El policía asesinado hoy en Montevideo estaba trabajando como repartidor de bebidas

homicidio policia piedras blancas

05-06-2019

El Ministerio del interior informó hoy que el funcionario cumplía tareas particulares para una empresa privada como repartidor en su horario franco, era policía con funciones administrativas en horario nocturno de la DIT de la Jefatura de Canelones.

Esta jornada fue abatido en un intento de rapiña el funcionario policial Rogelio Eduardo Souza Arguimbao, de 27 años de edad, quien pertenecía a la Jefatura de Policía de Canelones cumpliendo funciones en la Dirección de Información Táctica -en horario nocturno- en tareas de oficina.

Los hechos

En jurisdicción de la Secc. 18ª perteneciente a la Zona Operacional III de la Jefatura de Montevideo, se produjo un intento de rapiña a un camión repartidor de bebidas en la intersección de Cno. Capitán Tula y Rafael.

Según testimonios primarios recogidos por la Policía, en el camión de reparto, trabajan 4 personas, entre los que figuraba el policía fallecido. En momentos que cumplían tareas en la zona, uno de los empleados fue encañonado por desconocidos que -según su testimonio- vestían indumentaria policial. Un segundo delincuente, que portaba un marrón, se aprestaba a atentar contra la caja fuerte donde se encontraba la recaudación, mientras un tercer rapiñero esperaba en la moto en la que se habían trasladado.

En ese momento se habría producido un enfrentamiento con intercambio de disparos entre el policía y los delincuentes, que dejaron como saldo al policía gravemente herido siendo trasladado a la Policlínica de Capitán Tula, donde finalmente falleció producto de seis impactos recibidos.

A su vez, en Policlínica

de Malinas, ingresó un herido de bala que podría estar vinculado a estos hechos, el que fue trasladado al Hospital Pasteur donde posteriormente se produjo su fallecimiento producto de las heridas recibidas. La Policía realiza por estas horas una intensa búsqueda para dar con el paradero de los autores de este sangriento hecho.

El funcionario policial abatido no estaba cumpliendo tareas de servicio 222 como se informó en algún medio de prensa, sino tareas particulares ya que en su horas francas cumplía funciones como repartidor en una empresa de reparto de bebidas, según información aportada por el Jefe de Policía de Canelones, Crio. Gral. (R) Osvaldo Molinari.

 

Anuncios