En el Día Contra el Cáncer de Colon, presentamos recomendaciones para prevenir esta enfermedad.

En el Día Contra el Cáncer de Colon, presentamos recomendaciones para prevenir esta enfermedad.

El cáncer de colon y recto (también llamado cáncer colorrectal) es el más frecuente en nuestro medio considerando los casos diagnosticados conjuntamente en hombres y mujeres, más frecuente que el de pulmón y el de mama.

Más del 50% de los casos de cáncer de colon y recto están relacionados con el estilo de vida. No obstante, el principal factor de riesgo es la edad. A partir de los 50 años este cáncer es mucho más frecuente.

A pesar de ser uno de los cánceres más frecuentes en nuestro medio, es también uno de los que más se puede beneficiar de la prevención, a través de estrategias de prevención primaria y secundaria.





En atención a la emergencia sanitaria vigente y a la responsabilidad en el cuidado de la salud de nuestros afiliados que son población de riesgo, COMERO reincorpora de forma provisoria el servicio de entrega de medicación a domicilio para usuarios que cumplan los siguientes requisitos:

1- Pacientes mayores de 65 años.

2- Medicamentos incluidos en boleta de crónico y controlados de uso habitual.

3- Pago electrónico (Tarjeta de debito o crédito).

El usuario que quiera hacer uso del servicio deberá llamar a farmacia del Sanatorio Rochense (Tel: 4472 9074 interno 367) de lunes a viernes de 7 a 14hs.

La medicación será entregada de 15 a 19hs en el domicilio del usuario.

Prevención primaria

Las medidas de prevención primaria son las que nos permiten evitar la aparición del cáncer de colon y recto y se resumen en:

  1.  hacer una dieta rica en fruta y verdura,
  2.  consumir poca carne roja y grasas saturadas,
  3.  reducir la ingesta de alcohol,
  4.  realizar ejercicio,
  5.  controlar el peso,
  6.  no fumar.

Integrantes de la Asociación de Jubilados y Pensionistas de Rocha, realizando ejercicios con la Profesora Ivana Velázquez

Prevención secundaria (o detección precoz o screening o cribado)

Son las medidas que nos permiten detectar la enfermedad en sus fases más tempranas, cuando todavía no hay síntomas y el éxito del tratamiento es elevado.
Existen distintas pruebas que de manera directa o indirecta nos permiten diagnosticar el cáncer o las lesiones que lo preceden. Las dos más utilizadas son:

  1. colonoscopia: prueba invasiva que consiste en ver el interior del intestino grueso.
  2. prueba de sangre oculta en heces: consiste en analizar una muestra de heces y determinar si hay sangre escondida en ella. En el caso que se encuentre sangre, se realizará una colonoscopia para acabar de confirmar o descarta la presencia de lesiones.

¿Cada cuanto se deben realizar las pruebas de prevención?

La colonoscopia cada 10 años siempre que no se encuentren lesiones y partiendo de la realización de la prueba en condiciones óptimas (intestino limpio y visualización completa de todo el intestino).

La prueba de sangre oculta en heces cada 2 años siempre que no se detecte sangre en las muestras.

Integrantes de la Asociación de Jubilados y Pensionistas de Rocha realizando caminatas con la Profesora Ivana Velázquez

¿Qué pasa si tengo antecedentes de cáncer de colon y recto en la familia?

En estos casos se debe realizar una historia clínica completa para saber el número de casos en la familia y las edades en el momento del diagnóstico del cáncer. Dependiendo de los resultados, se podrán realizar otras pruebas o las mencionadas antes, pero con mayor frecuencia.




ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

           

¿Qué es una dieta saludable?

La dieta y la salud caminan de la mano y seguir una serie de pautas nutricionales es fundamental para tener una buena salud. Una dieta saludable es aquella en la que se come la cantidad correcta de cada alimento, es decir, con un bajo contenido en grasas saturadas y colesterol y un alto contenido en fibras y ácidos grados omega 3 y omega 6.

Beneficios de una dieta saludable

Seguir una dieta saludable aporta muchos beneficios como:

  • Mantener el cerebro activo. Esto es fundamental para que los niños y niñas que acuden a la escuela puedan mantener la atención y aprender.
  • Ayuda al sistema inmunológico. Nuestro sistema inmune se defiende mejor cuando estamos bien alimentados, por lo que una dieta saludable ayuda a evitar enfermedades.
  • Controlar el colesterol y la glucosa.  Las dietas poco saludables suelen elevar el colesterol y pueden ocasionar diabetes.
  • Evitar problemas digestivos. La comida poco saludable puede ocasionar problemas de digestión, por eso es recomendable introducir fibra en la dieta de forma que se facilite el tránsito intestinal.
  • Mejorar el estado de ánimo. Algunos nutrientes como el hierro, el ácido fólico o las vitaminas nos ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo y a tener una visión más positiva de la vida.
  • Reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La ingesta excesiva de grasas puede producir enfermedades cardiovasculares, que se pueden reducir o evitar con una dieta saludable en la que se controlen las grasas y se prioricen las frutas y las verduras.

Consejos para diseñar una dieta saludable

Algunas de las pautas que se pueden aplicar para seguir una dieta saludable son las siguientes:

  • Comer cinco piezas de frutas y verduras al día. Es recomendable incluir una fruta en el desayuno y sustituir los snacks poco saludables como los chocolates o la bollería, por fruta.
  • Evitar el exceso de carbohidratos como la pasta o el arroz. Se pueden elegir pastas y arroces integrales, que tienen un alto contenido en fibras.
  • Reducir el consumo de sal y de alimentos muy procesados. Los alimentos procesados como la comida preparada, suelen contener más sal, azúcares y grasas, por lo que es recomendable que cocines en tu casa y utilices ingredientes sanos.
  • Seguir una dieta variada incluyendo todo tipo de alimentos saludables, es decir, se trata de incluir en la dieta saludable todos los grupos de alimentos: frutas, cereales, hortalizas, aceites, lácteos, carnes, pescados etc.
  • Evitar las raciones muy abundantes sobre todo en el caso de alimentos ricos en grasas o en azúcares.
  • Comer siempre a la misma hora y hacer cinco comidas al día. Es importante no saltarse ninguna comida.
  • Elegir formas de cocinar saludables. Es esencial no solo elegir los alimentos adecuados sino cocinarlos de forma saludable. Por ejemplo, en lugar de freír en aceite, puedes cocinar a la plancha, al vapor o al horno.
  • Adaptar la dieta a tu gusto. Seguir una dieta saludable no puede significar un esfuerzo para ti, por lo que es importante que la adaptes a tus gustos siempre respetando la ingesta de todo tipo de alimentos.

Todo lo anterior debe ir acompañado de la realización de ejercicio físico y de beber al menos 2 litros de agua al día, lo que equivale a unos 8 vasos de agua, aproximadamente.

Fuentes: MejorsinCáncer.org / Educo.org