Comisión Nacional Asesora Honoraria para la Seguridad Rural comunicó la planificación en materia de seguridad rural para el presente año.

Comisión Nacional Asesora Honoraria para la Seguridad Rural comunicó la planificación en materia de seguridad rural para el presente año.

Integrantes de la Comisión Nacional Asesora Honoraria para la Seguridad Rural, representados en el ministro de Ganadería, Fernando Mattos, el ministro del Interior, Luis Alberto Heber, el ministro de Defensa Nacional, Javier García y la Presidenta de la Comisión (CNAHSR), Fernanda Maldonado comunicaron en conferencia de prensa, avances y planificación en materia de seguridad rural para el 2022.

Primeramente, Maldonado recordó que la Comisión funciona en la órbita del MGAP y cuenta con la participación de los ministerios de Defensa Nacional y del Interior, de Fiscalía de la Nación, el Poder Judicial, el Congreso de Intendentes, el Instituto Nacional de Carnes, el Instituto Nacional de Bienestar Animal y las agremiaciones agropecuarias.

Finalizado el Taller Regional Virtual de Actualización en Seguridad Rural, la presidenta de la comisión informó medidas tendientes a la prevención de los delitos en el medio rural. En este sentido, se refirió a los talleres mensuales de capacitación y sensibilización a funcionarios del Ministerio del Interior, Fiscalía de la Nación y del Ministerio de Defensa . «En estos últimos 2 años hemos llegado a 3200 funcionarios en todo el territorio nacional».








El trabajo en vigilancia de seguridad rural se refiere no solo al abigeato, sino al hurto en un sentido amplio, afectando cereales, combustible, maquinaria, la penetración ilegítima en el fundo ajeno, la salud pública, salud animal, y estatus sanitario del país, subrayó.

Avanzada la conferencia, García atribuyó gran parte de los logros obtenidos al marco normativo aportado por la Ley de Urgente Consideración. «El éxito obtenido no significa que la tarea está culminada, sino que el camino que se empezó a recorrer está teniendo buenos resultados».

En dos años, las Fuerzas Armadas desplegaron más de 10 mil puestos de control y patrullas móviles, recorrieron más de 800 mil kilómetros cuadrados en control terrestre y más de 1200 millas náuticas en patrullaje pluvial.

Los resultados en cuanto prevención y disuasión del delito se traducen en más de 3600 casos menos de ingresos irregulares de personas al país a través de la frontera, así como en la detección de casos de contrabando, incautación de drogas y abigeatos, entre otros. «Hoy, después de dos años de haber comenzado el trabajo de este gobierno y coordinación, podemos decir que el Uruguay en su conjunto es más seguro que dos años atrás, más seguro desde la seguridad rural y en la seguridad de todo el territorio nacional», destacó el ministro de Defensa.

En tercer lugar, Heber expresó que el aumento en las denuncias por abigeato fue una clara señal que la población comenzó a creer que denunciar era útil y que se estaba tomando el tema seriamente. «La posibilidad de que por el teléfono 0800 4444 hubiera denuncias,  facilitó sobre todo a no tener que trasladarse» y agregó, «un país más seguro es nuestra obsesión; no estamos en los guarismos que queremos, aún queda mucho por trabajar pero es muy relevante el éxito que ha tenido la seguridad en términos generales»

Heber agradeció el equipamiento tecnológico de 10 lectores y 3 drones donados por el MGAP a través de la comisión y dijo «herramientas como el dron son muy necesarias para cubrir las extensiones rurales, como lo es contar con el marco jurídico. Gracias a ello, no sólo le brindamos las garantías al personal policial sino también al productor que muchas veces es vulnerado hasta en su propia casa».





Al cierre el ministro Mattos valoró nuevamente que a través de la LUC se crease el  Dirección Nacional de Seguridad Rural. 

Asimismo, evaluó positivamente la participación activa de la Fiscalía como ministerio público que tiene que llevar adelante los procesos de investigación en conjunto con el Ministerio del Interior. «Muchas veces se le criticaba al sector de la justicia o la fiscalía ciertos procedimientos y muchas veces se basaba en que no se conocía el propio procedimiento del delito en el área rural» .

«Se entendía que se podía tolerar el delito en función de que era un delito de carácter social, porque la gente robaba para alimentarse y eso como principio fundamental para el derecho me parece que es un cambio muy significativo, porque por ende, antes las consecuencias de cualquier denuncia eran nulas»

El jerarca añadió que un aspecto central para el MGAP fue la participación del Ministerio de Defensa a través de sus fuerzas armadas, que permite combatir y atacar un núcleo duro del delito transfronterizo.