Avanza el proyecto de Ley que deroga la obligación por parte de los retirados militares, de dar “fe de vida” para cobrar su pasividad

 


Avanza el proyecto de Ley que deroga la obligación por parte de los retirados militares, de dar “fe de vida” para cobrar su pasividad.

El proyecto de ley que plantea la derogación de la revista de existencia, y que cuenta con media sanción del Senado de la República, avanza en su consideración en la Comisión de Defensa de la Cámara de Diputados, a donde el ministro Javier García defendió la iniciativa de eliminar ese trámite, por considerarlo «anacrónico e injusto».

El ministro explicó que «en las Fuerzas Armadas, los retirados, estamos hablando de personas mayores, tenían una obligación que data en su propuesta original de 1897, o sea que estamos hablando de más de un siglo atrás, que obligaba a una cosa muy particular, que quizá fuera entendible en su momento pero no es entendible en el mundo de las comunicaciones, a que los retirados debieran dar una fe de vida tanto en el Uruguay como en el extranjero para poder cobrar su pasividad, su retiro. Es decir, demostrar documentadamente que estaban vivos, y para ello concurrir a una unidad militar y posteriormente podía ser también a una dependencia policial, para presentarse cada 6 meses en el caso del país y cada 3 meses en el caso del extranjero en una dependencia consular, a que se le extendiera un papel con un sello diciendo que estaba vivo, como forma habilitante para poder cobrar el retiro», precisó.

.

Este es el certificado del test realizado en Perú a Milagros.

El ministro consideró que «esto como ustedes se imaginan, es una disposición absolutamente anacrónica, no solo anacrónica sino que muy injusta, porque imagínense miles de compatriotas que viven en una localidad del interior o en campaña que debían trasladarse decenas y cientos de kilómetros para que se le extendiera un papel que dijera que esta vivo. Lo que se transformaba además como en un «impuesto agregado» porque tenía que pagar locomoción y comida para trasladarse, a veces, durante muchas horas a un lugar donde se le pudiera extender ese papel. Circunstancia u obligación que no tienen ninguna de las otras instituciones de seguridad social, entonces, en el mundo de hoy contemporáneo, donde todos tenemos un celular que es una computadora en nuestro bolsillo, vuelvo a reiterar esto, suena muy anacrónico». 

El ministro García explicó que «lo que estamos estableciendo es que se usen mecanismos similares a lo que usan otras instituciones de seguridad social para en el caso de un fallecimiento, no haya nadie que actué ilegalmente, es decir, que cobre un retiro de una persona que falleció, y para eso recurrir información. En el caso de las Fuerzas Armadas, la mayoría, la inmensa mayoría, son beneficiaros de Sanidad de las Fuerzas Armadas. La Dirección de Sanidad de las Fuerzas Armadas o Tutela Social comunica al Servicio de Retiros, en el caso de un fallecimiento, que la persona x falleció y punto, se lo da de baja del padrón, o las mismas empresas fúnebres en el caso de participar. Es decir, mecanismos que son habituales en cualquier otro ámbito de la seguridad social pero que no eran las requeridas en el caso de las Fuerzas Armadas. Así que el proyecto tiene esta disposición», puntualizó.  

El ministro de Defensa agregó que «en el caso de las personas que viven en el exterior, hay alrededor de 1100 retirados de las Fuerzas Armadas que viven en 33 países del exterior. A esas personas se les obligaba, por esta disposición, a ir cada 3 meses a un consulado, ustedes se imaginan que en una inmensa cantidad de lugares no hay un consulado uruguayo y por lo tanto estaban en esta misma circunstancia. Pero requiere obviamente consideraciones un poco más acentuadas de control para las personas que están en el exterior que en el Uruguay. Por eso lo que modificamos en este proyecto de ley, es extender de 3 a 6 meses la obligación de presentarse en un consulado, la ley también tuvo unas modificaciones en el Senado que habilitan algún otro mecanismo, de 3 a 6 meses para obtener revista de existencia para los uruguayos que viven en el exterior».


ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

           


García advirtió que «en estos meses que estamos transcurriendo se da una situación muy particular, y es que en el mundo hubo situación de confinamiento. En Uruguay fue relativamente diferente al mundo porque aquí nunca hubo aislamiento, hubo una libertad responsable con un confinamiento voluntario en buena parte de la pandemia. Pero en el exterior, al día de hoy, hay países que están confinados obligatoriamente, entonces allí se debió modificar, modificamos administrativamente. Cuando digo confinamiento digo que los consulados tampoco funcionaban. Si el lugar donde se extendía la revista de existencia tampoco funcionaba porque los funcionarios consulares estaban en sus casas, entones no había forma ni de trasladarse a un lugar porque había confinamiento, ni al mismo tiempo obtener porque estaba cerrada la oficina que lo extendía. Así que durante estos meses de pandemia se liberó esa obligación que era imposible de cumplir por las legislaciones que existían en el exterior», sostuvo.

El ministro consideró que «vamos a volver a la normalidad, y en esa normalidad que vamos a volver, vamos a volver si se aprueba este proyecto de ley, que creemos entender tiene alguna modificación que se puede hacer pero tiene una visión positiva. Ya la tuvo en el Senado que aprobó, le dio media sanción y me da la impresión que en Diputados se va a considerar con esa misma visión», subrayó.