A 50 años de su muerte, homenajearon en Maldonado al peón rural Pascasio Ramón Báez Mena, asesinado por el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros.

Foto: Canal 5 Noticias

A 50 años de su muerte, homenajearon en Maldonado al peón rural Pascasio Ramón Báez Mena, asesinado por el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros.

En la jornada de este martes 21 de diciembre de 2021, se cumplen 50 años del asesinato del peón rural Pascasio Ramón Báez Mena, a manos de integrantes del Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros. Este hecho ocurrió en la estancia Spartacus, en el kilómetro 113 de ruta 9, cerca de la ciudad de Pan de Azúcar, en el año 1971. En ese lugar había una «tatucera» perteneciente al Movimiento Tupamaros.

Si bien en junio del 71, los principales dirigentes del MLN estaban presos en el Penal de Punta Carretas, la organización guerrillera seguía activa en el exterior, en una lucha que ya llevaba casi nueve años.

La «tatucera» de la Estancia Spartacus era el refugio guerrillero y base subterránea de mayores dimensiones, que se hubiera conocido hasta ese momento, fue descubierta por el Ejército en mayo de 1972

Un mes mas tarde, el Ejército encontró restos humanos, los cuales pertenecían al peón rural Pascacio Báez. El ajusticiamiento de Báez ocurrió mediante una inyección de Pentotal, sustancia hipnótica de acción rápida y corta duración que se empleaba como anestésico en algunas operaciones quirúrgicas.

El cadáver de Pascasio Mena fue exhumado el 21 de junio de 1972. El trabajador rural había nacido en 1925, era casado y tenía dos hijos. Simpatizaba con el Partido Nacional, pero no tenía participación activa. Su muerte ocurrió después que fortuitamente localizara el refugio guerrillero en el campo donde trabajaba. Pascasio Báez habría salido a buscar el caballo de un vecino, que había ingresado a Spartacus, según señalan algunas fuentes, mientras que otras indican que fue a buscar un caballo de su propiedad para ir a hacer un trabajo. Fue así que sin querer, ve salir a un hombre de abajo de una tapa en suelo, que era el ingreso a «El Caraguatá», la mayor tatucera Tupamara. Durante varios días los integrantes del MLN deliberaron sobre la suerte que correría el peón rural.








Recogemos a continuación, informaciones aportadas por los protagonistas de aquel fatídico hecho:

“Observa Jorge Zabalza con relación a este tema: “Cuando ocurrió lo del peón del Caraguatá hubo una gran discusión. Me encontré en un berretín con un compañero, quien venía de Pan de Azúcar espantado de lo que había pasado. Acerca de como (sic) se tomó esa decisión hay distintas versiones, lo real es que Píriz Budes fue con la orden de hacerlo. También es cierto que hubo compañeros que insistieron en la necesidad de tomar esa decisión. Creo que se optó por la vía más simple y menos humana, en lugar de elegir la otra posibilidad: sacarlo para el exterior. Se debía haber hecho ese esfuerzo, aun corriendo riesgo nosotros. En ese momento lo discutimos, no es cada una de esas cosas pasara desapercibida. Pienso que es esto hubo una trasgresión de los derechos humanos. Un delito…”.”.

(Aldrighi, 2001, La izquierda armada. Ideología, ética e identidad en el MLN-Tupamaros, Montevideo, Uruguay, Ediciones Trilce, pp 158-159).

“Hugo Wilkins
“… Incluso en el caso de la muerte del peón (Báez), muy mal muerto, se le inyectó pentotal justamente para que no sufriera. No hubo desprecio por el dolor del hombre…”.”.

(Aldrighi, 2009, Memorias de insurgencia. Historias de vida y militancia en el MLN-Tupamaros. 1965-1975, Montevideo, Uruguay, Ediciones de la Banda Oriental S.R.L., pp 245, 260-261).

“… J .M. -¿Sobre el libro Sendic del periodista Blixen, que piensa?
H. A. P.… se pretende dejarlo fuera del asesinato de Pascasio Báez Mena, ocultando que la tatucera era de la columna que él dirigía…”.

(Marius, 2015, Palabra de Amodio. La otra historia de los Tupamaros, Montevideo, Uruguay, Ediciones de la Plaza, pp 144-145).

“… J .M. –Otro nombre que estimo es, sin dudas, el más polémico: Mario Píriz Budes.
H. A. P. -… Su mayor enfrentamiento se produjo cuando la muerte de Pascasio Báez, propuesta desde el Caraguatá y aceptada por el Ejecutivo sin haber tenido en cuenta su oposición, a tal punto que fue Engler quien se desplazó a Maldonado para comunicar la ejecución…”.

(Marius, 2015, Palabra de Amodio. La otra historia de los Tupamaros, Montevideo, Uruguay, Ediciones de la Plaza, p 187).

“Aunque el tema no se trata en forma abierta, a Rosencof le pesa haber dado vía libre –al igual que el resto de la dirección – a que sus compañeros reunidos en la estancia Espartaco decidieran, a fines de 1971, la suerte de Pascasio Baéz. Se trataba de un peón que había descubierto una tatucera en aquel campo. Píriz Budes, responsable del interior desde la dirección, impulsó la decisión de dar muerte al peón. Engler, otro de los integrantes del Ejecutivo, pudo haberse negado pero no lo hizo, Wasen tampoco. El hombre fue asesinado con una inyección de pentotal…”.

(Pernas, 2013, Comandante Facundo. El revolucionario Pepe Mujica, Montevideo, Uruguay, Prisa Ediciones, p 516).





En la mañana de este martes 21 de diciembre de 2021, se descubrió una placa en homenaje a Pascasio Báez, en la Estancia Espartacus.

En el acto estuvo presente en Intendente de Maldonado Ing. Enrique Antía, el Senador Guido Manini Ríos Stratta, el Diputado Sebastián Cal, autoridades departamentales y nacionales, así como también familiares de prisioneros políticos.

Foto: Canal 5 Noticias

Posteriormente, se le colocó el nombre Pascasio Báez, a una calle en Pan de Azúcar.

Se trata de la calle norte paralela a Ruta 9, que va desde Rincón hasta Batlle y Ordóñez.