2 emprendedores invirtieron 300 mil pesos e hicieron un laboratorio para producir marihuana modificada genéticamente. Ahora están a disposición de Fiscalía.

LABORATORIO MARIHUANA 1

El Área de Investigaciones de la Policía de Canelones investigaba el hecho desde junio a raíz de una denuncia anónima que indicaba que en una casa ubicada en el km 112 de la ruta 11 funcionaría un laboratorio clandestino donde se produciría y comercializaría marihuana modificada geneticamente de alta calidad y valor económico.

 

PUBLICIDAD FLORENCIA MARTINEZ ESCRIBANA

PHOTO-2020-08-19-16-11-44

publicidad Comero

PUBLICIDAD HR AUDIOVISUALES

PUBLICIDAD MOLLES

ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

publicidad rutas del sol

publicidad LAVADERO SIM

Mediante orden de allanamiento se inspeccionó la vivienda y al fondo se ubicó una segunda vivienda con ocho habitaciones, encontrándose un laboratorio donde se cultivaba y cosechaba la droga.

En una de las habitaciones se hallaron cultivadores aéreos con bandejas de tierra, luces de sodio con regulador de voltaje y ductos de entrada y salida de aire para la respiración de las plantas que están conectadas a la respiración de la chimenea, además de una bomba de agua, un deshumidificador, tierra, y fertilizantes.

LABORATORIO MARIHUANA 2

En tanto en otro lugar de la casa se incautaron diecisiete bollones con cogollos con un peso de 912 gramos y hojas de plantas con un peso de 1.372 gramos.

Como resultado del procedimiento se detuvo a dos hombres de 26 y 52 años, quienes se encuentran a disposición de la Fiscalía de 1º Turno de Canelones

publicidad Comero

CLINICA CAPILAR DR. LUIS PALMARINO

PUBLICIDAD CLASIFICADO

 

 

 

 

 

En declaraciones a la Policía, uno de los detenidos dijo que en su casa tenía más droga, por lo que con su autorización se inspeccionó el lugar y se ubicó un lugar acondicionado para el crecimiento de plantas marihuana que contaba con luz artificial y un ventilador funcionando.

Allí se incautó también 39,1 gramos de cogollos, una balanza de precisión, un desmorrugador, ocho plantas de marihuana – cuatro en macetas y las otras se encontraban desplantadas en un tarro de la basura – y dinero.

La construcción del laboratorio insumió un costo de unos 300 mil pesos.