Diputada de Cabildo Abierto presentó proyecto de ley que prohíbe el lenguaje inclusivo en la administración pública y en instituciones educativas, públicas y privadas.

Diputada de Cabildo Abierto presentó proyecto de ley que prohíbe el lenguaje inclusivo en la administración pública y en instituciones educativas, públicas y privadas.

Inés Monzillo, diputada de Cabildo Abierto por el departamento de Canelones, presentó un proyecto de ley que persigue prohibir las «alteraciones gramaticales y fonéticas» tanto en la administración pública como en los centros educativos, ya sean públicos o privados.

La finalidad del mismo es lograr el correcto uso del idioma español, en particular desterrando el uso de términos como «todes» o «todxs», los cuales según manifiesta la legisladora, tiene pruebas acerca de su uso frecuente en la enseñanza.








Según Monzillo, el cometido del mismo es que no se modifiquen palabras para hacerlas «inclusivas» con la E, la X o el @, para poder hablar correctamente nuestro idioma.

La legisladora de Cabildo Abierto manifestó: «Es difícil estar 100% de acuerdo. Siempre van a haber diferencias. Consideramos que una letra no te hace inclusivo. Se es inclusivo con el respeto y la tolerancia. Si en un escrito usas el lenguaje inclusivo y el profesor no lo acepta te pone mala nota. Y si no lo usas y el profesor lo usa te pone mala nota. Un profesor de idioma español o literatura no tiene porqué esta luchando para que escriban correctamente el idioma español. Ya bastante tiene con las faltas».





La diputada Monzillo desde hace algunos meses viene tratando el tema del lenguaje inclusivo, y los perjuicios que provoca su uso, ya que desvirtúa al idioma español. Puso como ejemplo los carteles de bienvenida a los centros educactivos, que lucen la palabra «bienvenidxos». La legisladora sostiene que el uso del idioma no es algo arbitrario, hay que atenerse a las reglas del mismo, y no «como a cada uno se le antoje»

Inés Monzillo también señaló: «En la casa y fuera de los centros de enseñanza que hablen como quieran. Unos se sienten molestos si no se habla con el todes y otros se sienten molestos si se habla con el todes. Entonces en los centros de enseñanza se debe respetar el idioma español».