Fue destituído el defensor público que urdió estratagema para obtener un cargo en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Fue destituído el defensor público que urdió estratagema para obtener un cargo en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La Suprema Corte de Justicia dispuso la destitución de un defensor público que se desempeñaba en Ciudad de la Costa.
En horario de trabajo y haciendo uso de la línea telefónica del Poder Judicial, el profesional ahora destituido desarrolló un aparatoso ardid con el propósito de obtener un cargo en el escalafón “M” (Ministro Embajador) del Ministerio de Relaciones Exteriores.








Para logralo trabó diversos contactos y se hizo pasar por otra persona a efectos de engañar a jerarcas de la referida Secretaría de Estado, invocando además una orden del Presidente de la República que nunca existió.
Mediante la estratagema mencionada el proceso de designación fue puesto en marcha al punto que llegó hasta la oficina de la Ministra interina de Relaciones Exteriores para su firma.





Si bien el funcionario, en su legitimo derecho de no incriminarse, negó tales hechos, sí reconoció que efectuó llamadas en ese período al MRREE para gestionar un asunto personal de su interés.
En definitiva, la conducta desplegada por el curial afectó el decoro y la dignidad del cargo, por lo que de conformidad con los artículos 159 y 164 de la Acordada 7856 resulta necesario imponer la máxima sanción disciplinaria, ya que se violentó en forma flagrante la conducta ética que debe regir para todos los funcionarios públicos.