Facultad de Química aconsejó sobre el uso de desinfectantes para combatir el Covid-19

DESINFECTANTES FACULTAD QUIMICA

Facultad de Química aconsejó sobre el uso de desinfectantes para combatir el Covid-19

La Facultad de Química organizó un seminario virtual sobre el «Uso adecuado y seguro de desinfectantes para combatir el Covid-19» que contó con la participación de varias docentes de la institución, quienes brindaron recomendaciones al respecto.

Al comienzo, Edith Armanetti, coordinadora de la Comisión de Extensión y Relacionamiento con el Medio, se refirió a las características desfavorables que se conocen de este nuevo virus que han favorecido el desarrollo de la pandemia: indicó que no se dispone aún de ningún tratamiento específico y efectivo (antivirales o vacunas), su nivel de contagio sin prevención es de 1 a 3 y es de peligro alto para la salud de la población de alto riesgo. Además, se transmite directamente por nariz y boca a través de gotas o aerosoles emitidos por personas que están enfermas o por portadores asintomáticos, al igual que por contacto indirecto a través de las manos que hayan tocado objetos y materiales contaminados.

Por otro lado, el virus también tiene características que se conocen y ayudan a la prevención: su ARN y su estructura química externa que lo hace sensible a los agentes químicos comunes de desinfección, de uso doméstico. Además la Agencia de Medicamentos y Alimentación (FDA por su sigla en inglés) informó en abril que este virus no se transmite a través de los alimentos.

Armanetti se refirió, asimismo, a cuáles son los lugares de alto y bajo riesgo de contagio. Todos aquellos donde exista alta concentración de personas o existan personas potencialmente enfermas, como los hospitales, son de alto riesgo. En la categoría de riesgo medio están los lugares cerrados con gran aglomeración de gente, donde no se respete el distanciamiento social de más de 1,5 metros, el uso de tapabocas y la buena circulación de aire -por ejemplo, el transporte público-. Mientras que los espacios abiertos, vehículos personales y casas familiares se encuentran catalogados como de riesgo bajo.

Por último, concluyó que las buenas prácticas de limpieza y desinfección de superficies utilizando agentes químicos sirven como medidas de prevención para contener la pandemia y recuperar la normalidad lo antes posible, y además nos permitirán prevenir futuras pandemias.

 

PUBLICIDAD COMERO SUSPENSION MEDICAMENTOS

CLINICA CAPILAR DR. LUIS PALMARINO

PUBLICIDAD HR AUDIOVISUALES

ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

 

 

 

Desinfectantes: cuáles, cuándo, cómo y para qué

Ana Fernández Scavino, docente titular del Área Microbiología del Departamento de Biociencias, Facultad de Química, explicó que la supervivencia del virus en superficies puede ser de 2 horas a 9 días, y esto depende de varios factores como el tipo de superficie, la temperatura, la humedad relativa, y la cepa del virus. Señaló que en tela y madera sobrevive 1 hora, en cobre (monedas) 4 horas, en cartón 24 horas, en vidrio 2 días, en acero inoxidable y plástico 4 días, y en la capa exterior de una mascarilla médica 7 días. Este virus sobrevive en un amplio intervalo de valores de pH y temperaturas ambientales, pero es sensible al calor y los métodos de desinfección comunes.

Asimismo, se refirió a los pasos para la desinfección efectiva de superficies: primero la limpieza, es decir, remover suciedad, microorganismos e impurezas de las superficies con agua y jabón; luego se aplican compuestos químicos por cierto tiempo para destruir los microorganismos de las superficies limpias; y por último se evalúa la actividad desinfectante, que debe tener una reducción aceptable de al menos 99,999% de los microorganismos.

En ambientes hospitalarios la Organización Mundial de la Salud recomienda utilizar etanol al 70% para desinfectar superficies pequeñas e instrumentos como termómetros entre un uso y otro, e hipoclorito sódico al 0,1% para desinfectar superficies limpias, y al 0,5% para desinfectar vertidos de sangre u otros líquidos corporales. Ambos significan una inactivación eficaz en 1 minuto, afirmó Fernández.

Enfatizó que para la desinfección debemos tener en cuenta que la eficacia de los desinfectantes se ve alterada por la presencia de materia orgánica o suciedad. También es importante la concentración del desinfectante porque no siempre una mayor concentración de este  significa que sea más eficaz, al igual que el tiempo de exposición del desinfectante, la temperatura, la estabilidad y persistencia en el ambiente. En este sentido, resaltó que no se deben combinar con jabón u otros desinfectantes, los desinfectantes líquidos deben ser aplicados con un paño humedecido en el desinfectante, por aspersión o rociado en el ambiente -solo cuando este es demasiado grande para repasarlo por completo-. Además es relevante la frecuencia de la desinfección, que depende de la circulación del virus y las personas.

Respecto al hipoclorito de sodio o lavandina, indicó que su concentración debe ser de 0,1% en superficies limpias, o 0,5% desinfección de superficies en que no se pudo eliminar completamente la materia orgánica. Este desinfectante irrita la piel, por lo tanto no se puede usar sobre ella, pero es barato, rápido, y eficaz en superficies como pestillos, interruptores de luz, pasamanos, posabrazos, manijas, pisos, mesadas de acero, granito y mármol, artefactos de baño y recipientes de plástico.

Por otro lado, el alcohol etílico es más activo al 70% que el rectificado a 95%. También es barato, rápido y eficaz y se puede aplicar sobre la piel y sobre superficies. Como desventajas, señaló que es inflamable y se evapora. El alcohol puede ser utilizado en las mismas superficies que el hipoclorito, además de la aspersión en ropa. En su versión en gel sirve para la desinfección de manos cuando no se pueden lavar con agua y jabón, mientras que el alcohol 95 o el isopropílico sirven para desinfectar teclados, celulares, pantallas y dispositivos electrónicos.

 

 

Publicidad comunicado policlínicas presenciales Cb

CLINICA CAPILAR DR. LUIS PALMARINO

 

 

Riesgos toxicológicos

Por su parte, Nelly Mañay, docente titular del Área de Toxicología y directora del Centro Especializado en Química Toxicológica de Facultad de Química, se refirió al uso inadecuado de desinfectantes, que implica un mayor riesgo a la salud humana, como las diluciones inadecuadas o utilizar otros envases que no son originales y no rotularlos, ingerir desinfectantes como medicamentos; mezclar productos, y obtener mezclas tóxicas (por ejemplo: hipoclorito y amoniaco), el uso de productos adulterados (un alcohol en gel que no esté registrado, por ejemplo), y las ingestas accidentales o salpicaduras de los productos químicos, así como la mala ventilación del ambiente cuando se utilizan estos productos, que puede ocasionar intoxicación.

Explicó que en Toxicología, el análisis de riesgo de una sustancia química determina la severidad y probabilidad del daño a la salud humana y al ecosistema por la exposición a esta, es decir, los productos son seguros en sus condiciones de uso. En tanto, la industria debe fabricar, importar, utilizar sustancias o comercializarlas, de manera que no perjudique la salud humana ni el medio ambiente. Para cumplir con el análisis de riesgo se debe valorar la toxicidad y la exposición, caracterizar el riesgo y elaborar una ficha de datos de seguridad por cada producto químico, al igual que un pictograma que determine la peligrosidad del producto y el usuario pueda verlo en el etiquetado del producto.

Con respecto a los productos de limpieza, indicó que por lo general las personas no leen con atención las etiquetas donde se explican sus riesgos o resultan prácticamente ilegibles. Citó el ejemplo del aerosol desinfectante que en letra pequeña indica que es inflamable y tóxico; en el caso del agua lavandina trae la información de la concentración en el rótulo del frente o atrás, por tanto, «no hay una armonización de cómo rotular los desinfectantes domésticos». Remarcó que es importante «seguir las recomendaciones de uso de cada desinfectante porque son productos químicos y su uso incorrecto puede provocar irritaciones y efectos tóxicos, evitar contacto directo con las manos y el cuerpo en general y su inhalación».

También afirmó la necesidad de reforzar las medidas de protección con el uso de desinfectantes en este contexto de pandemia, donde hay un «bombardeo de información» sobre la importancia de la desinfección para evitar la propagación del virus. En este sentido, concluyó que es necesario verificar que el producto esté registrado en el país y que en caso de intoxicación se debe leer y seguir las instrucciones de la etiqueta. Para garantizar el uso seguro y eficaz del producto se debe usar protección para la piel y considerar la protección para los ojos en caso de salpicaduras peligrosas; garantizar una ventilación adecuada al realizar los procedimientos; no usar más de la cantidad recomendada en la etiqueta y evitar trasvasar a otros envases no adecuados; usar agua a temperatura ambiente para la dilución recomendada (salvo excepciones); y evitar mezclar productos químicos para no generar productos más irritantes o tóxicos.

Protocolos de uso de desinfectantes

Por último, Rocío Guevara, profesora adjunta de la Unidad Académica de Sistemas Integrados de Gestión de la Facultad de Química, explicó qué productos químicos tienen ciertos riesgos y los cuidados específicos para su manipulación y uso. Indicó que es importante contar con determinados instructivos, procedimientos y una planificación de las actividades.

Es fundamental tener protocolos, siempre contar con documentos por escrito donde se especifiquen los procesos, que las actividades estén claras y también las responsabilidades. Especialmente en el caso donde las organizaciones tienen la responsabilidad de cuidar a sus trabajadores y asegurar las buenas prácticas. Además, de este modo se facilita la capacitación y el entrenamiento de los trabajadores que regresan a sus lugares de empleo.

El paso que debe seguir al protocolo, afirmó, es la participación de los trabajadores, de los directores y de todas las partes interesadas: «la clave no es el protocolo, sino hacer un protocolo adecuado a cada organización o institución». Además, las personas que van a usar el protocolo deben capacitarse, conocer el protocolo, sacarse dudas y a partir de ahí implementarlo. Luego continúa la etapa de ejecución del protocolo, llevar un registro de uso y una vez que está funcionando es importante tener instancias de revisión de cómo funciona e identificar etapas de mejora, y allí se consulta nuevamente a las partes interesadas.

Comentó el ejemplo de la Facultad de Química, que para elaborar el protocolo de reingreso creó un grupo de trabajo integrado por todos los órdenes, los funcionarios TAS y docentes, y por los sindicatos. Se trabajó de forma conjunta, utilizando referencias y la normativa vigente relacionada con el tema, los documentos de las autoridades, y se realizó una consulta a expertos.

Agregó que dentro del protocolo, se incluyó un apartado específico sobre higiene e indicaciones de uso de los diferentes desinfectantes dirigido al personal de limpieza y para los usuarios. También se realizó una capacitación virtual o presencial a los trabajadores, según el caso, que debían realizar antes al reintegro presencial y completaron un formulario de evaluación: «nadie comenzó a trabajar sin antes haber hecho la capacitación del protocolo», concluyó.