Unos 2500 efectivos de las Fuerzas Armadas pasaron por el liceo “Extra edad” del Imae

Unos 2500 efectivos de las Fuerzas Armadas pasaron por el liceo “Extra edad” del Imae

Desde el año 2001 cuando se creó, casi 2500 efectivos del Ejército, la Armada Nacional y la Fuerza Aérea pasaron por el liceo “Extra edad” del Instituto Militar de las Armas y Especialidades del Ejército (Imae), institución en la que funcionan ocho escuelas de formación en diferente áreas y donde se encuentra el Centro de Rehabilitación Ecuestre –que se desarrolla la equinoterapia-, que atiende a más de mil uruguayos.

El ministro Javier García, el subsecretario Rivera Elgue, el director general del ministerio Fabián Martínez, el comandante en jefe del Ejército gral. Gerardo Fregossi y varios generales asistieron al acto del 104 aniversario del Instituto de las Armas y Especialidades del Ejército, que dirige el gral. Jorge Fernández.

Durante el acto, se tomó juramento y se entregaron los despachos a los 8 noveles alféreces, se otorgó la condecoración militar “18 de Mayo de 1811″ al cnel. (r) Washington García y la sra. Amelia Lolo y se entregaron medallas al personal subalterno que pasó a situación de retiro.








El referido instituto fue creado el 20 de junio de 1918 con el nombre de Escuela de Tiro del Ejército. Así transcurrieron sus primeros años hasta que en 1936 cambia su denominación a Escuela de Armas de Servicio, adoptando funciones que se mantienen hasta el día de hoy. 

En 1999 sufre una nueva reorganización y pasa a denominarse como hoy lo conocemos. “Han sido más de 100 años formando en forma completa y adecuada a los mandos medios y a los especialistas del Ejército, cumpliendo un rol decisivo en el sistema de enseñanza mencionado”, explicó el gral. Fernández en su discurso. 

En el instituto funcionan cinco escuelas de primer nivel y tres de segundo orden, acorde al reglamento de organización recientemente aprobado. Estas escuelas, en algunos casos, tienen una antigüedad tal que provienen desde los valores fundacionales y otras han sido generadas acorde a la profesionalización del Ejército y a sus necesidades. 

Es así que funciona la Escuela de Capacitación y Perfeccionamiento del Personal Superior de las Armas del Ejército, la Escuela de Capacitación y Perfeccionamiento del Personal Subalterno de las Armas del Ejército, la Escuela de Educación Física y Tiro del Ejército, la Escuela de Equitación del Ejército y la Escuela de Especialidades del Ejército, que a su vez nuclea a la Escuela de Músicos del Ejército, a la Escuela de Inteligencia del Ejército y a la Escuela de Administración Militar.

“En este amplio y variado abanico de ofertas educativas, además de nuestro objetivo principal, destinamos un importante esfuerzo a elevar el nivel cultural de nuestro personal y realizar acciones de índole social. En cuanto a lo primero, destaco a la Escuela de Músicos del Ejército, que año tras año recibe a decenas de jóvenes, normalmente de origen muy humilde, que gracias a su esfuerzo y a su espíritu de superación se abren camino, siguiendo su vocación de soldados y de músicos. Contemplar el recibimiento de dos oficiales de bandas militares hablan por sí solo de lo que con mis palabras quiero significar”, dijo Fernández.

También destacó el Liceo Extra edad, que funcionando desde el año 2001 “ha permitido que casi 2500 efectivos de nuestro Ejército, de la Armada Nacional y de la Fuerza Aérea Uruguaya, adquieran importantes herramientas para su desempeño tanto personal como profesional con todos los beneficios que eso acarrea”, dijo Fernández. 





También allí funciona la Escuela de Equitación del Ejército en su doble rol de ser sede del Centro de Educación Ecuestre número uno, “el primero, el que cuenta con mayor cantidad de alumnos o de pacientes y el que tiene el mejor equipamiento e instalaciones. El segundo rol es para albergar el Centro Nacional de Fomento de Rehabilitación Ecuestre, el cual irradia la doctrina y el conocimiento de esta disciplina a todo el país, con el cual se benefician más de un millar de compatriotas”, sostuvo.

También se encentra la Escuela de Educación Física y Tiro del Ejército que abre rigurosamente sus puertas para que instituciones públicas y privadas realicen actividades tendientes a mejorar la calidad de vida de cientos de ciudadanos. “Pero más allá de todas esas loables acciones, estamos íntimamente convencidos que cualquier misión que reciba el Ejército Nacional para una actuación autónoma o conjunta en territorio nacional el extranjero, de índole administrativo, logístico o de combate, serán los capitanes, los suboficiales y clases que formaron esta escuela los que hagan que la misma sea un éxito o un fracaso, lo cual nos indica en forma meridiana cuál es nuestro centro de gravedad y nuestra razón de ser”, dijo Fernández. 

El director agradeció a la Armada Nacional, a la Fuerza Aérea Uruguaya, a la Policía nacional y los ejércitos hermanos de Argentina, Paraguay, Ecuador y México que, “en el correr de nuestra historia han confiado en nosotros para formar algunos de sus integrantes en nuestras aulas, áreas de instrucción y picaderos. Y, en forma muy especial, agradezco al Ejército de la República Federativa de Brasil que este año 2022 también nos ha hecho el honor de enviarnos dos capitanes y un suboficial mayor en calidad de instructores, y un capitán en calidad de alumno. Y, próximamente, en pocas semanas, recibiremos a seis sargentos que realizarán el segundo período en la Escuela de Capacitación y Perfeccionamiento del Personal Subalterno de las Armas del Ejército junto con nuestra gente”, adelantó.