La Fiscalía Departamental de San Carlos de 2° turno, a cargo del fiscal Jorge Vaz, imputó a tres personas en un caso de abuso sexual.

La Fiscalía Departamental de San Carlos de 2° turno, a cargo del fiscal Jorge Vaz, alcanzó mediante proceso abreviado los días 12 y 13 de mayo, las siguientes condenas:

– una mujer (hermana de las víctimas) fue condenada como autora penalmente responsable por la comisión de reiterados delitos de contribución a la explotación sexual de personas menores de edad o incapaces, reiterados delitos de abuso sexual sin contacto corporal y un delito continuado de violencia doméstica especialmente agravado, todos ellos en calidad de autora, así como reiterados dellitos de violación agravados, en calidad de coautora, todos ellos en régimen de reiteración real a la pena de once años de penitenciaría y penas accesorias previstas por los artículos 79 y 80 de la ley 19.580; de acuerdo a lo establecido en los artículos 1, 3, 18, 55, 57, 60.1, 61, 272, 273 Bis, 279 y 321 Bis del Código Penal, así como el Artículo 5 de la Ley 17815.

un hombre, ajeno al núcleo familiar, como autor penalmente responsable de reiterados delitos de retribución o promesa de retribución a personas menores de edad para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo, en concurrencia fuera de la reiteración con reiterados delitos de violación agravados a la pena de nueve años de penitenciaría y las condenas accesorias previstas por los artículos 79 y 80 de la ley 19.580; de acuerdo a lo establecido en los artículos: 1, 3, 18, 55, 60.1, 272, 273 Bis, 279, 321 Bis del Código Penal y Artículo 5 de la Ley 17815.

otro hombre, ajeno al núcleo familiar, como autor penalmente responsable de reiterados delitos de abuso sexual a la pena de tres años de penitenciaría y condenas accesorias previstas por los artículos 79 y 80 de la ley 19.580; de acuerdo a lo establecido en los artículos: 1, 3, 18, 55, 60.1, 272 BIS del Código Penal.







En atención a la emergencia sanitaria vigente y a la responsabilidad en el cuidado de la salud de nuestros afiliados que son población de riesgo, COMERO reincorpora de forma provisoria el servicio de entrega de medicación a domicilio para usuarios que cumplan los siguientes requisitos:

1- Pacientes mayores de 65 años.

2- Medicamentos incluidos en boleta de crónico y controlados de uso habitual.

3- Pago electrónico (Tarjeta de debito o crédito).

El usuario que quiera hacer uso del servicio deberá llamar a farmacia del Sanatorio Rochense (Tel: 4472 9074 interno 367) de lunes a viernes de 7 a 14hs.

La medicación será entregada de 15 a 19hs en el domicilio del usuario.

La investigación comenzó con las denuncias formuladas por representantes de un centro juvenil en convenio con INAU, a partir del relato de una de las víctimas. En julio de 2020, una adolescente les refirió que tanto ella como sus hermanos (todos adolescentes) eran sometidos a maltratos físicos, explotación sexual, así como otros abusos sexuales perpetrados por su hermana mayor (quien detentaba la tenencia de los menores) y/o a instancias de ésta, y por otros adultos allegados al núcleo familiar. La imputada, además, abusaba sexualmente de uno de sus hermanos. Se encontró que el padrastro, un tío y otros dos adultos, abusaron sexualmente de este colectivo de víctimas.

En agosto de 2020, la Fiscalía había solicitado la formalización de la investigación contra los cinco indagados, disponiéndose respecto de la hermana de las víctimas su imputación por la presunta comisión en calidad de autora, de reiterados delitos de contribución a la explotacion sexual de personas menores de edad o incapaces, reiterados delitos de abuso sexual sin contacto corporal, reiterados delitos de violación agravados en calidad de coautora todos ellos en concurso formal con un delito continuado de violencia doméstica especialmente agravado.

Respecto de los otros cuatro co-indagados, uno de ellos fue formalizado por la comisión de reiterados delitos de retribución o promesa de retribución a personas menores de edad para que ejecuten actos sexuales o eróticos de cualquier tipo en concurso formal con reiterados delitos de violación agravados. El padrastro de las víctimas fue formalizado por la comisión en calidad de autor, de reiterados delitos de atentado violento al pudor. El tío de las víctimas fue formalizado por la comisión de reiterados delitos de atentado violento al pudor y la cuarta persona (ajena al núcleo familiar), por la comisión de reiterados delitos de atentado violento al pudor.

En esa oportunidad, la Fiscalía solicitó la imposición una medida cautelar de prisión preventiva de los imputados, la que fue dispuesta por el Juez actuante y por la cual permanecían recluidos, hasta la fecha.





ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

           

La Fiscalía se valió, entre otras, de la siguiente evidencia:

– antecedentes del Juzgado de Familia, vinculados a situaciones de vulneración de derechos (de donde surge que se trataba de un núcleo familiar donde se reiteraban situaciones de violencia intrafamiliar y abuso sexual de larga data);

– pericias médico forenses y psicológicas de las víctimas e informes de técnicos/as intervinientes (donde se determinó, entre otras, que dos de las adolescentes -12 y 16 años-, habían contraído infecciones de transmisión sexual por los abusos a los que eran sometidas -en un caso con retribución económica percibida por su hermana-);

– informe técnico de INAU y de la Unidad de Víctimas y Testigos de la Fiscalía General de la Nación (de los que surge que la imputada incitaba a su hermana adolescente a consumir alcohol al momento de mantener relaciones sexuales con el adulto. Asimismo, que la imputada participaba de dichos actos y en ocasiones esto sucedía en presencia de sus hijos -menores de edad-, posicionándolos como víctimas de un delito de abuso sexual sin contacto corporal).

– relato de las cuatro víctimas (las dos hermanas ya referidas y dos hermanos varones), que coinciden en que todos eran objeto de maltratos físicos constantes por parte de la imputada, así como de tocamientos por parte de otros adultos a los cuales eran puestos a disposición por la imputada, todo ello a cambio de dinero y bajo amenazas de sufrir daños mayores. Según señalan los técnicos intervinientes, el relato de las víctimas es espontáneo y denotan la enorme vulneración de sus derechos, así como el riesgo de salud física y emocional al que fueron sometidos.

– peritaje de teléfonos celulares de los indagados.