Innovador fármaco que se sintetiza de la molécula Semaglutide, es suficiente para que los pacientes con diabetes 2 controlen su enfermedad, y además consigan perder peso.

Innovador fármaco que se sintetiza de la molécula Semaglutide, es suficiente para que los pacientes con diabetes 2 controlen su enfermedad y, además, consigan perder peso.

Un fármaco que suprime el apetito logró que un grupo de personas perdiera más de un quinto de su peso corporal, según reveló un importante ensayo internacional.

Estas recibieron una dosis semanal inyectable de semaglutide, así como recomendaciones sobre dieta y ejercicio.

El estudio, en el participaron cerca de 2.000 personas, mostró una pérdida de peso promedio de 15 kg durante el ensayo de 15 meses.

Los científicos señalan que los resultados podrían marcar una “nueva era” en el tratamiento de la obesidad con aún más terapias en el horizonte.

El medicamento actúa interfiriendo con los niveles de apetito del cuerpo e imitando a una hormona llamada GLP1 (péptido similar al glucagón tipo 1) que se libera después de ingerir una comida abundante.








La obesidad es uno de los principales problemas de salud pública en el siglo XXI. Tiene una clara asociación con la diabetes mellitus tipo 2 (DM2) y las enfermedades cardiovasculares (CV), conllevando una reducción en la esperanza de vida. Pese a su importancia, ha habido escasos avances terapéuticos en el manejo de la obesidad a lo largo de los últimos años.

La semaglutida es un análogo del péptido similar al glucagón tipo 1 (GLP-1), aprobado para el tratamiento de la DM2. Además de tener un potente efecto hipoglucemiante, ha demostrado reducir eventos CV en pacientes con DM2 de alto RCV, y tener otra serie de efectos beneficiosos, entre los que destaca la pérdida de peso. La pérdida de peso con semaglutida en el programa de investigación SUSTAIN en DM2 alcanzó hasta 7 kg en los estudios de mayor seguimiento con la dosis de 1 mg/semana, pero estudios fase II realizados en sujetos con obesidad mostraron una mayor potencia en reducción de peso con buena tolerancia clínica utilizando dosis más elevadas.

El estudio STEP 1 fue un ensayo clínico multicéntrico, aleatorizado y doble ciego, realizado en 121 centros de 16 países. Incluyó a 1.961 sujetos con obesidad (índice de masa corporal [IMC] ≥ 30 o IMC ≥ 27) con algún factor de riesgo asociado, pero sin DM2. Los pacientes fueron aleatorizados en una proporción 2:1 a recibir semaglutida 2,4 mg/semana o placebo, añadido a recomendaciones saludables sobre dieta y ejercicio en ambos grupos. Los objetivos primarios del estudio fueron el cambio porcentual de peso corporal a las 68 semanas, y el porcentaje de sujetos que en ese tiempo redujeron su peso corporal al menos un 5%. El estudio fue financiado por Novo Nordisk.





ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

La edad media de los pacientes incluidos fue de 46 años y el 76% fueron mujeres. El IMC medio basal fue de 37,9 y un 44% de los pacientes tenían prediabetes. La reducción porcentual de peso fue de −14,9% con semaglutida frente a −2,4% con placebo (diferencia de −12,4%; p < 0,001). Más pacientes con semaglutida redujeron al menos un 5% su peso corporal (86,4% frente al 31,5%; p < 0,001), destacando que la mitad de los pacientes tratados con semaglutida alcanzaron un 15% o más de reducción de peso a las 68 semanas, frente a únicamente un 5% con placebo (p < 0,001). De forma secundaria, se observaron otros beneficios con semaglutida en reducción de presión arterial, glucemia basal, perfil lipídico o mejora de forma física. En un análisis exploratorio, el 84% de los pacientes con prediabetes pasó a normoglucemia (frente al 48% del grupo placebo).

El tratamiento con semaglutida fue seguro, aunque los eventos adversos gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarrea) fueron más frecuentes con semaglutida (74% frente al 48%). Estos eventos adversos fueron de intensidad leve o moderada en la gran mayoría de pacientes. Hubo 3 casos de pancreatitis aguda con semaglutida (0,2%), de intensidad leve, y una mayor incidencia de colelitiasis (1,8% frente al 0,6%).  

Los autores concluyeron que en adultos sin DM2 con obesidad o sobrepeso, el tratamiento semanal con semaglutida de administración subcutánea junto a intervención en hábitos de vida, se asoció con una pérdida de peso sostenida en el tiempo y clínicamente relevante.

Fuentes: BBC / Sociedad Española de Cardiología