Brotes de Carbunco y muertes de animales por Clostridiium hemolyticum, en el departamento de Rocha.

Brotes de Carbunco y muertes de animales por Clostridiium hemolyticum, en el departamento de Rocha.

En Uruguay, los brotes por Carbunco ocurren en los meses de verano, con un pico en febrero. Las esporas de carbunco son muy resistentes, pudiendo sobrevivir durante años o décadas en el suelo, por lo que la enfermedad tiende a localizarse en determinadas zonas de alto riesgo llamados “campos malditos”. A la fecha, los servicios oficiales han detectado brotes confirmados de carbunco en bovinos, equinos, y posiblemente en humanos, en el departamento de Rocha. Los registros históricos en nuestro país, del laboratorio DILAVE del MGAP, que es la casuística más completa y larga existente, muestran que las zonas de alto riesgo se localizan en los campos bajos inundables, a lo largo de los grandes ríos (principalmente, Arapey, Río Negro, Tacuarembó y Cebollatí), en los humedales y a lo largo de los canales de agua.








En situaciones de sequía y crisis de alimento como el presente año, el mayor contacto con el suelo puede hacer que la contaminación y la ingesta de esporas de esta enfermedad telúrica, ocurra en mayor grado y cause las epizootias. Según pudo saber Reportes Uy, en algunos predios de Rocha, también se ha confirmado la presencia de muertes por Clostridiium hemolyticum que es causante de la Hemoglobinura bacilar, la cual es una enfermedad endémica y de ocurrencia anual en los humedales de Rocha y que cursa con un cuadro clínico indiferenciable del carbunco. La hemoglobinuria bacilar no es una zoonosis y puede también ser prevenida con vacunas.

Fuentes de los Servicios Ganaderos del MGAP, señalaron a Reportes Uy que se debe consultar al veterinario y comunicar a los servicios regionales del MGAP la sospecha del carbunco, para confirmar o descartar los casos en el Laboratorio Dilave.

Para prevenir la esporulación, no se deben abrir los animales muertos. Es importante no quemar los cadáveres (por el riesgo de incendio), no cuerear, ni mover los animales muertos y evitar que los perros y animales carroñeros tengan acceso a los cadáveres. Tampoco se deben arrojar los cadáveres en el agua de ríos o canales. También deben tomarse medidas para evitar la presencia de animales carroñeros y procurar una correcta eliminación de los animales muertos. Se recuerda extremar las medidas de protección personal y usar guantes.





Como parte de estas medidas, se recomienda incorporar planes de vacunación anuales adecuados para prevenir las enfermedades infecciosas más comunes. La principal recomendación es vacunar a los animales contra carbunco. Luego de vacunar el ganado recordar que pueden seguir ocurriendo muertes por algunos días más hasta que comience a hacer efecto, por lo que se recomienda no cambiar de potrero o mover los animales hasta que se detenga el brote. Es fundamental que a los  animales jóvenes que se vacunan por primera vez se los revacune a los 15 a 20 días para lograr una correcta inmunidad.

Sobre la enfermedad

 El carbunco bacteridiano (anthrax o carbunclo) es una enfermedad del ganado causada por la bacteria Bacillus anthracis. La enfermedad es hiperaguda y letal y afecta principalmente bovinos, suinos y caballos, pero puede ocurrir también en ovejas, cabras y especies silvestres. Los bovinos son generalmente encontrados muertos (muerte súbita), con corrimientos sanguinolentos por boca, nariz y ano. En cerdos y equinos, y ocasionalmente también en bovinos, puede observarse edema de garganta y cuello previo a la muerte. Es de recordar que esta enfermedad es una zoonosis, es decir una enfermedad que puede trasmitirse de los animales al hombre. El carbunco es una enfermedad ocupacional que el hombre se contagia por contacto con animales muertos, causando la forma cutánea conocida como “grano malo”, que es de buen pronóstico si es tratada a tiempo.

En el mapa se visualizan las zonas con su correspondiente riesgo a Carbunco para Rocha, de acuerdo a los datos históricos de la Unidad de Diagnóstico del MGAP / DILAVE.