En el mes de la mujer, compartimos la historia de Laura, mujer rural y productora apícola.

En el mes de la mujer, compartimos la historia de Laura, mujer rural y productora apícola.

Laura Rodríguez tiene 47 años, vive en la ciudad de Trinidad, Flores y es productora rural apícola; se define como “productora artesanal de un emprendimiento de miel y productos de la colmena”. Integra el grupo de Mujeres Rurales Chacras de Porongos y es secretaria de la Sociedad de Fomento del mismo lugar. Además nos cuenta “integro el Grupo de Mujeres de la Tierra de Geoparque y mi producto miel está distinguido por el sello de Geoparque, y Geofood, que es la marca de todos los alimentos de los geoparques de todo el mundo”.

Nos cuenta…

“Nací y me crié hasta mi adolescencia en el campo hasta que me casé… soy hija de tamberos”. Con sus padres y sus cuatro hijos producían en familia, y vendían la leche que producían a Conaprole. Cuando se casó, se fue a vivir a la ciudad, pero “siempre vinculada al medio rural”, ya que su marido trabajaba de camionero y hoy es encargado de logística de una empresa de transporte. Él luego tuvo un apiario, donde ella posteriormente comenzó a ayudarlo porque le gustó y así se hizo apicultora. “Desde hace 3 años tengo mi emprendimiento para la producción y venta de miel, que es a lo que me dedico”. Nos dice que tienen dos hijos que se independizaron y no trabajan vinculados al medio rural.

“Trabajamos nosotros dos nada más, no tenemos empleados, y las colmenas las tenemos en campos de otras personas… de ganaderos o de chacreros que nos piden llevar más colmenas para aumentar el rendimiento de sus chacras…y otras están ubicadas de forma estratégica para que tengan floración todo el año”. Hoy en día, los “dos tenemos registro de colmenas”, cada uno en diferentes predios, pero se ayudan mutuamente, relata. Y ambos participan en las Mesa de Desarrollo Rural, “él por la empresa de logística, y yo por el grupo de mujeres”. Además Laura es delegada de Chacras de Porongos, en el grupo de apicultores que tiene colmenas en los montes de UPM.








Grupo de apicultores

Participaron del llamado de la DGDR “Más valor a la producción familiar” en el año 2016, ya que se les dificultaba la producción de miel hasta el momento. Con el apoyo de este llamado,  “el grupo de ocho apicultores logró tener una sala de extracción móvil, que está instalada y funciona, junto con el envasado de miel, en la sede de la Sociedad de Fomento Rural Chacras de Porongos”, nos cuenta.  

El grupo Mujeres de Chacras de Porongos

“En el grupo somos nueve mujeres, trabajamos muchos rubros…desde la lechería, la quesería artesanal, hay quien hace conservas, quien se dedica a hacer alimentos para celíacos, tenemos una artesana que hace joyería y bijouterie con elementos del campo, quien tiene en su chacra zapallos, higos y hace mermeladas y conservas de su huerta”, nos dice sin contarse: ella es productora de miel, “El Tano”.

Todos los productos de las mujeres emprendedoras del grupo se comercializan por diferentes canales y lugares, nos comenta Laura. “Algunas comercializan de manera particular, el grupo además organiza cinco ferias por año”, a principio de año. Además las que “ya tenemos empresa, que somos tres compañeras, con el producto de Geoparque, dos queseras y yo, que vendo miel, vendemos en los puntos turísticos del departamento, en Grutas del Palacio, Parador del Balneario Don Ricardo y en Supermercados de Trinidad”. También participan en otras ferias privadas del departamento, como la que organiza la Intendencia de Flores, entre otras.

“Somos Mujeres Rurales”

En años anteriores de la pandemia, se presentaron al llamado “Somos Mujeres Rurales”, que promueve la DGDR. Nos comenta que  en la primera edición del llamado “se nos aprobó un fondo rotatorio para comprar insumos de acuerdo al rubro”, en su caso, para comprar los frascos para envasar la miel. Además pudieron financiar capacitaciones sobre cómo empezar un emprendimiento y herramientas de marketing, entre otras cosas. Para la segunda edición del SMR, se presentaron para la compra de materiales para hacer las ferias,…“fue muy valioso porque tenemos los gazebos con los que participamos de las ferias, también unas túnicas y un cartel para el stand, que nos identifica, ya que tienen el logo”.

El trabajo en grupo entre mujeres

“Trabajar en grupo es muy importante… se logran muchas más cosas, y el presentarnos en grupo nos ha unido más y nos ha abierto más puertas, y con más infraestructura para organizarnos mejor”.

“Nuestra feria en grupo es como lo que nos identifica, porque somos el primer grupo de mujeres que organiza una feria en nuestro departamento, aparte de la que hace la Intendencia”. Laura comenta que se van sumando “mujeres emprendedoras nuevas” que se ponen a hacer artesanías y quieren formar parte de la feria. Destaca que “estando juntas e institucionalizadas, es como se llega a lograr cosas”.  

«Las mujeres rurales somos importantes, somos la mano de obra que produce alimentos, no hay una tarea que una mujer no pueda hacer”. Aconseja a sus pares “que se pongan a hacer cosas, que es muy valioso lo que hacemos las mujeres rurales…obviamente juntas, esa es la forma”.





Avances del grupo Mujeres Rurales de Chacras de Porongos
El grupo tiene como objetivo seguir consolidándose, fortaleciéndose, manteniendo el espacio de reuniones mensuales o quincenales, y seguir haciendo acciones en conjunto. La principal meta es la consolidación de la feria de mujeres (sobre todo rurales) que comenzaron a realizar en noviembre del 2020 en la sede de la organización, conmemorando el día Internacional de la Mujer Rural. En dicha feria participaron las integrantes del grupo, vendiendo diferentes productos, además invitaron a otras mujeres rurales de la zona de Castro, La Casilla, y otras.
Con el apoyo de proyecto SMR compraron implementos que necesitaban como gazebos, artefactos de iluminación, cartelería, remeras con logo del grupo, pegotines, afiches, etc. Contar con estos implementos les facilita la participación más organizada (que las identifica como mujeres rurales organizadas de la SFR Chacras de Porongos) en otras ferias de la ciudad de Trinidad u otros lugares donde son invitadas. Están evaluando incorporar un sticker en cada uno de sus productos, para que sean identificados con el logo del grupo.
Ampliando el alcance de su participación en las ferias, que son espacios donde asisten las familias, consideran oportuno como forma de mejorar el espacio, brindar un mejor servicio y dar recreación a niños y niñas, realizando algunos juegos fijos en hierro y madera, que proponen en el proyecto presentado.  También manifiestan interés en realizar jornadas de formación sobre hierbas medicinales y aromáticas, dado que todas cultivan hierbas, sin tener formación o espacios de intercambio específicos sobre el cultivo, cuidado y usos de las mismas. Esto a su vez les puede permitir participar de la feria vendiendo esos productos.
Plantean la necesidad de tener asistencia técnica que acompañe el proceso grupal,  para seguir trabajando en la línea de formación y sensibilización sobre el rol de la mujer rural, que les permita empoderarse como colectivo, haciendo visible sus derechos y oportunidades.