Dinamita & La Swing Factory en vivo en la Sala Hugo Balzo

12-09-2019

dinamita pereda
Federico “Dinamita” Pereda es un rara avis. Hijo o sobrino de una generación del rock local que, en general, puso atención a la música que surgió especialmente en el Reino Unido desde la década del 80, abordó el DeLorean que lo transportó a la vieja escuela del blues, el country y los géneros de raíz norteamericana de los 60 y 70. Y en esa escuela aprendió. Y mucho.

LAVADERO SIM

Aun así, la música de Dinamita Pereda nunca sonará a viejo. El tipo tiene la capacidad de quitarle toda capa de tributo, todo rastro de naftalina, y traducirla de una manera fresca, hecha no ayer, sino mañana.

PUBLICIDAD DE LA PAGINA SETIEMBRE

Y también puede ser un pez que nada en todas las aguas. Dueño de un estilo personal y reconocible, sabe tanto explotarlo en sus creaciones como amalgamarlo en proyectos ajenos, y entonces brillará sin estridencias tanto en un ensamble de guitar heroes como en el homenaje a una banda de punk rock. Lo mismo, entonces, su Swing Factory con horas y horas de ensayo, que una jam en un sótano un martes de madrugada.

rutas del sol

El Skinny Dennis es un bar de Brooklyn en el que, los siete días de la semana, uno puede sentarse a tomar una cerveza y ver artistas de country y blue grass en vivo. El boliche es el epicentro del género, no solo en New York. Algo así como un faro que miran todos sus cultores para ver por dónde viene la cosa. Quizás no tenga el renombre que por estos lados tuvo el CBGB, la cueva donde se cocinó el punk y la new wave, pero el Skinny Dennis es un nombre que importa. También importa el House of Blues de Chicago, la meca del género en la Ciudad de los Vientos. Y también, claro está, son importantes Nashville, Washington, Austin, Los Angeles, para entender de qué hablamos cuando hablamos de rock, country, blues, de la raíz.
Dinamita Pereda anda por ahí por estos meses, y no como turista. Compartió escenario en esos lugares con Brian Mitchell, un pianista compañero de correrías de Bob Dylan, Levon Helm, B.B.King y Al Green, entre otros, y con el legendario guitarrista de blues Jimmy Johnson. Además, grabó y se mandó de gira junto a The National Reserve, una banda que aporta sangre nueva al rock sureño. Con ellos metió cientos de kilómetros para tocar en barcitos country en pueblos perdidos en Maryland, West Virginia, North Carolina y adonde fuera que llevara la ruta, pisando las mismas tablas a las que alguna vez subieron Bruce Springsteen y los Ramones.

Sin querer o queriendo, la ruta también está en el ADN de Dinamita. Yendo donde lo lleven sus botas, aprende de manera voraz, y poco importa si el viaje es en una van a través de una carretera interestatal o a pie por calles vecinales. Por eso, no extraña que “No era yo”, su nueva canción, sea una suerte de road trip de sonido Nashville a la Crazy Horse, una historia de amor y riesgo que viaja desde la escollera Sarandí hacia la Ruta 5.
Esos caminos volverán a traer a Dinamita Pereda a Montevideo. El próximo jueves 3 de octubre desembarcará junto a la Swing Factory (Dinamita en guitarra y voz, Josefina Pereda en voces y piano, Javi González en guitarra, Juan Mucho Correa en bajo, Esteban López en batería y Marcelo Castro en percusión) en la Sala Hugo Balzo del Auditorio del Sodre con los zapatos cubiertos de polvo, la mochila cargada de experiencia y la guitarra lista para sonar como se debe: como en los viejos tiempos, como hoy, como mañana. Porque ese amor no debe morir.

comero setiembrecomero setiembrecomero setiembre

Anuncios