Desde la cárcel cometían estafas a través de redes sociales. Hay 3 personas condenadas, y continúa la investigación.

Un trabajo coordinado entre la Dirección de Investigaciones de Rivera y la Unidad de Investigación y Análisis Penitenciario con asiento en la Unidad Nº 12 del INR (Cerro Carancho), bajo la órbita de Fiscalía de 2º Turno, permitió desarticular un grupo de que se dedicaba a estafar a través de las redes sociales.

La investigación se originó en mayo luego que se le incautara un celular a un privado de libertad de la Unidad Nº 12. Del análisis del aparato surge que el recluso estaría realizando estafas a través de las redes sociales.








Luego de publicar artículos para la venta, y una vez que recibía el giro del dinero por el producto ofrecido, bloqueaba al comprador. Para esto contaba con la colaboración de dos personas, familiares de otros reclusos, que cobraban el dinero depositado en las redes de cobranzas.

Con apoyo de las Direcciones de Investigaciones de Artigas y Montevideo se llevaron a cabo dos allanamientos. En Artigas se detuvo a una mujer de 21 años y se incautaron tres celulares y una tarjeta Mi Dinero pertenecientes a la indagada, mientras que en Montevideo se detuvo a una mujer de 31 años y a un hombre de 27 años. Del domicilio de los indagados la Policía decomisó una pistola Glock que se encontraba requerida por hurto en la ciudad de Durazno desde 2013. Además, se incautó diecisiete municiones 9mm y 136.555 pesos.

Asimismo fue conducido a la ciudad de Rivera el privado de libertad que ahora cumple pena en la Unidad Nº 13 del INR de Maldonado.





ODONTOLOGIA INTEGRAL DRA. EMMILY LONG

Los detenidos fueron conducidos a sede de Fiscalía, y una vez culminada la audiencia de formalización, el Juzgado Letrado de Rivera de 1º Turno condenó al recluso Carlos Rodrigo Cuñeti Galo y a la mujer detenida en la ciudad de Artigas como autores penalmente responsables de un delito continuado de estafa a cumplir una pena de dieciocho meses de prisión el primero y veinticuatro meses la segunda, pena que cumplirá en régimen de libertad a prueba.

También fue condenado el detenido de 27 años como autor penalmente responsable de un delito de receptación a cumplir una pena de dos años de penitenciaría.

A su vez, otros cinco reclusos vienen siendo investigados por su vinculación con las maniobras.