Ministro García visitó unidades militares afectadas por turbonada que provocó daños estimados en 500 mil dólares 

Ministro García visitó unidades militares afectadas por turbonada que provocó daños estimados en 500 mil dólares 

El ministro de Defensa Nacional Javier García visitó las unidades del Ejército en el departamento de Florida, que fueron afectadas por la turbonada del pasado fin de semana, que ocasionó pérdidas materiales estimadas en medio millón de dólares.

El ministro García estuvo acompañado en su vista por el comandante en jefe del Ejército, Gral. Gerardo Fregossi, el intendente de Florida Guillermo López y jefe de la División de Ejército II Gral. Omar Carbajal.

El ministro fue informado sobre el alcance de los daños materiales en el Batallón de Infantería 15 y en el Batallón de Ingenieros II y recorrió los predios de ambas unidades.








En rueda de prensa, el ministro consideró que se trató de «una desgracia con suerte, porque lo primero de todo es que no hubo ninguna consecuencia desde el punto de vista de nuestro personal que hubiera sido más trágico. Salvado el tema humano, recién hablando con el personal, nos contaban cómo fue vivir ese momento el sábado de tardecita. Y estamos con el intendente también, nos contaba lo que hubiera significado si se hubiera dado algún otro fenómeno que habitualmente se dan. Así que, valorando las pérdidas materiales que fueron muy importantes».

«Acá hay dos unidades militares, el batallón de Infantería y el de Ingenieros, básicamente en el batallón de Infantería hubo pérdidas muy significativas desde el punto de vista material, alojamientos, consultorios odontológicos, depósitos, depósitos de alimentos, pérdida de alimentos en forma importante. Una compañía que reunía todas estas instalaciones en torno a los mil metros cuadrados, lo cual significa un golpe fuerte que hay que enfrentar, así que ahora estamos en eso», sostuvo. 

Durante la recorrida el ministro habló con varios de los efectivos que estuvieron en el batallón durante la turbonada. «El sargenteo Ávila me contaba que estaba acá, me dijo «fue feo, jefe», y sin duda ninguna, por suerte en ese momento vio que se volaban los techos, las ventanas, él estaba allí. Me contaba el jefe de la unidad que hubo algo bueno, y es que en ese momento, estamos hablando del sábado de tardecita, de noche, había poca gente en la unidad, licencias por un lado, gente que estaba en la casa y, el que haya menos gente, imagínese esto con esas latas que son cuchillos letales volando, lo que hubiera significado con más gente. Por suerte, había poca gente. Inmediatamente, los jefes de las unidades convocaron al personal que estaba disponible para venir a contribuir a esto. Pero, sin dudas, fue una experiencia muy fuerte. Me contaba el sargento, uno mira ahora y ya habiendo pasado más de 24 horas donde hubo trabajos de arreglo, pero cuando uno ve las fotos de ese momento, las filmaciones, fue brava la mano».





Agregó que «acá se vio la otra cara de la moneda. Habitualmente, la circunstancia es que nuestro personal de las Fuerzas Armadas son los primero en llegar cuando existen este tipo de fenómeno climáticos o inundaciones a distintas poblaciones. Bueno, acá, 25 de Agosto fue la población más cercana más afectada. Pero van nuestros militares a contribuir. Aquí fue la unidad militar una de las más impactadas, así que, las dos caras de una moneda. Los que habitualmente son los que ayudan, fueron los afectados en este momento. Es parte de la lógica que se vive. La experiencia de saber que nuestro personal está capacitado para responder situaciones de emergencia. Esta vez nos tocó en casa propia».

Consultado sobre el costo que tiene las pérdidas, García respondió «yo le preguntaba al comandante Fregossi recién, estamos haciendo una primera evaluación. El comandante me decía, si uno tuviera que evaluar esto en construcción tradicional, podría arrimarse al medio millón de dólares. Esta que se cayó no era una construcción tradicional, era una construcción liviana, pero ahora vamos a hacer, seguramente, una construcción tradicional, pero va a ser menos de esto, obviamente. Hay una cuestión que es la mano de obra, que es la mano de obra de nuestro personal, que va a abaratar, pero no solo hay que pensar en la construcción, también en la instalación eléctrica, sanitaria, los equipos médicos que se perdieron, mobiliario. Una cantidad de material, de recursos, que son muy valiosos que no son solo las chapas del techo o los paneles. Así que, tiene un costo importante. Esa fue una de las preguntas que le hice al comandante una vez de tener claro que no había ninguna pérdida humana, se enfrentará como se enfrentan los problemas en la vida cotidiana».