El 21 de julio va a declarar ante la justicia el comunicador y actor Humberto De Vargas, el que fue detenido cuando estaba manejando alcoholizado, se fugó , escupió y agredió a policías.


El 21 de julio va a declarar ante la justicia el comunicador y actor Humberto De Vargas, el que fue detenido cuando estaba manejando alcoholizado, se fugó, escupió y agredió a policías.

Los policía le pidieron al detenido que se identificara, algo a lo que se negó, agregando que llamaran al ministro del Interior Luis Alberto Heber, con el que, afirmó, había estado cenando hasta hacía poco rato.






Un móvil de la Policía estaba saliendo de la estación de servicio ubicada en Avenida Italia y Caldas, en Montevideo, sobre las 3 y 50 de la madrugada los policías vieron a un vehículo con la rueda delantera izquierda «reventada», haciendo maniobras en zig zag y a alta velocidad. Esto motivó que los agentes intentaran que disminuyera la marcha, además de tratar de identificar al conductor.

El parte policial de la la jefatura de Montevideo destaca que cuando los funcionarios se acercaron al vehículo en cuestión le realizaron cambio de luces, a lo que De Vargas respondió con un incremento de la velocidad, dándose a la fuga.

Cuando huía chocó con otro vehículo que circulaba por Avenida Italia, algo que no lo detuvo dado que siguió su fuga hacia el este.

Recién detuvo la marcha a la altura de la seccional 14, en Avenida Italia entre Joaquín Torres García y Almirón.





Cuando paró, se le indicó a De Vargas que descendiera y que apoyara las manos en el auto. Al lugar llegó un refuerzo policial, así como el chofer del auto que había sido impactado un rato antes durante la huida.

Los agentes le pidieron al detenido que se identificara, algo a lo que se negó, agregando que llamaran al ministro del Interior Luis Alberto Heber, con el que, afirmó, había estado cenando hasta hacía poco rato. Los amenazó seguidamente con que serían dados de baja por haberlo detenido.

Cuando era trasladado a un centro de salud, De Vargas reveló finalmente su identidad, en ese momento, según consta en el parte policial, comenzó a insultar, amenazar, y escupir a los policías.

Más tarde fue llevado de nuevo a la seccional 14, donde se le realizó una espirometría que arrojó un resultado positivo: 2,66 gramos de alcohol en sangre, por este motivo quedó detenido en esa seccional policial.

En el carcelaje de la comisaria, comenzó a patear la puerta, se le preguntó si quería llamar a algún familiar o a un abogado, pero dijo que no.

Un juez de Faltas dispuso la libertad de De Vargas sobre las 11 de este martes, y fijó una audiencia para el 21 de julio.