Padres de alumnos de Primaria consideran «injusta», la medida de permitir un solo adulto por niño en los actos de fin de cursos, sobre todo si estos se realizan al aire libre.

«Hay fronteras abiertas, fútbol con estadios llenos, etc, pero no podemos ver a nuestros hijos en la escuela».

El Consejo Directivo Central resolvió establecer la potestad de cada centro educativo, de acuerdo a la realidad del departamento en el que se ubique, a autorizar la realización de los actos de clausura, cierre de actividades y actos de colación en el ámbito de la Administración Nacional de Educación Pública.

Asimismo, dispuso que estas celebraciones deberán efectuarse por grado o nivel educativo de acuerdo con las características de cada establecimiento, aplicando los protocolos sanitarios correspondientes, siendo de uso obligatorio el tapabocas para todas las personas que asistan.

Por otra parte, estableció que los centros educativos deberán llevar un registro de asistentes a los eventos autorizados.

Por último, exhortó en la medida de las posibilidades de cada centro, a que estos eventos se desarrollen en espacios abiertos y con las distancias correspondientes evitando en todo momento las aglomeraciones, o en su defecto ocupando el 75% del aforo total del establecimiento.

Al establecer la potestad de cada centro educativo, algunas medidas tomadas por ejemplo en Florida, no han sido bien vistas por las familias, ya que limitan el acceso al cierre de cursos, a un solo adulto por niño.








Es así que en las últimas horas, Reportes Uy recibió la carta del padre de un alumno de la Escuela 108 de Florida, en la que expresa estar desconforme con la medida de permitir un solo adulto por niño, máxime teniendo en cuenta que el acto de fin de cursos se realiza al aire libre:

«LAMENTABLE.

En la Escuela N°108 de la ciudad de Florida, la cual adoro, el acto de fin de curso se hace por grado y al aire libre, pero solo permiten que vaya un adulto por niño.Hay fronteras abiertas, fútbol con estadios llenos, etc, pero no podemos ver a nuestros hijos en la escuela.Amparados en una resolución de la ANEP el equipo de dirección adoptó tal medida. Nos parece totalmente injusto, máxime cuando al igual que los docentes los padres hemos hecho en todo este tiempo un gran esfuerzo por la educación de nuestros hijos e hijas.» (continúa)





«Ya nos pasó en la promesa de fidelidad a la bandera que por ser en espacio cerrado no hubo padres y madres presentes.Nuestros hijos van a mirar hacia afuera y no van a ver a quienes esperan ver.¿Para quién van a actuar?

Molesta cuando la normalidad volvió para casi todo. No entiendo los criterios y tampoco la falta de voluntad. En nuestro caso a Antonio quedan sin verlo padre o madre, seguro hermano, abuelos, tías, tíos, primas, primo y bisabuela».

Mauricio Sanner

Comunicador. Periodista. Informativista en Tv Florida