Transportado por un Hércules C130 de la FAU, llegó a Uruguay el Radar Indra, que será instalado en Carrasco para cubrir necesidades de respaldo.

El Hércules KC-130 H arribó este miércoles por la mañana procedente de España, trayendo un radar Indra que, arrendado en principio por dos años, será incorporado al sistema de control del espacio aéreo y se instalará en el aeropuerto de Carrasco.

El vuelo fue recibido por el comandante de la Fuerza Aérea, Gral. del Aire, Luis de León, y tras el arribo, -luego de participar en una teleconferencia en el marco de la Asamblea General de la ONU– también concurrieron a la Base Aérea de Carrasco, el ministro de Defensa, Javier García, y el director general del ministerio, Fabián Martínez.








En rueda de prensa, el comandante de la Fuerza Aérea, Luis de León, explicó que «lo que se ha hecho por parte del Ministerio de Defensa Nacional, fue un alquiler, una contratación de servicios. Eso es a razón de que para cubrir las necesidades de backup del radar de Selex, que ya se encontraba en el aeropuerto y tenía una falla, ahora suponemos que en el correr de esta semana va a estar reparada, este radar lo que va a hacer es cubrir las necesidades acorde a lo que habíamos hablado con el ministro, en lo que respecta a la apertura de las fronteras y al comienzo de la actividad aérea que va a ser, suponemos, fuerte, y que eso va a dar una seguridad mayor para la actividad aérea en sus operaciones normales». Precisó que «este, hay que acordarse, de que es un backup, el que va a ser principal es el radar Selex».

El comandante sostuvo que «calculamos que, en un mes, va a estar instalado donde estaba el antiguo radar Thompson, que, si ustedes ven, era en la parte de la cabecera atrás de lo que es hoy esta zona».

De León aseguró que «la seguridad operacional está dada, hay que acordarse de eso. Siempre la seguridad operacional va a estar dada. Hoy teníamos una contingencia porque estaba operando el radar militar acá abajo y operábamos con el de Durazno y con el de Santa Clara. Las operaciones son normales para el flujo aeronáutico que hay hoy, y la seguridad está dada que es lo más importante».

Consultado sobre el costo del arrendamiento, el comandante respondió que «va a rondar los USD 500.000 por año. Por ahora sería por dos años».





El comandante explicó que «estos radares necesitan que las aeronaves sean colaborativas, a diferencia de los radares militares que ven aeronaves colaborativas y no colaborativas, se ve todo. En el caso de este, lo que hace es eso, regula todos aquellos tránsitos comerciales y privados que están dentro de la actividad del espacio aéreo. Gestionan esa actividad».

Sostuvo que «nosotros hoy vamos a estar normal, como debe ser, acorde a lo que exige la norma internacional. Ya estábamos, pero vamos a estar igual, lo que tenemos ahora es un backup, para darnos seguridad que si llega a fallar el radar Selex tengamos una oportunidad de tener otro sistema. Van a estar los dos funcionando, pero el que va a dar los datos que es el principal por decirlo de alguna manera, es el Selex», puntualizó. 

Agregó que «lo otro que sí no es menor, además el ministerio para asegurarnos la operación del de Durazno se compró un sistema, eso sí se adquirió, que recibe señales de radio de las aeronaves comerciales para asegurarnos que la operación comercial, en el caso de que falle Durazno, tenga ese backup. Esas son las dos cosas que vinieron en este avión hoy», puntualizó.

De León indicó que «en el país hoy hay dos radares militares que operan a 100%, tiene el radar Selex, el radar de Durazno, el radar este Indra».