En el Cerro de Montevideo, el Museo Fortaleza “Gral. Artigas”, es la última gran obra de ingeniería militar española en el Río de la Plata

El Museo Fortaleza «Gral. Artigas», exhibe armamentos, piezas de artillería de la época colonial. Ubicado en el Cerro de Montevideo, está abierto a todo público de lunes a domingo de 10 a 19 horas.

«El museo como tal, se inaugura el 12 de octubre de 1939, luego de su restauración», explica el magíster en Historia, José Olivero, jefe de la División Historia del Departamento de Estudios Históricos del Estado Mayor del Ejército.

Historia

«La creación del museo se plantea desde 1916, lo que pasa que en ese momento era una fortaleza activa», agrega Olivero.

En 1931 se declara Monumento Histórico Nacional, y se empieza su restauración para convertirlo en museo. A partir de 1939 su actividad ha sido constante.

«En la fortaleza es tan importante -o más- la edificación que lo que expone», explica el magister. Esta fortificación es la última gran obra de ingeniería militar española en el Río de la Plata, una de las tres grandes fortificaciones que sobreviven en nuestro territorio: el fuerte de San Miguel y la fortaleza de Santa Teresa».

«La fortaleza fue creada en el marco de las luchas contra los ingleses. En 1806 y 1807 habían reprimido las dos invasiones inglesas», cuenta Olivero. «En 1809 se decide que esta área necesita ser protegida, ya que incluía su estructura de faro, que era esencial para la navegación. Por lo cual, se inicia su construcción por orden del gobernador de Montevideo, Francisco de Elío que, en ese momento estaba en lucha con el virrey del Río de la Plata dentro del marco de las luchas napoleónicas», agrega.








El 21 de mayo de 1811, después de la Batalla de Las Piedras, ya se inicia el sitio de Montevideo, por lo cual la fortaleza entra en acción apenas más o menos terminada. Y no va a perder su carácter guerrero hasta 1930.

«La fortaleza tuvo muchas funciones: protegía el faro que ayudaba a la navegación, protegía la zona del Cerro que era una gran estancia del rey y posteriormente una estancia de la ciudad. Y alimentaba a Montevideo», narra el magíster Olivero. Agrega que «cuando había sitios en la ciudad no solamente servía para proteger esta zona de Montevideo o como para proteger el faro, sino de que partidas de avanzada traían ganado a la zona de defensa de la fortificación, lo faenaban y atravesaban la bahía, que también estaba protegida por la batería de la isla Libertad, alimentaban con carne a la ciudad»

Entre 1895 y 1907 la fortaleza también funcionó como una cárcel militar.

Colecciones y muestras

Es un museo monográfico, fundamentalmente expone armamentos. Pero además hay diferentes materiales de interés. «En la sala de recorrido regional, exponemos una serie de mapas que van del siglo XVI al siglo XIX, recordando no solamente el proceso de colonización, que partió desde la costa hacia el interior, sino que Montevideo, este cerro, fue un punto focal en ese descubrimiento», explica Olivero.

«El nombre de Montevideo no viene de la península. Viene de este sitio. Era el montevidi de la expedición de Magallanes de 1520. Referencia para los navegantes que avanzaban en el Río de la Plata», narra el asesor del DEH. «A lo largo del siglo XVII, XVIII, la ciudad está formando su nombre hasta llegar a lo que hoy conocemos como Montevideo».

En otra sala, también se puede apreciar la cápsula del tiempo del Ejército Nacional, que se inauguró en el año 2011, en el marco de los festejos por los 200 años de la institución castrense. Va a ser abierta en el 2111, y, a su vez, dentro mantiene cápsulas selladas con diferentes elementos de ese Ejército del 2011, considerando unidades, comandos, instituciones y servicios.

«Por otro lado, entre el armamento, tenemos piezas muy interesantes, material automático, semi automático como las nordelfells, que se usaron en 1870. O una ametralladora Browwing de bronce, muy rara a nivel mundial, de la cual la fuerza tiene dos ejemplares. Tenemos entre los fusiles diferentes modelos, incluido un fusil japonés, del siglo XVI. Una muestra de armamento desde las primeras épocas de la Independencia hasta el siglo XX. Por ejemplo, armamento de chispa, armamento de percusión, Remmington que fue arma oficial del Ejército a partir de 1876. Mausser, armamento oficial del Ejército a partir de 1894. Este armamento siguió vigente hasta 1950, que fue sustituido por el M1 Garán norteamericano y, posteriormente por el Fail», explica el magister.

«En la parte de armamento corto tenemos diferentes piezas, de las cuales se destacan armamento de duelo. Debemos recordar que el duelo fue legal entre 1920 y 1992. Y muchas veces estos duelos no solamente eran civiles sino algunas veces eran militares», agrega.

«También tenemos piezas de artillería que van del siglo XVII al siglo XX. Y una sala que recuerda al Gral. Artigas porque la fortaleza, debemos recordarlo, no solamente es una fortificación española. Pero en 1829 se convierte en símbolo de la fuerza y el escudo nacional».

«En 1882 cuando el gobierno de Máximo Santos trata de recuperar la imagen de Artigas, que en la educación pública uruguaya se lo trataba como un salteador y un asesino, une ese elemento de la fuerza que simbolizaba la fortaleza con esa imagen del prócer libertador de Artigas. Con lo cual nombra a esta fortificación con su nombre».

En el recorrido que se realiza, precisamente se cubren aspectos de la fortaleza, pero también aspectos del armamento, y de esa referencia de Artigas que es tan importante.

«En general, es un llamador, es el lugar más visible de Montevideo, y debemos recordar que incluso es un llamador por la bandera de Artigas que tiene en su mástil, que fue inaugurada al concluir la conmemoración de los festejos por los 200 años del inicio de la lucha independentista del Uruguay en 2015», cuenta Olivero.





Asociación de amigos de los museos militares

«En las actividades de los museos militares, que incluyen este, el Departamento de Estudios Históricos tiene una Asociación de amigos de los museos militares que también colabora en forma muy importante en su trabajo de conservación, recuperación y exposición», relata Olivero.

«Es un grupo formado por expertos entusiastas e investigadores que han contribuido con el departamento, en mejorar su exposición y también recuperar materiales. Incluso han realizado campañas autorizadas, de recuperación de materiales que se encuentran enterrados en el entorno de la fortificación. En esta fortaleza tenemos una vitrina que muestra algunos de esos elementos y que muestran no solo que el museo es un lugar de exposición, y un lugar de aprendizaje, sino que tiene una historia viva que se ha ido desarrollando por gente que vivió en este lugar, que perdió objetos cotidianos, que tuvo una historia. Y que no solamente debemos que pensar en las piedras, en las armas o en las telas, sino que debemos pensar en esas personas que habitaron y vivieron este lugar».

«Un museo es un elemento vivo, continuamente se están desarrollando proyectos, cambios de exposición, mejoramiento de la información. Incluso el Departamento de Estudios Históricos desarrolla un curso de gestores culturales en el cual una visita es a este museo, para precisamente, no solo enseñar lo que se está haciendo, sino intercambiar opiniones y aprender de las personas que vienen, que están relacionadas al tema, para poder mejorar nuestra exposición», explica Olivero.

Información

Los horarios del museo son de lunes a domingo, todos los días de la semana, de 10 a 19 horas.

Se realiza un protocolo, no pueden haber más de 15 visitantes a la vez, por esta situación de emergencia. Y se les toma la temperatura y se le toman los datos.

Hay un sistema de guías, que no es permanente, pero en caso de coordinarse visitas de grupos, fundamentalmente escolares y liceales, se realizan.

El Departamento de Estudios Históricos tiene un mail y una página web, fortalezas.ejercito.mil.uy a través del cual se pueden realizar las solicitudes para no solo información, sino de visitas guiadas y de diferentes coordinaciones relacionadas a los museos.

Dirección: Cerro de Montevideo

Teléfono: (598) 2313-67-16 / 2900-19-83