IVA personalizado beneficiará a 213.000 hogares de escasos recursos


IVA personalizado beneficiará a 213.000 hogares de escasos recursos, el titular del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Martín Lema, informó que el nuevo mecanismo abarcará a un universo de 213.000 hogares, constituidos por 837.000 beneficiarios de asignaciones familiares del Plan de Equidad. La iniciativa les permitirá percibir sus mensualidades a través la plataforma Tuapp y que los bienes y servicios que adquieran mediante ella estén exonerados del impuesto al valor agregado (IVA).






“El Gobierno decidió transitar el camino del IVA personalizado” el que comenzará a implementarse el 1.° de agosto, afirmó el Ministro Martin Lema.

En la oportunidad, estuvo acompañado por el presidente de Antel, Gabriel Gurméndez; el director de la Agencia de Gobierno Electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento (Agesic), Hebert Paguas; el presidente del Banco de Previsión Social (BPS), Alfredo Cabrera, y el titular del Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU), Salvador Ferrer.

“En lugar de exonerar el IVA a un producto determinado, la medida anunciada se focaliza en la situación socioeconómica de los hogares”, explicó, lo que, a su entender, “es mucho más justo”. El universo de beneficiarios se conforma por las 213.000 familias integradas por las más de 837.000 personas que reciben asignaciones del Plan de Equidad, amplió.

De esta forma, los usuarios podrán cobrar sus prestaciones mensuales a través de la plataforma Tuapp y, al abonar con ella, accederán a un descuento total del IVA en las compras de bienes y servicios. El formulario de adhesión quedará habilitado desde el 1.° de agosto.





Se informó que, para las personas que perciban la prestación mediante la referida plataforma, quedará habilitada la opción de recargar hasta 2.000 pesos de sus ingresos por mes, que también serán pasibles del descuento total del IVA.

El objetivo de la iniciativa es reducir la carga impositiva en los hogares de menores ingresos. Además, garantiza un sistema más justo, ya que asegura que la exoneración sea en su totalidad para el consumidor final, impulsa la transformación digital de medios de pago y reduce posibles evasiones.