Con la llegada de las bajas temperaturas, aumenta el riesgo de infarto cardiovascular.

Las bajas temperaturas reducen el diámetro de los vasos sanguíneos y aumenta la presión arterial.

Con el frío se produce una vasoconstricción que reduce el diámetro de los vasos sanguíneos, con lo que aumenta la presión arterial. Además, se produce un aumento de catecolaminas, hormonas que también elevan la presión y la frecuencia cardíaca.







En atención a la emergencia sanitaria vigente y a la responsabilidad en el cuidado de la salud de nuestros afiliados que son población de riesgo, COMERO reincorpora de forma provisoria el servicio de entrega de medicación a domicilio para usuarios que cumplan los siguientes requisitos:

1- Pacientes mayores de 65 años.

2- Medicamentos incluidos en boleta de crónico y controlados de uso habitual.

3- Pago electrónico (Tarjeta de debito o crédito).

El usuario que quiera hacer uso del servicio deberá llamar a farmacia del Sanatorio Rochense (Tel: 4472 9074 interno 367) de lunes a viernes de 7 a 14hs.

La medicación será entregada de 15 a 19hs en el domicilio del usuario.

Así, por cada grado Celsius menos, se estima que se eleva en 2% la probabilidad de sufrir un ataque el corazón. La relación porcentual es el resultado de un reciente estudio del London School of Hygiene & Tropical Medicine del Reino Unido, que estudió a 84 mil pacientes hospitalizados por infartos cardíacos entre 2003 y 2006 en Inglaterra y Gales y que estableció que durante los 28 días posteriores a la baja de 1º C de la temperatura media diaria se asocia a un incremento en el riesgo de los infartos.
 
Durante las bajas temperaturas, además, disminuye la práctica de actividad física, las personas ingieren una dieta más rica en calorías y grasas y aumenta la incidencia de enfermedades respiratorias.

Se recomienda la realización de ejercicios físicos y cuidar la dieta, para prevenir no solo los infartos sino también las enfermedades respiratorias.

Las infecciones respiratorias generan inflamaciones que afectan al árbol vascular. Esto puede erosionar la pared interna de los vasos sanguíneos, generando la formación de coágulos que los obstruyen





ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

           

Consejos para hipertensos en medio de la pandemia

1. Incluir una dieta baja en sal.
2. Consumir preferentemente alimentos frescos, no procesados.
3. Mantener un peso corporal adecuado.
4. Realizar ejercicio físico (al menos 30 minutos al día, 5 veces por semana).
5. Evitar el consumo excesivo de alcohol.
6. No fumar.

Estas recomendaciones no solo son para los hipertensos, sino también para la población general, para evitar padecer enfermedades asociadas a un mal estilo de vida.

¿Qué signos nos pueden alertar de que podamos tener esta condición?

La hipertensión arterial no causa síntomas específicos, por esto es importante medirse la presión con un instrumento validado. Además, el diagnóstico se debe realizar en base a varias mediciones efectuadas en diferentes días.

“Lo que recomendamos es que, si se tiene un instrumento validado para medir la presión arterial, la persona se la mida dos veces en la mañana y dos veces en la noche durante siete días consecutivos y luego promedie los valores. Si el promedio resulta ser igual o mayor a 135/85 mm Hg puede concluirse, con un alto grado de certeza, que la persona sí tiene hipertensión. Es importante que las mediciones sean efectuadas luego de 5 minutos de reposo, en las condiciones basales de la persona (esto es, sin angustia, sin un dolor significativo) y antes del desayuno, ya que la cafeína puede elevar la presión arterial durante los 30 minutos posteriores a su ingesta”, comenta el especialista.

Por otro lado, es importante que se consulte a un cardiólogo para evaluar los factores de riesgo cardiovasculares. Esto incluye una historia clínica orientada a la pesquisa de factores de riesgo (por ejemplo, si fuma), un examen físico que incluya la medición de la presión arterial y unos exámenes de laboratorio sencillos (perfil lipídico y glucosa en ayunas).  

Durante esta emergencia sanitaria, debido a las restricciones, la telemedicina ha permitido mantener el contacto entre los pacientes y los equipos de salud a cargo de su cuidado. Es importante que los hipertensos tengan un contacto periódico con el equipo de salud para estimular la adherencia al tratamiento.

¿En qué consiste el tratamiento?

Este consiste en la adopción de un estilo de vida saludable —siguiendo los seis consejos ya mencionados— y, en la mayoría de los casos, al uso de medicamentos antihipertensivos, si es que el diagnóstico de hipertensión arterial ya está establecido.

Fuente: Clínica Las Condes