Movimiento por un Uruguay Sustentable emitió un comunicado expresando preocupación por la posibilidad de reinicio de la exploraciones petroleras, en especial las que podrían volver a realizarse en el territorio continental.

Movimiento por un Uruguay Sustentable emitió un comunicado expresando preocupación por la posibilidad de reinicio de la exploraciones petroleras, en especial las que podrían volver a realizarse en el territorio continental.

COMUNICADO DE MOVUS

El pasado jueves 26 de mayo  Challenger Energy Group, anunció en sus redes que había obtenido la aprobación final de su licencia para la exploración “offshore” de hidrocarburos en la plataforma marítima uruguaya.

«Challenger Energy Group PLC se complace en actualizar que se han otorgado las aprobaciones finales de la licencia petrolera AREA OFF-1 en alta mar en Uruguay. En consecuencia, ha comenzado el primer período de exploración de 4 años bajo la licencia.»

El domingo. su presidente anunció que la aprobación había tenido lugar el 25 de mayo por un Decreto del Presidente de la República.








No hubo ningún anuncio oficial en Uruguay y los dichos de la empresa no se reflejan ni en la web de ANCAP, ni en la de Presidencia, ni la del Ministerio de Industria Energía y Minería; pero han tenido amplia cobertura en los medios especializados y de inversores, además de generar un pequeño repunte del alicaído valor de las acciones de la empresa en los mercados bursátiles.

Desde el MOVUS vemos con preocupación la posibilidad de reinicio de la exploraciones petroleras, en especial las que podrían volver a realizarse en el territorio continental.

Las anteriores estuvieron plagadas de accidentes que posibilitaron que más de 300.000 litros de productos químicos se “perdieran” dentro de los pozos exploratorios.

Por otra parte, de encontrarse tanto en el mar como en tierra, hidrocarburos no convencionales habría grandes presiones para utilizar en esos yacimientos procedimientos de fractura hidráulica (Fracking) altamente contaminantes, en especial en la zona del acuífero Guaraní.





Uruguay no tiene hoy ninguna ley que prohíba el Fracking, habiendo vencido la moratoria establecida en 2017 por la ley 19585.

Desde el año pasado está en el Parlamento (Diputados) un proyecto de ley de prohibición, el que aún no ha sido tratado en Comisión y el Poder Ejecutivo ha enviado uno de Moratoria, que ingresó al Senado el mes pasado.


Esto muestra que existe acuerdo en que la técnica de Fracking no debe ser utilizada en el estado actual de la ciencia, pero sólo la prohibición por ley asegura que la misma no se aplique si no se prueba su inocuidad para los acuíferos y la salud de la gente, en cuyo caso otra ley podría levantar la prohibición.