La vacuna contra el coronavirus de Oxford produjo inmunidad en adultos mayores, la vacuna demostró generar una importante respuesta inmune en adultos mayores

 

La vacuna contra el coronavirus de Oxford produjo inmunidad en adultos mayores, la vacuna demostró generar una importante respuesta inmune en adultos mayores, el compuesto habría generado anticuerpos y células T, imprescindibles en la lucha contra el coronavirus a largo plazo.


Alerta Amarilla Tormentas fuertes perturbación atmosférica asociada a masa de aire húmeda e inestable afecta el país, generando tormentas algunas puntualmente fuertes.

Los ensayos clínicos de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford   en conjunto con el laboratorio de AstraZeneca parecen avanzar con buenos resultados.

Según difundió el diario Financial Times, la vacuna demostró generar una importante respuesta inmune en adultos mayores, provocando el desarrollo de anticuerpos y células T en aquellas perdonas con más de 55 años, que integran el grupo de riesgo. Esto definiría, en principio, la mayor o menor eficacia de la vacuna.

ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

Según las dos fuentes cercanas al proyecto de Oxford/ AstraZeneca a las que tuvo acceso el Financial Times, las afirmaciones concluyen a partir de los análisis de sangre de inmunogenicidad al grupo de edad de entre 18 y 55 años.

Esos datos habían sido publicados por los investigadores del proyecto en The Lancet en julio donde también se llegó a la conclusión de una “importante respuesta inmune” durante un mínimo de 56 días.

Si bien la vacuna provocó la generación de anticuerpos y células T, falta demostrar que su aplicación es segura, los resultados son estables y que no existen secuelas para quienes la reciban.

Me parece un síntoma muy prometedor si efectivamente lo que tienen son datos que demuestran que la vacuna genera un buen nivel de inmunidad en personas de más de 55 años“, aseguró el profesor de virología en la Universidad de Nottingham, Jonathan Ball, al Financial Times. Aunque agregó que “en última instancia, lo importante es que la vacuna proteja contra las versiones más duras de la enfermedad, y eso solo lo sabremos a partir de la fase 3 de los ensayos“.