Vecinos del departamento de Maldonado iniciaron una campaña de recolección de firmas, para impedir la «privatización de la franja costera en Balneario Buenos Aires».

Vecinos del departamento de Maldonado iniciaron una campaña de recolección de firmas, para impedir la «privatización de la franja costera en Balneario Buenos Aires».

Un grupo de vecinos del departamento de Maldonado ha iniciado una campaña de recolección de firmas, en la plataforma change.org, para ser presentadas ante el Intendente Ing. Enrique Antía, manifestando su malestar con los hechos acontecidos en los últimos meses en torno al Balneario Buenos Aires. Según afirman quienes iniciaron la recolección de firmas, se trata de impedir la privatización de la franja costera del mencionado balneario.

Quien tuvo la iniciativa de recoger firmas, es Graciela María Barrios Perdomo, residente de San Carlos. En los motivos de la petición, expresa los siguiente:

«Hola a todos, inicié esta petición debido a que empresas privadas buscan privatizar 7 hectáreas de franja costera del Balneario Buenos Aires. Esto dañaría gravemente el ecosistema, y estos espacios dejarían de ser accesibles al resto de la población.

Espero que me ayudes con tu firma.»








Como ya es de público conocimiento, el tema de la privatización de la franja costera del Balneario Buenos Aires es de larga data, y ha sido tratado en la Junta Departamental de Maldonado. En el deliberativo departamental, ediles del Frente Amplio han manifestado que se trataría de «un regalo multimillonario de la Intendencia de Maldonado a los privados», y que «harán todo lo posible para defender nuestra soberanía y no entregar la franja costera». Los curules han mantenido reuniones con vecinos del balneario en reiteradas oportunidades, en tal sentido, la Edila Susana Hernández ha manifestado «la defensa del patrimonio público debe tenernos como protagonistas. Intercambiamos con vecinas y vecinos del Balneario Buenos Aires, oírnos para actuar es necesario. Antes que sea tarde para nuestra franja costera y no haya marcha atrás.»

El Edil Fermín De Los Santos pretendió realizar una exposición en la Junta Departamental sobre este tema, la cual no pudo finalizar al no permitirle una prórroga en la argumentación. Reportes Uy ha accedido a la exposición que el Edil De Los Santos tenía preparada:

«Las intenciones del Intendente Antía de entregar un sector de la playa del Balneario Buenos Aires a intereses privados: un nuevo capítulo

1) El 24 de agosto del año 1938 las señoras Celmira y Margarita Píriz vendieron dos fracciones de campo contra la playa al Sr. Víctor Sagredo. Fue una compraventa autorizada en una escritura del Esc. Alejo Fernández Chávez, de la que importa rescatar tres detalles:
a) La señora Margarita Píriz vendió parte del padrón 6013, de la cual -al describir sus límites-, se dice: “al Sur, zona fiscal al Río de la Plata”.
b) La señora Celmira Píriz vendió parte del padrón 6012, de la cual -al describir sus límites-, se dice: “al Sureste, zona fiscal al Río de la Plata”.
c) La escritura incorpora un plano del Agrimensor Antonio Odizzio. El croquis, es tan claro como la escritura y coincidente: todo lo que está hacia el Sur-Sureste de los terrenos vendidos, hacia el mar, es “Zona fiscal”.
d) En síntesis, y lo escribimos entrecomillado porque pertenece a un documento judicial del que hablaremos posteriormente, “en dicha compraventa”…”las enajenantes aceptaron expresamente la existencia de un retiro fiscal de 150 metros, que era el límite sur de los padrones de los que, en parte, se desprendieron en ese acto”. Es obvio que el Sr. Sagredo, tampoco compró en ese acto ni medio centímetro cuadrado que excediera ese límite hacia el sur. 

2) En el mismo año de 1938, el Sr. Sagredo une estas fracciones con otras del Sr. Luis Barrios y realizan el fraccionamiento del Balneario Buenos Aires, cuyo plano fue realizado también por el Agrimensor Odizzio y aprobado por la Intendencia. De ese plano surgen dos detalles relevantes:
a) Se establece el área total ocupada por “calles y rambla”, de lo cual cabe concluir como dice el documento judicial: “el fraccionamiento del Balneario Buenos Aires,tal como fue aprobado …incluye la costanera”.
b) El plano establece con las leyendas “Zona Fiscal de 150 metros” y “PLAYA” para todo el espacio entre la “Rambla Costanera” y el mar, “lo que en puridad quiere decir que fue cedida al dominio público por entender que era la faja costera contigua a la ribera” para citar al documento judicial. 

3) El siguiente acto de este proceso se produce en los años 1951 y 1959, cuando el Agrimensor Plada inscribe en Catastro dos planos -abriendo comillas-, “por los que “creó”, dentro de la zona de retiro Fiscal de 150 metros, ignorando el dominio fiscal, los padrones 10.108 y 10.109.” Repasemos dos detalles:
a) Los planos del Agrimensor Plada, “ignorando el dominio fiscal”, tanto como la escritura de 1938 y el fraccionamiento del Balneario, no tienen base legítima.
b) Para decirlo como el documento judicial: “ni la inscripción de los planos en catastro, ni la inclusión que pueda haberse hecho de los padrones en el certificado de resultancia de autos (en el marco del proceso sucesorio), pudieron determinar válidamente la salida de estas tierras del dominio fiscal.”
c) Estos padrones inventados, incitan las lógicas apetencias de lucro sobre valores que se han llegado a tasar en 5 millones de dólares en 2018, que podrían llegar a ser de mucho mayor valor, y que motivan más recientemente las acciones de sucesores y compradores de partes de sucesores de las señoras Píriz y del Sr. Sagredo. «





«4) Desde 2006 hay un conjunto de acciones reivindicativas por parte de sucesores de las señoras Píriz (alambramientos, intentos de prescripción de deudas, recursos contra actos administrativas) que culminaron en un recurso contra decisiones de la Intendencia ante el TCA. Deben señalarse dos cosas:
a) La Intendencia, en los gobiernos frenteamplistas de Oscar de los Santos, mantuvo en esta materia la honrosa tradición que desde la División Jurídica de la Intendencia enaños anteriores, representó la acción de la Doctora Bethel Rodríguez Fontanelli, funcionaria de carrera, de filiación política blanca y que llegó a ser Prosecretaria de la Intendencia en los últimos años de la década del 90, quien se destacó por su íntegra defensa de muchos intentos de apropiarse privadamente de tierras de la faja costera de nuestro departamento. Con su asesoramiento, así como el de otros destacados funcionarios de carrera, fue que bajo la Dirección General de la Doctora Salazar, el gobierno de Oscar de los Santos se orientó en la defensa de la faja pública de la zona costera en este y otros casos.
b) Llevado este caso ante el TCA, es que se produce una sentencia muy esclarecedora sobre estos padrones inventados, ese documento judicial que hemos citado anteriormente y que concluye que vendedores y adquirentes reconocieron en la escritura de 1938 y su plano adjunto el dominio público sobre toda la faja ubicada entre el límite sur-sureste de las fracciones de la compraventa y el mar, por lo que el TCA desestimó la pretensión de los sucesores en marzo de 2016. 

5) El siguiente embate fue protagonizado por sucesores del señor Sagredo y otros inversores. Después de intentos administrativos iniciados en 2008 rechazados por posición jurídica del gobierno frenteamplista, iniciaron reclamos judiciales, en uno de los cuales la Intendencia fue intimada a interponer su propia demanda declarativa de dominialidad pública de los padrones.
a) Esta acción de la Intendencia (IUE 290-334/2016) se inicia en diciembre de 2016, con un brillante escrito firmado por los Dres. Fernández Chávez y Ahlers que desarrollan todos los elementos que sostienen la conocida posición jurídica sobre el dominio público de toda la franja costera al sur de la costanera del Balneario. b) Un tiempo después, el gobierno de Antía -abandonando la posición jurídica ampliamente fundamentada en la demanda de la propia Intendencia-, establece en 2018 una transacción judicial con los pretendientes privados que este cuerpo aprobó -SIN LOS VOTOS DEL FRENTE AMPLIO-, en la que se reconoce la dominialidad PRIVADA sobre esos padrones para aprobar un proyecto inmobiliario de volumen millonario.
c) La principal y más negativa consecuencia de este cambio de actitud política y jurídica determinada por el Gobierno de Antía es que por la vía del desistimiento del proceso iniciado por la Intendencia, se intenta evitar que la justicia se pronuncie y defina la situación de forma clara y definitiva. Y a la luz de vatios antecedentes judiciales conocidos, queremos decir que pensamos que la transacción y el desistimiento se realizan porque tanto el gobierno de Antía como los particulares interesados suponen que el pronunciamiento judicial no les va a ser favorable a sus intereses y va a confirmar la dominialidad pública de esos padrones. 

6) Este desistimiento del proceso y esta transacción solo fue detenida por la intervención jurídica del Ministerio de Economía y Finanzas a fines de 2018, que en ejercicio de sus facultades de único titular de los derechos en disputa presentó recursos administrativos y acciones judiciales sumándose activamente como parte del proceso, planteando que la Intendencia no tiene facultades para transar en el litigio, y realizando además una denuncia de posible fraude procesal. Desde aquel momento y hasta agosto de 2021 los particulares y la Intendencia accionaron en oposición al Ministerio y tratando de impedir que el juicio avanzara hacia el tratamiento del fondo del asunto. 

7) Ahora, nos enteramos por publicación de “Brecha”, que la IDM “volvió a presentar un desistimiento, esta vez de su pretensión de obtener una declaratoria judicial sobre la naturaleza pública de los predios”. Según el medio el escrito presentado en agosto de 2021, culminaría solicitando “que la sede proceda sin más trámite a clausurar el proceso, … y luego archivando las actuaciones”. 

8) La conclusión es muy clara: estamos en un nuevo intento ahora directo de la Intendencia, de responsabilidad del Intendente Antía y su directora de Asuntos Legales, Dra. Graziuso, de evitar el pronunciamiento judicial. No nos extraña ni nos sorprende -baste recordar el caso de Edén Rock-, pero manifestamos nuestro rechazo a este nuevo negociado para favorecer a millonarios intereses privados que sin ningún derecho quieren apropiarse del espacio público.»

Quienes deseen firmar la petición iniciada por vecinos de Maldonado para impedir la privatización de la franja costera del balneario Buenos Aires, deben ingresar aquí