entrando en pánico. El hombre le respondió que la llevaría hasta Montevideo. Minutos más tarde le dijo a la víctima que pararía a tomar mate, desviándose de la ruta, y se detuvo en un descampado.

Allí la comenzó a tocar y la víctima le pidió que por favor no le hiciera eso, según denunció la víctima, él se tornó agresivo y la amenazó con hacerla desaparecer, recordándole que él tenía sus documentos y que nadie la iba a encontrar.

La víctima le dijo que le haría lo que quisiera si él no la mataba, según consta en el documento publicado por Fiscalía, y fue cuando el acusado violó a su víctima.

Posteriormente, siguieron rumbo a Montevideo y se detuvieron en una estación de servicio a cargar nafta, donde la víctima bajó al baño y tomó una fotografía del vehículo. Según sus manifestaciones, el imputado actuaba como si nada hubiese pasado. Si bien la víctima dudó en retornar al vehículo, lo hizo porque allí estaban sus documentos. En el camino, el imputado le pidió a la víctima sus datos pero ella logró que fuera él quien se los diera, enviándose una solicitud de amistad de la red social facebook y el imputado le proporcionó su número de celular.
 
Finalmente el imputado dejó a su víctima en la Ciudad de la Costa próximo las 21 horas, donde ésta se encontró con una amiga, quien la acompañó a realizar la denuncia , la víctima fue trasladada a un centro de salud donde se desarrolló el protocolo de actuación a través del equipo multidisciplinario respectivo.
 
La fiscalía ha reunido evidencias que la defensa ha tenido oportunidad de controlar y que fundan la presente formalización de la investigación, contándose con la declaración de la víctima en Fiscalía y ante la Sede como prueba anticipada, fotografías realizadas por la víctima, capturas de pantalla del celular de la víctima,pericia psicológica realizada a la misma, informe del Centro de salud, imágenes de las cámaras de seguridad de los Peajes.
 

 

Anuncios