A los 51 años murió el conductor y periodista Argentino Gerardo Rozín

A los 51 años murió el conductor y periodista Argentino Gerardo Rozín, el comunicador padecía un tumor de Cerebro.

Gerardo Rozín Su última participación televisiva fue en La Peña de Morfi, el ciclo que condujo en Telefe desde 2019 y del que debió ausentarse por su estado de salud. En el último envío del ciclo de 2021, que se emitió el 26 de diciembre, en el cierre, el periodista se dedicó a hacer un extenso brindis de despedida y agradecimiento tanto para sus compañeros, su familia, como para la audiencia del programa.

Pensaba mientras venía para acá que, por algunas razones, el brindis personal por primera vez me lo guardo. ¿Por qué? Porque lo tengo bien. Es lindo tener el brindis bien. Lo tengo bien. Quiero a los que me quieren. Me quieren a los que quiero. Lo saben. Voy derecho al laburo”, comenzó Rozín.

El conductor siguió: “El brindis lo divido en tres partes. Mientras venía para acá pensaba, eso no estaba entre los tres, pero espero que entre. Soy un tipo que no tuve nunca un fin de semana. Nunca. Comencé a trabajar a los 15 años en un diario y en los diarios se usaba tener franco viernes y sábados o domingos y lunes. Desde entonces, y no hay queja, porque me ha ido bien en la vida. Vivo de lo que me gusta. Cero queja es cero queja, es solo un comentario. Mis hijos nunca me vieron un fin de semana completo. Porque cuando no fue una cosa, fue otra. Yo hace más de 30 años que trabajo y nunca tuve un fin de semana, salvo las semanas de vacaciones. Hoy entendía que yo trabajo para una gente que disfruta de una manera distinta. Yo disfruto tratando de que disfruten”.








Gerardo Rozín estaba enfermo hace bastante tiempo, pero solía recuperarse y volver a conducir su programa «La peña del Morfi» que en Argentina es emitido por Telefé.

Gerardo Rozín falleció el 11 de marzo de 2022, por la noche, tras batallar durante un año contra un tumor cerebral. Tenía 51 años años de edad.

Sentida reflexión y una foto: así despidió la novia de Gerardo Rozín al conductor, “Brindo por vos, canalla!”, fue la frase con la que la locutora Eugenia Quibel, quien acompañó al conductor durante toda su enfermedad, cerró su posteo.

¿Qué es ser valiente?
Enterarse una mañana de una noticia horrible y darle pelea hasta el final. Aferrarse a la vida y aceptar que un día se termina.
Transitar el proceso sostenido por afectos, familia y rodeado de amigos.
Recibir amor y dejarse abrazar.
Llorar, putear, luchar y pensar las mil y una alternativas.
Eso sos.
.
Me guardo para siempre…
Tus ideas brillantes con salidas ocurrentes, las sugerencias generosas para quien buscara tu opinión, tu humor distinto, tus ironías, tu orgullo rosarino y un poco uruguayo también, las playlists de Frisell y Pizzarelli, «el dolor auténtico, la alegría sin una mancha».
Y cada uno de nuestros momentos, los descubrimientos gastronómicos (los buenos y los fiascos), los viajes, hacer equipo en la radio, en la tele y en la vida, y una lista de motivos íntimos que me hicieron enamorarme de vos.
.
Brindo por vos, canalla! ♡

Hace varios días, que colegas del medio comenzaron a mandar saludos a la familia, tras agravarse su cuadro e incluso comentarse que el final era inminente.

El propio Marcelo Tinelli pidió una cadena de oración por Rozín, y figuras de diferentes generaciones como Lali Espósito, publicaron en redes el respeto y el reconocimiento al conductor.

Julio Bárbaro, exsuegro de Gerardo Rozín, contó durante una entrevista televisiva que su nieta Elena, fruto de la relación entre Carmela Bárbaro y el conductor de La Peña de Morfi, no quiso ir al velatorio y reveló la dolorosa frase que dijo antes del deceso de su padre.

En diálogo con Implacables, ciclo que conduce Susana Roccasalvo en El Nueve, el periodista reveló como fueron los últimos días del Gerardo Rozín, y se refirió al dolor de su nieta, quien días atrás dejó una frase que retumbó muy fuerte en todos.

“Esencialmente lo sufrimos en Elena, que tiene 11 años y que la semana pasada nos dijo: ‘soy muy chiquita para estar viviendo esto’”, contó el licenciado en Ciencias Políticas, visiblemente triste por la situación. Y agregó: «Ayer fue con Carmela a despedirlo, pero él ya no estaba consiente. Ahí asumió cual era la gravedad”, agregó.

Tras la muerte de Rozín, la familia entera puso foco en los hijos del periodista, Pedro (21) y Elena (11). Aunque la miraba recayó más profundamente en la niña. “Hoy Carmela le dijo de ir al velatorio y le dijo que prefería no ir, no quiso”, contó antes de revelar uno de los últimos viajes que hicieron padre e hija juntos. “No hace tanto Gerardo la llevó a Disney, a Estados UnidosÉl era consiente de lo que iba a atravesar”.

La semana pasada habían armado una cena de despedida con sus afectos”, reveló Julio Bárbaro, y rápidamente acotó el deseo del periodista no pudo concretarse. «En un momento los médicos dijeron que eso era imposible, que ya la situación no permitía el diálogo”, agregó. El político contó, además, que la familia pudo hablar con Rozín hasta “el miércoles de la semana pasada”.

Respecto a las últimas charlas que tuvo con el padre de su nieta, Bárbaro dijo: “Hablamos básicamente del dolor, es una persona que hace un año sabía cual es el resultado de todo esto. Me asombró hoy la repercusión. Si hay algo que tenía Gerardo era una síntesis entre el talento y la bondad de ser, fue alguien que tenía una gran inteligencia, vivía chicanenado, pero siempre con buena leche”, indicó.





Rozín había sido operado por el tumor alojado en su cerebro hacía aproximadamente doce meses. El último programa en el que estuvo presente fue el 26 de diciembre, donde realizó un emotivo brindis de despedida y agradecimiento a sus compañeros. «Es lindo tener el brindis bien. Lo tengo bien. Quiero a los que me quieren. Me quieren a los que quiero. Lo saben«, había expresado.

Según el sitio Mayo Clinic, se trata de «una masa o bulto de células anormales que se encuentra en el cerebro». Existen varios tipos, algunos pueden ser no cancerosos (benignos) y otros sí lo son (malignos).

Los tumores cerebrales se pueden originar en el cerebro (primarios) o el cáncer se puede originar en otras partes del cuerpo y luego extenderse hasta el cerebro (secundarios o metastásicos). En el caso del conductor, el tumor se ubicó en el cerebro y era maligno.

Además, el medio explica que los tratamientos posibles ante esta enfermedad dependen del tipo de tumor, su tamaño y ubicación. Los procedimientos pueden incluir cirugía, radiación, quimioterapia y terapia dirigida. Ésta última usa medicamentos u otras sustancias para combatir las células cancerosas.