Los históricos de Araca La Cana, cantaron para darle el último adiós a Catusa Silva, quien fuera director de “la murga compañera” durante mas de 50 años.


Los históricos de Araca La Cana, cantaron para darle el último adiós a Catusa Silva, quien fuera director de “la murga compañera” durante 50 años.

El Carnaval Uruguayo ha sido duramente golpeado en los últimos tiempos, ya que hace poco falleció “Cachila” Silva, director de Cuareim 1080, y ayer sábado se fue Catusa Silva, un referente de la fiesta de Momo.

José María Silva tenía 78 años, fue codirector responsable, director escénico y letrista histórico de Araca la Cana, “la murga compañera”, durante varios años. Comenzó en Araca en 1961, en 1969 se convirtió en su letrista y director.


En atención a la emergencia sanitaria vigente y a la responsabilidad en el cuidado de la salud de nuestros afiliados que son población de riesgo, COMERO reincorpora de forma provisoria el servicio de entrega de medicación a domicilio para usuarios que cumplan los siguientes requisitos:

1- Pacientes mayores de 65 años.

2- Medicamentos incluidos en boleta de crónico y controlados de uso habitual.

3- Pago electrónico (Tarjeta de debito o crédito).

El usuario que quiera hacer uso del servicio deberá llamar a farmacia del Sanatorio Rochense (Tel: 4472 9074 interno 367) de lunes a viernes de 7 a 14hs.

La medicación será entregada de 15 a 19hs en el domicilio del usuario.

Mientras se realizaba el velatorio, integrantes de Araca La Cana homenajearon a Catusa Silva entonando la clásica retirada del año 1973: “La compañera”. Esta canción se convirtió con el tiempo, en un himno del carnaval y la cultura popular uruguaya.

Compañera

(José María Silva ”Catusa” )

Araca, la murga compañera
de un pueblo que construye
su senda verdadera.
Nace en carnaval nuestro destino,
busquemos el futuro
por el mismo camino.

Pueblo, tu arrogancia es una flor
que aún marchita, vive y da aroma.
Nunca vivirás como un mendigo,
porque tú mismo encuentras
para el traidor, castigo.

Pueblo, por tu esencia vive el hombre.
Si su mano te responde,
no temás a la verdad.
Araca, es la murga compañera;
quiere que en tu primavera
florezca la libertad.

Araca La Cana fue fundada en 1934 por los “canillitas” (vendedores ambulantes de diarios) del Paso Molino. Ha recibido tres primeros premios en el concurso oficial de murgas (1948, 1969 y 1997). Se la conoció como “La Bruta” en los años 1940, cuando su director escénico era Cipriano «Pianito» Castro. A mediados de los años 1980 Jaime Ross compuso Brindis por Pierrot, canción interpretada por el «Canario» Luna que dice «no se acuerdan de la Bruta, con Pianito en su lugar». Tres décadas después pasó a ser conocida como La «La compañera» o «La murga compañera»



ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

           


El fallecimiento de Catusa Silva ha causado un profundo dolor no solo en el ambiente carnavalero sino en la cultura uruguaya.

A continuación, extraemos de “Calle febrero”, dos anécdotas de Catusa Silva, correspondientes a los años de la dictadura militar, donde la murga fue perseguida y censurada. El relato integra el libro «Cien Veces Murga», de Guzmán Ramos y Fabián Cardozo.

«EL MIEDO»

José María Catusa Silva
Codirector responsable, director escénico y letrista histórico de Araca la Cana.

No creo en los valientes ni en los que tiran tiros: creo en la superación del miedo.
Tuve miedo en la dictadura, además más de veinte allanamientos e interrogatorios.
El 27 de junio de 1973 se disolvieron las instituciones, aunque el golpe fue mucho antes.
“¿Qué escribo?”, me pregunté de camino al carnaval de
1974, donde ya estaba instalada la Comisión de Control, con más de 21 censurantes de todos los ministerios, a la que, además,
habían puesto psicólogos, ya que los militares no entendían el lunfardo.
Ese año hicimos “La Historia Patria”, porque era una forma de hablar de la lucha y las libertades, narrando la revolución arti-
guista y el Éxodo del pueblo oriental.
Eran épocas donde los tablados parecían teatros y era nuestra obligación transmitir el mensaje; había que estar firmes polí-
ticamente.
Incluso, prohibida la palabra, usábamos el cuerpo para dar alguna señal.
Fui con él [codirector de Araca la Cana], el Viejo Paraguayo [López] a la sede de la calle Juncal a recibir el veredicto de la
censura.
Me mandaron llamar y me entregaron el texto con un voto de felicitación.
Habíamos sido juzgados por un coronel artiguista, al que dicho fallo le valió un arresto de 30 días a rigor y el retiro de su
jubilación.

* * *

El coronel Aguiar y sus secuaces, integrantes de la Comisión de Censura, te enloquecían con sus preguntas.
Tenían una estrategia en la cual hablaba uno y, de repente, aparecía otro militar desde la otra punta de la mesa.
En el carnaval de 1975 fuimos censurados y debimos escribir todo de nuevo.
A La Soberana, directamente, la prohibieron, porque hacía la historia de un pueblo chino luchando contra el imperio.
Nosotros, en tanto, hacíamos la historia de Kung Fu peleando contra el Imperio Romano y nos acusaban de estar de acuerdo,
algo que negué.
“Yo con Pepe Veneno [director de La Soberana] fui a la escuela, pero en carnaval somos competidores”, les dije.
“Señor, ¿qué va a hacer?”, me preguntaron al momento de censurarnos.
“Voy a escribir de nuevo”, respondí y partimos al apartamento de un amigo, donde el Paraguayo escribió a máquina las
21 copias del nuevo texto, usando carbónicos.
“Yo sé lo que ustedes quieren, pero jamás lo voy a escribir”,
les dije.

Fragmento del texto de “La Historia Patria” de Araca la Cana
1974, escrito por José María Catusa Silva

«Marcharon los negros libres
pisando la tempestad
el indio bronce y tacuara
gritando su libertad»

Fuente: Calle febrero