Dos condenados a 27 y 17 años por el homicidio de dos jóvenes, ocurrido en julio de 2020. Uno de los jóvenes asesinados ese día, es Nahuel Miranda, quien integraba el plantel Sub 16 de Progreso.

Dos condenados a 27 y 17 años por el homicidio de dos jóvenes, ocurrido en julio de 2020. Uno de los jóvenes asesinados ese día, es Nahuel Miranda, quien integraba el plantel Sub 16 de Progreso.

El miércoles 3 de noviembre de 2021, la Fiscalía Penal de Montevideo de Homicidios de 3° turno, a cargo de la fiscal Adriana Edelman, obtuvo como resultado de un juicio oral la condena de dos hombres a veintisiete y diecisiete años de penitenciaría, respectivamente, por el homicidio de dos adolescentes ocurrido en julio de 2020 en el barrio La Teja.

A.D.R.A. fue condenado como autor de un delito complejo de homicidio especial y muy especialmente agravado en régimen de reiteración real con un delito de porte de arma de fuego por reincidente y un delito de porte de arma de fuego en lugares públicos y E.A.R.R. como coautor de un delito complejo de homicidio especialmente agravado.








A.D.R.A. fue condenado como autor penalmente responsable de un delito complejo de homicidio especial y muy especialmente agravado en régimen de reiteración real con un delito de porte de arma de fuego por reincidente y un delito de porte de arma de fuego en lugares públicos, estos dos últimos en concurso formal, a la pena de veintisiete años de penitenciaría de cumplimiento efectivo, con descuento de la preventiva cumplida.

E.A.R.R. fue condenado como coautor penalmente responsable de un delito complejo de homicidio especialmente agravado a la pena de diecisiete años de penitenciaría de cumplimiento efectivo con descuento de la preventiva cumplida.

En cuanto a los hechos, en la madrugada del día 26 de julio de 2020, A.D.R.A. empleando un arma de fuego dio muerte a dos adolescentes.

Minutos antes, varios jóvenes (entre ellos las dos víctimas) se retiraban de un cumpleaños de quince. Caminando por la calle, los dos adolescentes víctimas fueron seguidos por A.D.R.A. y otro adolescente. En determinado momento, R. les solicitó que se detuvieran. Intercambió unas palabras con uno de los ellos y extrajo un arma disparándoles desde corta distancia con intención de matarlos, falleciendo los dos adolescentes en el lugar.





Inmediatamente, A.D.R.A. y el adolescente que lo acompañaba huyeron rápidamente del lugar.

Asimismo, quedó comprobado que E.A.R.R. participó como coautor ya que le entregó a A.D.R.A. el arma de fuego sabiendo perfectamente lo que iban a hacer, razón por la cual se escondió dado que lo estaba buscando la policía.

La Fiscalía logró demostrar la responsabilidad de los acusados en los hechos con la siguiente evidencia, entre otras: declaraciones de los funcionarios policiales del caso, declaraciones de testigos intimidados de identidad reservada, fotografías e imágenes de cámaras del lugar del hecho, informe de conversaciones grabadas del celular de E.A.R.R. y declaración del médico forense.