La Secretaría de Género, Equidad y Diversidad del PIT-CNT, denuncia que están ocurriendo diversos hechos de violencia contra mujeres en los lugares de trabajo. El mas reciente sucedió en Paysandú, donde una capataza golpeó a una trabajadora.

La Secretaría de Género, Equidad y Diversidad del PIT-CNT, denuncia que están ocurriendo diversos hechos de violencia contra mujeres en los lugares de trabajo. El mas reciente sucedió en Paysandú, donde una capataza golpeó a una trabajadora.

La Secretaría de Género Equidad y Diversidad del PIT-CNT denuncia los hechos de violencia que se está agudizando en los lugares de trabajo.

En el periodo de estos últimos 15 días: se despidió una trabajadora del transporte de carga por denunciar una situación de acoso.

A la semana siguiente, una capataza de la chacra “San Miguel” en la localidad de Queguay (Paysandú), golpeó a una trabajadora.






En atención a la emergencia sanitaria vigente y a la responsabilidad en el cuidado de la salud de nuestros afiliados que son población de riesgo, COMERO reincorpora de forma provisoria el servicio de entrega de medicación a domicilio para usuarios que cumplan los siguientes requisitos:

1- Pacientes mayores de 65 años.

2- Medicamentos incluidos en boleta de crónico y controlados de uso habitual.

3- Pago electrónico (Tarjeta de debito o crédito).

El usuario que quiera hacer uso del servicio deberá llamar a farmacia del Sanatorio Rochense (Tel: 4472 9074 interno 367) de lunes a viernes de 7 a 14hs.

La medicación será entregada de 15 a 19hs en el domicilio del usuario.

Rocío Barboza es trabajadora camionera y está acostumbrada a afrontar las batallas cotidianas. Es madre soltera, tiene dos hijos, una estudiante de la Facultad de Medicina y uno que cursa tercero de liceo. Con los años aprendió que la vida es una pelea cotidiana, que nada es fácil y que siempre hay que dar batallas para salir adelante. Pero no está dispuesta a soportar ni que la acosen en su medio laboral ni a que se le vulneren sus derechos.

 «Me sentí violentada, cuando me faltaron el respeto me quejé porque no tengo por qué sentirme agredida de ninguna manera, ni verbal ni físicamente. Hoy es una grosería, mañana la violencia puede ser de otro tipo. En este caso fueron comentarios fuera de lugar de groserías sobre mi cuerpo y cuando me quejé me dijeron que no me preocupara, pero la realidad es que me terminaron echando».

El caso fue denunciado por el Sindicato Único del Transporte de Carga y Ramas Afines (SUTCRA) al considerar que el despido de la única trabajadora camionera sindicalizada contraviene la decisión judicial que ordenó reincorporarla luego de la medida adoptada por la empresa.

Los hechos sucedieron meses atrás, el día que Barboza concurrió como conductora de un vehículo del Grupo Fernández, Transporte de Carga y Logística, a entregar mercadería a una empresa comercial. Allí, el portero que la recibió y le tomó la temperatura en el marco de las medias de cuidados sanitarios por la COVID, realizó un comentario sobre el cuerpo de la trabajadora. Según contó la dirigente nacional del sindicato, Viviana Núñez, la trabajadora denunció inmediatamente el acoso verbal. «La trabajadora fue sacada de su puesto, la quitaron de sus tareas, le insistieron para que aceptara el despido y alegaron que no querían problemas con el cliente». A los pocos días, Barboza fue despedida.

Inmediatamente se realizó la denuncia correspondiente y según informó Núñez, la justicia laboral resolvió que la trabajadora debía ser reincorporada.

Barboza dijo que en distintas oportunidades la empresa intentó persuadirla de aceptar su despido. «Yo siempre les expliqué que no era lo que estaba dispuesta a aceptar, que soy madre jefa de hogar y que voy a defender los ingresos con los que mantengo a mis hijos y pago las cuentas de la casa. No se trata de un arreglo económico, pretendo que me dejen trabajar en mi lugar, no que me saquen de ahí y me manden a otro lado por el básico, sino que me respeten mi trabajo porque lo único que hice fue denunciar un acoso que no estoy dispuesta a avalar. Nunca le falté el respeto a nadie, no tengo por qué permitir que me falten el respeto a mí».

La integrante del Secretariado Ejecutivo del PIT-CNT en representación del Departamento de Jóvenes de la central sindical, Tamara García, dijo que «lamentablemente no se trata de un caso aislado sino que este tipo de prácticas sucede a menudo». En este sentido, García recordó que si bien Uruguay cuenta con un marco normativo aprobado que «debería protegernos a las mujeres de este tipo de violencias y ciertamente nos genera un marco de garantías que valoramos, la realidad demuestra que en la práctica el acoso es muy difícil de probar. Y por ello, siempre vamos a quedar en una situación de mayor vulnerabilidad y especialmente en sectores que tradicionalmente son masculinizados», señaló

Para la integrante del Secretariado Ejecutivo de la central sindical, las denuncias realizadas por mujeres «siempre tienen un dejo de sospecha» y tienen que atravesar los prejuicios establecidos. «Inmediatamente se instala la sospecha que las mujeres somos las que provocamos, las histéricas o problemáticas cuando denunciamos y esto está relacionado con una construcción social de lo que se espera que sea una mujer. Y aquí entramos en una lógica de estereotipo de género. Se espera que una mujer no grite, no moleste, no eleve el tono, no se queje, que tolere y cuando una compañera denuncia algo que no está dispuesta a tolerar, para esa lógica de la que hablamos, es ella la que debe ser desvinculada. Y esto sucede en todos los ámbitos. Incluso en oficinas públicas», remarcó.

García sostuvo que la trabajadora del SUTCRA fue echada porque denunció el acoso. «Si esta trabajadora se hubiera quedado callada, sumisa, mantenía su trabajo. Como hizo lo que corresponde, denunciar el hecho, fue despedida. Por ello, acá debemos poner el acento en el caso de la trabajadora y además en que necesitamos condiciones laborales libres de acoso». La referente del Departamento de Jóvenes del PIT-CNT recordó que muchas veces son los propios trabajadores los que deben cambiar. «En este caso, fue un trabajador el que acosó a la compañera, no debemos olvidar eso», concluyó.





ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

           

El director del Plan Juntos en la argumentación de su renuncia, entre otros temas plantea como uno de los motivos el maltrato ejercido hacia las trabajadoras del plan. Sobre este punto, la ministra de Vivienda contestó desconocer los hechos y anunció que «se va a investigar».

Estos hechos no son aislados, se generalizan día a día en los diferentes ámbitos laborales, naturalizando las situaciones de violencia.

“Interpelamos al Ministerio de Trabajo y al gobierno por la violación de las leyes No. 18.561, No. 19.580 y el convenio 190 de la OIT ratificado por nuestro país.

Reclamamos trabajo digno y sin violencia hacia todas las trabajadoras.

Decimos basta de violencia.

No es un daño colateral, la violencia es una realidad que sufrimos día a día en nuestros trabajos.

Exigimos respuestas del gobierno ya!

Secretaria de Genero, Equidad y Diversidad PIT-CNT