Hoy 6 de abril es el Día Mundial de la Actividad Física, se realizó el lanzamiento del “mes verde” con el lema: “Muévase para vivir”.

Gimnasio de Flavio Correa en Lascano

Hoy 6 de abril es el Día Mundial de la Actividad Física, se realizó el lanzamiento del “mes verde” con el lema: “Muévase para vivir”.

En el marco del “Día mundial de la actividad física” la Red de Actividad Física del Uruguay (RAFU) hizo el lanzamiento del “mes verde” con el lema: “Muévase para vivir” cuyo objetivo es el de visibilizar e integrar el concepto de lo esencial de la actividad física en la vida diaria y, a partir de distintas actividades previstas a lo largo del mes en distintos espacios públicos, incentivar el uso de estos lugares como puntos de promoción de salud.

La 21ª conmemoración del “Día mundial de la actividad física” a nuestro país llega de la mano de la finalización de la emergencia sanitaria que tuvo lugar a consecuencia de la covid-19, por esta razón uno de los énfasis este año está puesto en la búsqueda de que se reincorporen – y sumen aquellos que no los tuvieran – los hábitos de actividad física regular que han demostrado múltiples beneficios para la salud.








l aumento de la actividad física, así como la reducción del tiempo en el que las personas están sentadas y de las conductas sedentarias, previene y reduce los factores de riesgo para el desarrollo de enfermedades no trasmisibles de mayor incidencia en la población uruguaya como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, la diabetes y enfermedades respiratorias. En este sentido, el uso de los espacios públicos y estrategias como las pausas activas son una prioridad en la promoción de la salud.

La Organización Mundial de la Salud recomienda 150 minutos semanales de actividad física moderada a vigorosa para adultos y 60 minutos diarios en menores de 18 años, teniendo presente que siempre alguna actividad es mejor que nada y que cada paso suma beneficios. Define la actividad física como cualquier movimiento corporal producido por los músculos esqueléticos con el consiguiente consumo de energía, se incluye así al movimiento que se produce en tiempos de ocio o como parte del trabajo diario como el desplazamiento de un lugar a otro. Entre las más comunes se encuentran caminar, andar en bicicleta, los juegos, practicar deportes y la participación en actividades recreativas que se pueden realizar con distintos niveles de intensidad según la capacidad y para el disfrute de todos.

Tanto el director nacional de la Secretaría de Deportes, Sebastián Bauzá, como el director general de salud del Ministerio de Salud Pública, Miguel Asqueta, resaltaron el lema elegido “muévase para vivir” que subraya a la actividad física como promotora de salud.

Asqueta mencionó que el Ministerio de Salud Pública incorporó a la actividad física dentro de las áreas programáticas de la cartera por el alto impacto que tiene en la salud, a la vez que resaltó que las mejores medidas de prevención como, además de la actividad física, comer con menos sal o el mejor manejo del estrés, son gratuitas, por lo que no solamente son buenas sino que no tienen contrapartida negativa y, desde la mirada de salud pública general, contribuyen a la economía también.

Para finalizar el jerarca realizó una analogía entre la actividad física y el uso del tapabocas: «la lógica y el sentido común indican que en diferentes escenarios deberíamos seguir usando tapabocas; no deberíamos preguntar si debemos movernos al médico, siempre es sano moverse.”





También participaron de la actividad Luis Pierri, director del programa Actividad Física y Salud del Ministerio de Salud Pública; el deportólogo Santiago Beretervide, representante del área de salud de la Comisión Honoraria para la Salud Cardiovascular; la inspectora Corina Braida del departamento de Actividad Física y Salud de la Secretaría Nacional del Deporte, al igual que las profesoras Olga Saporiti y Liliana Sande, y Robinson Rodríguez, presidente de la Comisión Honoraria de Lucha contra el Cáncer y director del Instituto Nacional del Cáncer.

Algunos números:

  • En todo el mundo, alrededor de una de cada tres mujeres y uno de cada cuatro hombres no realizan suficiente actividad física para mantenerse sanos
  • Los niveles de inactividad representan en los países de ingresos altos el doble que en los de ingresos bajos
  • Los niveles mundiales de actividad física no han mejorado desde 2001
  • La insuficiente actividad física aumentó en un 5% (del 31,6% al 36,8%) en los países de ingresos altos en el período comprendido entre 2001 y 2016.

El aumento de los niveles de inactividad física tiene repercusiones negativas en los sistemas de salud, el medio ambiente, el desarrollo económico, el bienestar de la comunidad y la calidad de vida.