No mas pajitas en la playa, de acuerdo a lo resuelto por el Ministerio de Ambiente.

No mas pajitas en la playa, de acuerdo a lo resuelto por el Ministerio de Ambiente.

El próximo 31 de enero entra en vigencia la Resolución del Ministerio de Ambiente que prohíbe la fabricación, importación, venta y entrega de pajitas de plástico. Una medida que apunta a reducir los plásticos de un solo uso, en el marco de la campaña “Uruguay + Circular”, en línea con el Plan Nacional de Gestión de Residuos en etapa final de elaboración.








Con fecha 28 de abril, el Ministerio de Ambiente estableció 2 Resoluciones Ministeriales que buscan incrementar de manera contundente los índices de recuperación y valorización de envases, reducir el consumo de plásticos de un solo uso y la generación de estos residuos.

La Resolución N° 272/021 apunta a esta reducción, incluyendo en su contenido la prohibición antes mencionada respecto a las pajitas.

Instala además la creación de un sello ambiental para identificar entidades o actividades libres de plásticos de un sólo uso, que puede aplicarse a diferentes rubros, por ejemplo: hotelería, gastronomía, comercio en general. Con esta identificación se busca además promover y estimular la adhesión voluntaria, como diferencial asociado al cuidado del ambiente y la promoción de nuevos hábitos de consumo en esta línea. 





Respecto a los organismos públicos, el sello será incorporado a los criterios de sustentabilidad en los mecanismos de compras del Estado. La Resolución establece, además, para estos organismos la obligación de contar con un plan operativo de reducción gradual en el consumo de plásticos de un solo uso, con metas y plazos específicos a los que deberán comprometerse. 

Asimismo, establece la prohibición gradual de comercialización en las áreas incorporadas al Sistema Nacional de Áreas Protegidas, de bebidas en envases no retornables y otros productos plásticos de fácil sustitución.

Las infracciones a lo dispuesto en la Resolución serán sancionadas con las multas correspondientes a cada caso, en función del grado de apartamiento que represente y las consecuencias ambientales.