La Justicia imputó a cuatro represores por los homicidios de Michelini y Gutiérrez Ruiz y otros crímenes cometidos en Argentina

Lesa Humanidad, 4 militares imputados por delitos cometidos en la dictadura, entre otros delitos, fueron imputados por homicidio, desaparición forzada, privación de libertad, lesiones graves y rapiña.

Por primera vez, la Justicia inicia un proceso contra los represores que participaron de los asesinatos del 20 de mayo de 1976.







Fiscal Ricardo Perciballe

La Fiscalía Especializada en Crímenes de Lesa Humanidad, a cargo del fiscal Ricardo Perciballe, imputó a cuatro militares retirados por delitos cometidos durante la pasada dictadura.

El juez en lo penal de 31er turno, Fernando Islas, imputó a los militares en situación de reforma José Arab, Ernesto Ramas, Jorge Pajarito Silveira y el expolicía Ricardo Medina, en la causa que investiga los asesinatos de Rosario Barredo, William Whitelaw, Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, la desaparición forzada del militante comunista Manuel Liberoff y otras decenas de violaciones a los derechos humanos perpetradas por represores uruguayos en Buenos Aires, entre ellas, la privación de libertad de Gabriela Schroeder, Victoria Barredo y Máximo Barredo, y la supresión de estado civil de Macarena Gelman y Mariana Zaffaroni.

R.J.A.F. fue imputado como presunto coautor de doce delitos de homicidio muy especialmente agravados, dos delitos de desaparición forzada, dos delitos de supresión y suposición de estado civil y reiterados delitos de privación de libertad, abuso de autoridad contra los detenidos, de lesiones graves y de rapiña.

R.M.B. deberá responder en calidad de coautor de dos delitos de supresión y suposición de estado civil, reiterados delitos de privación de libertad, dos delitos de abuso de autoridad y de lesiones graves y dos delitos de rapiña en reiteración real heterogénea y sucesiva.

J.S.Q. fue imputado como presunto coautor de dos delitos de homicidio muy especialmente agravado, dos delitos de supresión y suposición de estado civil, y reiterados delitos de abuso de autoridad contra los detenidos, lesiones graves, en calidad de autor y reiterados delitos de privación de libertad en algunos casos en calidad de autor y otros de coautor.

E.A.R. fue imputado como presunto coautor de dos delitos de homicidio muy especialmente agravado, un delito de supresión y suposición de estado civil y reiterados delitos de abuso de autoridad contra los detenidos, lesiones graves, en calidad de autor y reiterados delitos de privación de libertad en algunos casos en calidad de autor y otros de coautor.

El fiscal Perciballe había solicitado la imputación de un quinto militar indagado, el cual falleció en el tiempo que transcurrió entre la solicitud de la audiencia de formalización y el día de su realización.

No se solicitaron medidas cautelares dado que los imputados se encuentran condenados y privados de libertad.





Fiscal Ricardo Perciballe

SOLICITUD DE FORMALIZACIÓN / CONTROL DE DETENCIÓN
Intervinientes
Detenido Fecha Hora Nombre en doc. País-Tipo-Número Defensor Matrícula
No J.R.A.F. Privado 6794
No G.V.B. Privado 9576
No J.S.Q. Privado 9576
No R.J.M.B. Privado 9748
No E.A.R.P. Privado 9576
Datos de imputado(s):
Derecho aplicable a imputado(s):
Nombre en doc. País-Tipo-Número Delito Artículo Agravantes
especiales Participación
J.R.A.F.
HOMICIDIO CP-310
J.R.A.F.
PRIVACIÓN DE LIBERTAD CP-281
J.R.A.F.
LESIONES GRAVES CP-317
J.R.A.F.
SUPRESIÓN DEL ESTADO CP-258
J.R.A.F. DESAPARICIÓN FORZADA
DE PERSONAS L-18.026-21
J.R.A.F. ABUSO DE AUTORIDAD
CONTRA LOS DETENIDOS CP-286
J.R.A.F.
RAPIÑA CP-344
G.V.B.
HOMICIDIO CP-310
1 152de
G.V.B.
RAPIÑA CP-344
G.V.B.
LESIONES GRAVES CP-317
G.V.B.
SUPRESIÓN DEL ESTADO CP-258
G.V.B. DESAPARICIÓN FORZADA
DE PERSONAS L-18.026-21
G.V.B.
PRIVACIÓN DE LIBERTAD CP-281
G.V.B. ABUSO DE AUTORIDAD
CONTRA LOS DETENIDOS CP-286
J.S.Q.
HOMICIDIO CP-310
J.S.Q.
PRIVACIÓN DE LIBERTAD CP-281
J.S.Q. ABUSO DE AUTORIDAD
CONTRA LOS DETENIDOS CP-286
J.S.Q.
SUPRESIÓN DEL ESTADO CP-258
J.S.Q.
LESIONES GRAVES CP-317
R.J.M.B.
SUPRESIÓN DEL ESTADO CP-258
R.J.M.B.
PRIVACIÓN DE LIBERTAD CP-281
R.J.M.B.
LESIONES GRAVES CP-317
R.J.M.B. ABUSO DE AUTORIDAD
CONTRA LOS DETENIDOS CP-286
E.A.R.P.
HOMICIDIO CP-310
E.A.R.P.
SUPRESIÓN DEL ESTADO CP-258
E.A.R.P. ABUSO DE AUTORIDAD
CONTRA LOS DETENIDOS CP-286
E.A.R.P.
LESIONES GRAVES CP-317
Relación de hechos y participación de imputado(s), descripción típica y petitorio:
Hechos, fundamentos, prueba y petitorio
2 152de
Sr/a Juez Letrado de Primera Instancia Penal de Turno
El Fiscal Letrado Nacional especializado en crímenes de Lesa Humanidad
se presenta en el NUNC 2020269246 a solicitar la formalización de la
investigación respecto de G.V.B., R.J.A.F., R.M.B., E.R.P. y J.S.Q. y en tal
sentido al Sr/a Juez DICE: I.- Con fecha 16 de Octubre de 2020 se presentó
por escrito ante la Fiscalía especializada la Sra. G.S.B. a denunciar la
privación de libertad de la que fue objeto ella y sus hermanos M.V. y M.F.
que al momento de los hechos contaban con 4 años, 18 meses y 3 meses
respectivamente. Dicha denuncia originó el NUNC 2020269246.
Concomitantemente a ello, también requirió que se investigara quienes fueron
los responsables materiales de la muerte de su madre R.B. y de su padrastro
W.W.
II.- El día 4 de Noviembre de 2020 se presentó el Sr. B.L.N. y puso en
conocimiento verbal de la Fiscalía especializada, que la desaparición forzada de
su padre el Dr. M.L.P. nunca fue investigada por la Justicia, por lo que era
su voluntad que se proceda a su investigación. (NUNC 2020287120)
III.- En el marco de tales denuncias, la Fiscalía tomó conocimiento de la
Resolución de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de fecha 19 de
Noviembre de 2020, de Supervisión de cumplimiento de la sentencia G. Vs.
Uruguay.
En ella se observó nuevamente a Uruguay por haber incumplido con los
términos de la sentencia G. Vs. Uruguay por la que obligaba a Uruguay a
investigar la situación de M.M.G.G. En tal sentido en su considerando 5
resaltó “(…) El Estado debe investigar (…) la desaparición forzada de
M.C.G., (y) la de M.M.G., esta última como consecuencia de la sustracción,
supresión y sustitución de identidad, así como de los hechos conexos”. En
razón de ello se formalizó de oficio la investigación identificada con el
NUNC 2021065896 la que a la postre se incluyó en la presente.
IV.- Por último, el día 18 de Mayo de 2021 se presentaron por escrito ante la
Fiscalía especializada M., R., E. y C.M.D.P. (hijos de Z.M.G.) y F., M., M. y
J.P.G.R. (hijos de H.G.R.) a solicitar que se investigara quienes fueron
los autores materiales de las muertes de sus padres los legisladores antes
referenciados. (NUNC 2021126689).
V.- Si bien se trata de denuncias que se presentaron por separado, la Fiscalía
3 152de
especializada entendió que los hechos puestos en su conocimiento se encuentran
intrínsecamente imbricados y por tanto deben ser objeto de una investigación
conjunta. Y asimismo, que a ellas se debe anejar la situación de M.M.G.G., por
cuanto forma parte del mismo contexto represivo. En buen romance, nos
encontramos ante una evidente conexión objetiva y subjetiva de pretensiones.
(arts. 32 y 33 del CPP) y por ello su investigación conjunta. Y no solo ello, a
poco que se analicen los hechos que se pasarán a relatar infra, se puede inferir
sin hesitación que nos encontramos frente al mayor magnicidio de la historia de
nuestro país.
VI. Para comprender la dimensión de lo ocurrido, necesariamente nos vimos
obligados a investigar todos aquellos hechos previos, y posteriores inmediatos
que permitieron establecer un patrón de conducta, un modus operandi que en
definitiva nos permitió concluir en las imputaciones que a la sazón efectuamos.
Habida cuenta que, sin esa base mínima, difícilmente se puedan aquilatar en
debida forma, los lamentables hechos motivo de investigación.
VII.- Somos conscientes que han pasado 45 años de los hechos que hoy nos
convocan, no obstante, el Estado uruguayo debe dar una respuesta a tan
aberrantes actos. Ello, por el derecho a la verdad que le asiste a las víctimas en
particular y a la Sociedad en general, pero fundamentalmente, como garantía de
no repetición.
Pues, hechos de ésta naturaleza NUNCA MÁS se deben dar en nuestro país.
CRÍMENES DE LESA HUMANIDAD E IMPRESCRIPTIBILIDAD
Resulta un hecho inconcuso por la doctrina y jurisprudencia internacional que
los crímenes de Lesa Humanidad surgen con el Estatuto del Tribunal Militar de
Nuremberg de 1945 que en su art. 6 C establece “…Los actos siguientes, o
cualquiera de entre ellos son crímenes sometidos a la jurisdicción del Tribunal e
implican una responsabilidad individual: …. C) CRÍMENES CONTRA LA
HUMANIDAD: A saber, el asesinato, la exterminación, esclavización,
deportación y otros actos inhumanos cometidos contra población civil antes de la
guerra o durante la misma; la persecución por motivos políticos, raciales o
religiosos en ejecución de aquellos crímenes que sean competencia del Tribunal
o en relación con los mismos, constituyan o no una vulneración de la legislación
interna del país donde se perpetraron…”.
De tal definición y del avance posterior de la normativa internacional protectiva
de los derechos humanos, se desprenden sus características básicas que refieren
a:
a.- La GRAVEDAD de las conductas al no comprender cualquier delito sino
aquellos únicamente previstos en el Estatuto u otros acuerdos internacionales de
similar naturaleza (a guisa de ej. la desaparición Forzada de personas, los
4 152de
asesinatos, las torturas, los abusos sexuales, las privaciones ilegítimas de la
libertad etc.)
b.- La GENERALIDAD de las acciones, en tanto no se consideran tales las
violaciones a los derechos humanos de forma aislada.
c.- El carácter SISTEMÁTICO de las operaciones, que respondan a un plan
ordenado tendiente a atentar contra los derechos humanos.
d.- Que se encuentren dirigidos contra la población civil por razones raciales,
sociales, ideológicas, políticas, culturales, religiosas etc.
e.- Que no ofendan solo a la víctima sino a la comunidad como un todo.
f.- Que las conductas sean desplegadas por agentes del Estado o bajo la
aquiescencia, la omisión o la complicidad de los mismos (a guisa de ejemplo en
caso de la actuación de los denominados “escuadrones de la muerte”).
Luego, si nos atenemos a la definición dada por el Estatuto y las
generalizaciones desarrolladas por la normativa posterior, no cabe lugar a dudas
que lo denunciado en autos reviste la calidad de crimen de Lesa Humanidad. Al
respecto se debe tener presente que Uruguay fue uno de los 19 países que
ratificó el Estatuto de Nüremberg, habida cuenta que por decreto del día 12 de
Noviembre del año 1945 el gobierno uruguayo adhirió a la creación del
“Tribunal Militar Internacional destinado al enjuiciamiento y castigo de los
principales criminales de guerra del Eje europeo”.
No obstante, Uruguay no solo ratificó dicho Estatuto, sino que dio un paso más,
puesto que también en forma inmediata adhirió a la creación de las Naciones
Unidas.
En tanto, esta nueva clasificación o si se quiere nueva categoría estatuida por el
Estatuto del Tribunal Militar de Nuremberg, fue aceptada por la propia
organización de Naciones Unidas, desde que por Resolución 95 (I) de fecha 11
de diciembre de 1946 se reconocieron los principios dimanados del Estatuto de
Nuremberg, así como los dispuesto en sus sentencias.
En tal sentido establece dicha Resolución “La Asamblea General” … “confirma
los principios de Derecho Internacional reconocidos en el Estatuto del Tribunal
de Nuremberg y sus sentencias”.
Ergo, Uruguay como integrante pleno de Naciones Unidas, reconoció la vigencia
y el alcance de dicho Estatuto y con ello entre otros los crímenes de Lesa
Humanidad.
Por su parte, esa definición realizada por el Estatuto es la que se ha mantenido a
lo largo de los años, puesto que luego de ella los acuerdos internacionales y/o las
resoluciones de la Asamblea General de Naciones Unidas remiten a tal
definición.
Tal es el caso de la Convención contra la imprescriptibilidad de los crímenes de
5 152de
guerra y de lesa humanidad que en su art. I.b reenvía a la definición realizada en
el Estatuto.
En línea con lo que viene de verse, por Ley 10.683 del 15 de Diciembre de 1945,
Uruguay aprobó la Carta de Naciones Unidas, que en su preámbulo, puntualiza
como leit motiv “…reafirmar la fe en los derechos fundamentales del hombre en
la dignidad y el valor de la persona humana…”.
Por su parte, en su art. 1.3 se establece entre los propósitos de la Carta, el respeto
por los derechos humanos y por ende el primer atisbo de obligación en tal
sentido para los Estados.
En tanto, conforme al art. 2.2 se establece que los Estados cumplirán de buena fe
las obligaciones contraídas. “Los Miembros de la Organización, a fin de
asegurarse los derechos y beneficios inherentes a su condición de tales,
cumplirán de buena fe las obligaciones contraídas por ellos de conformidad con
esta Carta”.
Entre tales obligaciones refulgen las dimanadas de las Recomendaciones y/o
Resoluciones dictadas por la Asamblea General al amparo de su art. 13.1. b
sobre derechos humanos.
El propósito de respeto para con los derechos humanos, se reafirma en su art. 55
y mediante el art. 56 se consolida la idea, pues establece que «Todos los
Miembros se comprometen a tomar medidas conjunta o separadamente, en
cooperación con la Organización, para la realización de los propósitos
consignados en el Artículo 55»
Corolario de ese propósito de respeto a los derechos humanos, se dictaron
innumerables Resoluciones por parte de la Asamblea General en procura de la
protección de los derechos humanos en general. Empero, también otras que
imponen la obligación de perseguir, juzgar y condenar los crímenes de guerra y
de Lesa Humanidad como forma de prevenir y proteger los derechos humanos.
Resoluciones todas que de una forma u otra refieren a crímenes de tal naturaleza.
Entre ellas, la Resolución 3 (I) por la que se establece la persecución y
extradición de los criminales de guerra, la 95 (1) por la que se confirman los
principios reconocidos por el Estatuto del Tribunal de Nûremberg, la 96 (1) que
reconoce el crimen de Genocidio, así como la 170 (II) del año 1947, por la que
se reitera la necesidad de la persecución de los criminales de guerra y la
necesidad de su extradición.
No obstante, con posterioridad a ello, ya en los años 60 y 70 se acentúa dicha
tendencia, desde que se hace de la persecución de los criminales de guerra y de
Lesa Humanidad una cuestión elemental de protección de los DDHH o si se
quiere un principio general de derecho internacional.
En tal sentido, existen sendas resoluciones de la Asamblea General sobre
6 152de
“Cuestiones del castigo de los criminales de guerra y de las personas que hayan
cometido crímenes de lesa humanidad”. A saber:
La Resolución Nº 2338 (XXII) del 18 de Diciembre de 1967 entre otras
consideraciones destacaba “Convencida de que la represión efectiva de los
crímenes de guerra y de los crímenes de lesa humanidad es un elemento
importante para prevenir esos crímenes y proteger los derechos humanos y las
libertades fundamentales…” Y tras ello “Recomienda que no se adopten
medidas legislativas o de otra índole que puedan menoscabar los objetivos y
propósitos de una convención sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de
guerra y de los crímenes de lesa humanidad hasta su aprobación por la Asamblea
General”.
La Resolución Nº 2391 (XXIII) del 26 de Noviembre de 1968 por la cual se
“Aprueba y declara abierta a la firma, ratificación y adhesión la Convención
sobre la imprescriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa
humanidad”.
Por su parte, la Resolución Nº 2583 (XXIV) del 15 de Diciembre de 1969 tras
reiterar la frase mencionada en la resolución 2338 transcripta supra, en primer
lugar, “Insta a todos los Estados a que adopten medidas necesarias para la
investigación rigurosa de los crímenes de guerra y de los crímenes de lesa
humanidad … así como para la identificación, detención extradición y castigo de
todos los criminales de guerra y de las personas que hayan cometido crímenes de
lesa humanidad y que no hayan sido enjuiciados y castigados.”Asimismo
“Subraya la necesidad especial de medidas internacionales con el fin de asegurar
el enjuiciamiento y el castigo de las personas culpables de crímenes de guerra y
de crímenes de lesa humanidad”.
En tanto, la Resolución Nº 2712 (XXV) del 9 de Diciembre de 1970 nuevamente
tras realizar la cita de la Resolución 2338 “Encarece a todos los Estados que
adopten medidas, de conformidad con principios reconocidos por el derecho
internacional para la detención de aquellas personas y su extradición a los países
que hayan cometido crímenes de guerra o crímenes de lesa humanidad, para
entregarlos a la justicia e imponerles un castigo de acuerdo con las leyes de esos
países” De igual forma “Encarece también a todos los Estados a los cuales les
incumba que intensifiquen su cooperación en la reunión e intercambio de
información que pueda contribuir a la identificación de las personas culpables de
crímenes de guerra o de crímenes de lesa humanidad y a su detención,
extradición, enjuiciamiento y castigo” Y finalmente “Pide de nuevo a todos los
Estados a los cuales les incumba, que adopten, si aún no lo han hecho, las
medidas necesarias para la investigación rigurosa de los crímenes de guerra y de
los crímenes de lesa humanidad, según se definen en el artículo I de la
7 152de
Convención sobre imprecriptibilidad de los crímenes de guerra y de los crímenes
de lesa humanidad, así como para la identificación, la detención, la extradición y
el castigo de todos los criminales de guerra y de las personas que hayan
cometidos crímenes de lesa humanidad y que no hayan sido aún enjuiciados ni
castigados”.
Asimismo, la Resolución Nº 2840 (XXVI) del 18 de Diciembre de 1971, tras
mencionar alguna de las citas ya transcriptas en anteriores resoluciones, “Urge a
todos los Estados a cumplir las resoluciones pertinentes de la Asamblea General
y a adoptar medidas conformes con el derecho internacional para combatir y
prevenir los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad, así como
también para asegurar el castigo de todos los culpables de tales crímenes,
incluida la extradición a los países en que los cometieron” De igual modo
también “Urge a todos los Estados a cooperar entre sí, especialmente en la
reunión y trasmisión de información que pueda contribuir a la identificación de
las personas culpables de crímenes de guerra o de crímenes de lesa humanidad y
a su detención, extradición, enjuiciamiento y castigo”.
En línea con lo que viene de verse, la Resolución Nº 3020 (XXVII) del 18 de
Diciembre de 1972 bajo el Nomen Iuris de “Principios de cooperación
internacional en la identificación, detención, extradición y castigo de los
culpables de crímenes de guerra o de crímenes de la lesa humanidad” reitera
“Convencida de que el castigo efectivo de los crímenes de guerra y de los
crímenes de lesa humanidad constituye un elemento importante para impedir que
se cometan tales crímenes y poner fin a los mismos, así como para la mejor
protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales y el
desarrollo de la cooperación entre los pueblos, de la paz y de la seguridad
internacionales”.
Finalmente la Resolución Nº 3074 (XXVIII) del 30 de Noviembre de 1973 bajo
igual nomen uiris que la Resolución 3020 fija los Principios básicos en materia
de persecución de los crímenes de guerra y de lesa humanidad. Pues en tal
sentido establece:
1.- “Los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad, dondequiera y
cualquiera que sea la fecha en que se hayan cometido serán objeto de una
investigación y las personas contra las que existen pruebas de culpabilidad en la
comisión de tales crímenes, serán buscadas, detenidas enjuiciadas y, en caso de
ser declaradas culpables, castigadas”.
2.- “Todo Estado tiene el derecho de juzgar a sus propios nacionales por
crímenes de guerra o crímenes de lesa humanidad”.
3.- “Los Estados cooperaran bilateral y multilateralmente para reprimir y
prevenir los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad y tomarán
8 152de
todas las medidas internas e internacionales necesarias a ese fin”.
4.- Los Estados se prestarán mutua ayuda a los efectos de la identificación,
detención y enjuiciamiento de los presuntos autores de tales crímenes y, en caso
de ser éstos culpables, de su castigo.
5.- Las personas contra las que existan pruebas de culpabilidad en la comisión de
crímenes de guerra y de crímenes de lesa humanidad serán enjuiciadas y, en caso
de ser declaradas culpables, castigadas, por lo general en los países donde se
hayan cometido esos crímenes. A este respecto los Estados cooperaran entre sí
en todo lo relativo a la extradición de esas personas”.
6.- Los Estados cooperaran mutuamente en la compilación de informaciones y
documentos relativos a la investigación a fin de facilitar el enjuiciamiento de las
personas a que se refiere el párrafo 5 supra e intercambiaran tales
informaciones”.
7.- De conformidad con el artículo 1 de la Declaración sobre el Asilo Territorial,
de 14 de Diciembre de 1967, los Estados no concederán a ninguna persona
respecto de la cual existan motivos fundados para considerar que ha cometido un
crimen contra la paz, un crimen de guerra o un crimen de lesa humanidad”.
8.- Los Estados no adoptarán disposiciones legislativas ni tomarán medidas de
otra índole que puedan menoscabar las obligaciones internacionales que hayan
contraído con respecto a la identificación, detención extradición y el castigo de
los culpables de crímenes de guerra y de crímenes de lesa humanidad”.
9.- Al cooperar para facilitar la identificación, la detención, la extradición y, en
caso de ser reconocidas culpables, el castigo de las personas contra las que
existan pruebas de culpabilidad en la ejecución de crímenes de guerra o de
crímenes de lesa humanidad, los Estados se ceñirán a las disposiciones de la
Carta de las Naciones Unidas y a la Declaración sobre los principios de derecho
internacional referente a las relaciones de amistad y a la cooperación entre los
Estados de conforidad con la Carta de las Naciones Unidas”.
Evidentemente, tales resoluciones pueden considerarse sin hesitación como
fuentes subsidiarias de las previstas en el art. 38 del Estatuto de la Corte
Internacional de Justicia también aprobado por la Ley 10.683.
Y ello por cuanto, la obligación de perseguir, investigar, juzgar y eventualmente
condenar a los responsables de cometer crímenes de Lesa Humanidad y de
guerra, constituía ya en 1974 a 1976 (cuando sucedieran los hechos que nos
convocan) una norma imperativa de derecho internacional de carácter ius
cogens, con todas las implicancias que ello conlleva.
Y en tal sentido, no se puede soslayar que en dicha fecha también se encontraba
vigente en nuestro país el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos
(aprobado por Ley 13.751 de fecha 11 de Julio de 1969) que en su art. 15 en lo
9 152de
atinente al Principio de Legalidad admitía la normativa de origen internacional.
Al respecto dicho Pacto establece en su numeral 1 “Nadie será condenado por
actos u omisiones que en el momento de cometerse no fueran delictivos según el
derecho nacional o internacional” en tanto que en su numeral 2 reafirma “Nada
de lo dispuesto en éste artículo se opondrá al juicio ni a la condena de una
persona por actos u omisiones que, en el momento de cometerse, fueran
delictivos según los principios generales del derecho reconocidos por la
comunidad internacional”.
Y como viéramos supra, en los años 1974 a 1976 ya constituían “principios
generales del derecho reconocidos por la comunidad internacional” entre otros:
a.- el carácter de Lesa Humanidad de las graves violaciones a los derechos
humanos, pues ello surgía del Estatuto de Nüremberg y sendas resoluciones
posteriores de la Asamblea General de Naciones Unidas.
b.- la condición de imprescriptibles de los crímenes de Lesa Humanidad, desde
que la Convención de Naciones Unidas contra la imprescriptibilidad de los
crímenes de tal índole fue aprobada por la Asamblea General el día 26 de
noviembre de 1968 por Resolución Nº 2391 (XXIII) y entró en vigencia el 11 de
Noviembre de 1970.
c.- Asimismo, que conforme a las distintas resoluciones de Naciones Unidas
citadas supra, existía una obligación para todos los Estados Parte de perseguir,
juzgar y castigar a todos los responsables de crímenes de Lesa Humanidad,
cualquiera sea el lugar y la fecha de su comisión.
d.- Por último, también a partir de tales resoluciones, se instauró en la
comunidad internacional el principio general de derecho que la persecución, el
juzgamiento y la condena de los crímenes de Lesa Humanidad es una forma de
prevenir los mismos y concomitantemente de proteger los derechos humanos.
Al respecto, Gros Espiell consciente de dicho marco normativo y en especial de
la Resolución 3074, expresó que “La impunidad penal internacional de los
criminales que han atentado contra los Derechos Humanos, como ejecutores
materiales de las violaciones, no debe ni puede ser nunca un criterio y menos aún
un principio internacional. Estos criminales, que naturalmente deberían, en
principio, ser siempre castigados por el Derecho interno, no deben poder
regocijarse si este castigo no se produce, si el Estado es omiso o reticente en
cumplir su deber penal o si la autoridad estatal no existe, es inoperante o
ineficaz. No deben esos criminales impunes, contemplar como la cuestión se
reduce al pago de la indemnización a las víctimas por parte del Estado, cuando el
asunto llegue a ser objeto de una decisión internacional” (Hector Gros Espiell
Responsabilidad internacional del Estado y responsabilidad penal individual en
la protección internacional de los Derechos Humanos en Rev. Derecho de la
10 152de
Universidad de Montevideo Año 2004 Año 3 Nº 6 pág.).
Así, por Ley 13.482 del 7 de Julio de 1966 se aprobó la Convención de Naciones
Unidas para la prevención y sanción del delito de Genocidio por la que se
declara que se trata de un delito de derecho internacional por lo que los estados
partes se obligan a perseguir enjuiciar y sancionar a sus autores, sin importar el
lugar de comisión.
En tanto, la Ley 13.683 de fecha 17 de Septiembre de 1968 aprobó las
convenciones suscritas en la Conferencia de Ginebra del 12 de Agosto de 1949
sobre protección de las víctimas de la guerra. Y precisamente la III Convención
relativa a los prisioneros de guerra en su art. 3º establece que “En caso de
conflicto armado que no sea de índole internacional y que surja en el territorio de
una de las Altas Partes Contratantes, cada una de las Partes en conflicto tendrá la
obligación de aplicar, como mínimo, las siguientes disposiciones: 1) Las
personas que no participen directamente en las hostilidades, incluidos los
miembros de las fuerzas armadas que hayan depuesto las armas y las personas
puestas fuera de combate por enfermedad, herida, detención o por cualquier otra
causa, serán, en todas las circunstancias, tratadas con humanidad, sin distinción
alguna de índole desfavorable, basada en la raza, el color, la religión o la
creencia, el sexo, el nacimiento o la fortuna, o cualquier otro criterio análogo. A
este respecto, se prohíben, en cualquier tiempo y lugar, por lo que atañe a las
personas arriba mencionadas: a) los atentados contra la vida y la integridad
corporal, especialmente el homicidio en todas sus formas, las mutilaciones, los
tratos crueles, la tortura y los suplicios; b) la toma de rehenes; c) los atentados
contra la dignidad personal, especialmente los tratos humillantes y degradantes;
d) las condenas dictadas y las ejecuciones sin previo juicio ante un tribunal
legítimamente constituido, con garantías judiciales reconocidas como
indispensables por los pueblos civilizados.”
En tanto en su art. 129 se estatuye “Las Altas Partes Contratantes se
comprometen a tomar todas las oportunas medidas legislativas para determinar
las adecuadas sanciones penales que se han de aplicar a las personas que hayan
cometido, o dado orden de cometer, una cualquiera de las infracciones graves
contra el presente Convenio definidas en el artículo siguiente.
Cada una de las Partes Contratantes tendrá la obligación de buscar a las personas
acusadas de haber cometido, u ordenado cometer, una cualquiera de las
infracciones graves y deberá hacerlas comparecer ante los propios tribunales, sea
cual fuere su nacionalidad. Podrá también, si lo prefiere, y según las condiciones
previstas en la propia legislación, entregarlas para que sean juzgadas por otra
Parte Contratante interesada, si ésta ha formulado contra ellas cargos suficientes.
11 152de
De éste conjunto de normas internacionales aprobadas por nuestro país, así como
del cúmulo de resoluciones y declaraciones de Naciones Unidas referenciadas, se
puede inferir sin hesitación, que la caracterización de crímenes de Lesa
Humanidad ya se encontraba vigente al momento en que acaecieron los hechos
que nos convocan.
Luego, y probablemente a partir de éste conjunto de normas de raigambre
internacional el Profesor de Derecho Internacional Público y Privado Manuel A
Vieira, en la década del 60 ya reconocía la existencia de crímenes contra la
humanidad que los conceptualizaba como “crímenes contra la persona humana
no en su individualidad, sino como integrante de la humanidad envilecida por los
atentados incalificables, cometidos contra alguno o algunos de sus
integrantes” (Manuel A. Vieira Derecho Penal Internacional y Derecho
Internacional Penal ed. F.C.U. Año 1969 pág. 299) y asimismo los caracterizaba
como a) “delitos de Derecho Común, superando la barbarie de su comisión,
los presuntos móviles políticos y corresponde su extradición. B) lesionan
intereses no solamente nacionales, sino internacionales, pertenecientes a la
humanidad” (Manuel A. Vieira Derecho penal internacional ob. cit. Pág.
300).
En tanto, que ya en dicha época ponía en consideración su imprescriptibilidad al
sostener, “La proximidad de la prescripción de estos delitos y la impunidad de
algunos ex nazis, acusados de crímenes de ésta naturaleza llevaron a países como
Alemania y Francia, entre otros a declarar legislativamente la imprescriptibilidad
de los delitos contra la humanidad” (Manuel A. Vieira Derecho Penal
Internacional ob. cit. Pág. 301).
En línea con lo que viene de verse, también en la década del 60 Arendt en
ocasión del juicio de Adolf Eichmann en Israel sostenía “…del mismo modo que
el asesinato es objeto de persecución debido a que conculca la ley de la
comunidad, y no porque haya privado a tal o cual familia de aquel miembro que
con su trabajo ganaba el pan de todos, del esposo y padre, igualmente podemos
decir que los modernos asesinos masivos, funcionarios del Estado, deben ser
perseguidos debido a que han transgredido el orden imperante en el género
humano…” (Hannah Arendt Eichmann en Jerusalén ed. De Bolsillo Barcelona
año 2005 pág. 396).
HECHOS
CONTEXTO HISTÓRICO
Resulta imposible comprender los hechos que a la sazón se procederá a imputar,
si no se tiene una somera idea del contexto histórico en que se sucedieron. Y
fundamentalmente lo que aconteció en el país, a partir del quiebre institucional
provocado por el Presidente de la República J.M.B. y las
12 152de
Fuerzas Armadas.
En razón de ello, pasará a desarrollar sucintamente los hechos previos que
necesariamente contextualizan y enmarcan los eventos motivo de la
investigación.
1.- Golpe de estado y primeras medidas de persecución a los opositores.
El 27 de Junio de 1973 se consolidó en el país el golpe de estado de carácter
cívico-militar, que había tenido su ensayo el 9 de Febrero de ese año.
De esa forma se ratificó un camino inexorable de las fuerzas armadas en la vida
política del país, que había comenzado con el decreto 566 /971 de fecha 9 de
Septiembre de 1971 por el que se le otorgó la conducción de la lucha contra la
guerrilla imperante en el país. Al respecto, dicha norma disponía “Disponese que
los Mandos Militares de Defensa Nacional, asuman la conducción de la lucha
antisubversiva”.
Como consecuencia del golpe de estado, se instauró un régimen autoritario que
suprimió todos los derechos, garantías y libertades reconocidas en la
Constitución.
Sus primeras medidas marcaron de forma indeleble lo que se vendría.
El día del quiebre institucional, se establecieron distintos decretos que dieron la
pauta del derrotero posterior. Así, mediante el decreto 464/973 se procedió a la
clausura del Parlamento, con el 465/973 se hizo lo propio con las Juntas
Departamentales. En tanto que, por el decreto 466/973 se limitó el derecho de
reunión.
Por su parte, en el marco de la huelga general resuelta por la Convención
Nacional de Trabajadores (en adelante CNT) – como respuesta al golpe de estado

  • el Presidente de facto J.M.B., el día 30 de Junio de 1973, por Resolución N°
    1103 dispuso la clausura de la central sindical y la persecución de sus dirigentes
    e integrantes más notorios. En efecto, dicha resolución estableció “El Presidente
    de la República resuelve: 1) Declarar ilícita la asociación denominada
    Convención Nacional de Trabajadores (CNT) disponiendo su disolución. 2)
    Prohibir todos sus actos, reuniones y manifestaciones de cualquier naturaleza. 3)
    Clausurar sus locales… 4) Ordenar el arresto de los dirigentes responsables, así
    como de cualquier otro integrante que hubiera incurrido en ilícitos penales
    sometiéndolo a juez competente. 5) Cométese a los Mandos Militares y Policiales
    dependientes de los ministerios de Defensa Nacional e Interior el cumplimiento
    de las medidas dispuestas”.
    Lo ordenado se llevó en forma inmediata a la práctica, por cuanto los primeros
    días del mes de Julio de 1973 se requirió la captura de 61 sindicalistas integrantes
    de la CNT.
    En éste contexto, en Octubre de 1973 mediante el Parte Especial de Información
    13 152de
    N.º 326/973 del Departamento II del Ejército Nacional fue requerido H.G.R.
    En línea con el camino ensayado previamente, por decreto 1026/1973 de fecha
    18 de Noviembre de 1973 se ilegalizaron distintos partidos y/o movimientos
    políticos de izquierda, que hasta la fecha eran legales, y como tales, habían
    participado en la elección nacional del año 1971. De igual forma también se
    ilegalizó la gremial de estudiantes universitarios.
    En tal sentido el decreto dispuso “Disuelvense las siguientes asociaciones:
    Partido Comunista, Partido Socialista, Unión Popular, Movimiento 26 de Marzo,
    Movimiento Revolucionario Oriental, Partido Comunista Revolucionario,
    Agrupaciones Rojas, Unión de Juventudes Comunistas, Partido Obrero
    Revolucionario, Federación de Estudiantes Revolucionario del Uruguay,
    Resistencia Obrero Estudiantil, Federación de Estudiantes Universitarios,
    Grupos de Acción Unificadora, Grupos de Autodefensa, clausúranse sus locales,
    procediéndose a la incautación y depósito de todos sus bienes. Dispónese
    asimismo la clausura de los diarios “El Popular” y Crónica”.
    Con este marco normativo, comenzó la persecución a todos los ciudadanos que
    intentaron resistir a la dictadura mediante la estructura que desde la
    clandestinidad dichas organizaciones se dieron.
    2.- Operativos realizados.
    Con el advenimiento del quiebre institucional, la represión se mantuvo respecto
    a lo que quedaba de la estructura del MLN T y de aquellas organizaciones que
    habían tomado el camino de la lucha armada.
    En el contexto de su persecución, murieron como consecuencia de las torturas
    y/o en el marco de su detención, W.A.E. y G.M.A. el día 19 de Agosto de
    1973, H.D.L.S.M. el día 1° de Septiembre de 1973, G.A.C. el 12 de
    Diciembre de 1973 e I.M.G- el día 21 de Noviembre de 1974. De igual
    modo se produjo la desaparición forzada de R.G.J. el día 12 de Marzo de
    1973 y de E.P.S. el 5 de Mayo de 1974. Anejo a ello, el 21 de Abril de 1974
    las fuerzas represivas ejecutaron a las jóvenes S.R.S., D.M.P. y L.R.O. Por su
    parte P.R.L.M. murió como consecuencia de las torturas el 25 de Septiembre
    de 1975. Por último, E.M.T. que se lo vinculaba al MLN-T falleció a
    consecuencia de las torturas el día 6 de Marzo de 1976.
    No obstante, a partir de octubre de 1973, la persecución se focalizó en quienes
    integraban las organizaciones políticas, sindicales y gremiales que fueron
    ilegalizadas.
    14 152de
    Así, se realizaron innumerables procedimientos para la aprehensión de los
    ciudadanos opositores al régimen en general y a los integrantes de dichas
    organizaciones en particular.
    De ésta forma, entre Octubre y noviembre de 1973, fueron detenidos un conjunto
    importante de integrantes de los Grupos de Acción Unificadora (en adelante
    GAU) entre ellos el destacado dirigente sindical y ex legislador H.R.
    Entre abril y Mayo de 1974, se produjo la detención de decenas de integrantes
    del Movimiento de Independientes 26 de Marzo.
    Entre Mayo y Diciembre de 1974 alcanzó al Partido Comunista Revolucionario
    (en adelante PCR) donde son detenidos un cúmulo importante de militantes de
    dicha organización. Entre ellos, L.E.G.G. detenido el 13 de Diciembre de 1974
    en dependencias de Caballería 6° (hasta el presente aún desaparecido).
    Esta organización ya había sufrido una importante persecución previa a su
    ilegalización y en el marco de la misma el día 24 de Mayo de 1973 murió a
    consecuencia de las torturas recibidas O.F.F.M.
    Si bien en los años previos se efectuaron detenciones de militantes de la Unión
    de Juventudes Comunistas (en adelante UJC) y aún del Partido Comunista del
    Uruguay (en adelante PCU) en Octubre de 1975 se lanzó el “Plan Morgan”
    contra éste último. Ello trajo aparejado la detención de centenares de detenidos,
    la inauguración de los primeros centros clandestinos de detención y las
    desapariciones forzadas de E.B.H., el Esc. F.M.P., J.C.R., J.M.B., P.C.A.A.,
    O.M.D.O.D. y J.E.M. Así como las muertes por torturas de I.F.N. el 21 de
    Enero de 1976 y J.B.L. el día 5 de Enero de 1976. Y también la muerte en
    el contexto de la detención de B.O.R. el día 27 de Febrero de 1976.
    No obstante, antes ya se habían dado otras muertes a consecuencias de la tortura.
    Así, el 29 de Junio de 1974 murió bajo tormentos N.G.S.C- y el día 29 de
    Julio de 1975 A.B.S.
    Por su parte, el día 3 de Marzo de 1974 fue asesinado mediante igual método
    A.F.P.G. simpatizante del Frente Izquierda de Liberación (FIDEL).
    En tanto, el día 2 de Enero de 1976 se produjo la desaparición forzada de
    H.G.B. Edil de la lista 1001 (FIDEL) en Maldonado.
    En este período, también se mantuvo la persecución de la Resistencia Obrera
    Estudiantil (en adelante ROE) de la Organización Revolucionaria del Pueblo 33
    15 152de
    (en adelante OPR 33) y cuando se tomó conocimiento de su existencia también
    del Partido por la Victoria del Pueblo (en adelante PVP).
    Como saldo de tales operativos se produjo la detención de miles de personas
    relacionadas a dichas organizaciones y como desarrolláramos la muerte por
    torturas y aún la desaparición forzada de un grupo importante de éstas.
    Todo ello, bajo el estricto cumplimiento de la Doctrina de la Seguridad Nacional
    que quedó consolidada en el Decreto Ley 14.157 (Ley Orgánica Militar) de
    fecha 21 de Febrero de 1974. Al respecto su Art. 5 disponía “La Defensa
    Nacional es uno de los medios para lograr la Seguridad Nacional y consiste en el
    conjunto de órganos, leyes y reglamentaciones que con ese fin el Poder
    Ejecutivo acciona a través de los Mandos Militares, para anular, neutralizar o
    rechazar a los agentes capaces de vulnerar dicha seguridad.”
    3.- Organismos estatales comprometidos con la bisoña tarea a cumplir.
    En la persecución de las organizaciones ilegalizadas y de las personas que
    intentaron resistir a la dictadura, estuvieron involucrados gran parte de los
    organismos del Estado, empero, en especial todas las dependencias policiales y
    unidades militares del país.
    No obstante, para la persecución específica a los opositores al régimen de facto,
    se crearon o fortalecieron distintos organismos represivos como el Órgano
    Coordinador de Operaciones Antisubversivas ( en adelante OCOA) el Servicio
    de Información de Defensa (en adelante SID) la Dirección Nacional de
    Información e Inteligencia (en adelante DNII) la Compañía de Contra
    información, el cuerpo de Fusileros Navales (FUSNA), etc, con un relevante
    trabajo de inteligencia y acumulación de datos sobre grupos y personas
    opositoras al régimen. Agencias que, además de compartir la información
    obtenida, en ocasiones participaban en forma conjunta de los operativos y
    confluían en los centros de detención.
    De los anteriores se destacaron el SID que seguidamente se analizará en forma
    detenida y el OCOA quienes estrecharon fuertes vínculos y en un conjunto
    importante de operativos actuaron en forma mancomunada.
    El OCOA estaba dividido en cuatro reparticiones. OCOA I, II, III y IV que
    dependían de cada una de las Divisiones del Ejército.
    De ellos resaltó la actuación de OCOA I, que como señaláramos dependía
    jerárquicamente de la División de Ejército I (D.E.I) y actuaba territorialmente en
    Montevideo y Canelones.
    Era el organismo operativo por excelencia, y quien realizó el mayor número de
    operativos en Uruguay y por ende responsable del mayor número de víctimas. Si
    bien su actuación se limitó a Montevideo y Canelones, en ocasiones sus
    operativos tuvieron conexión con los realizados en el exterior, y en base a ello
    16 152de
    coordinaron acciones específicas con el SID.
    En especial, junto al Depto. III del SID, el OCOA I tuvo una particular
    relevancia en lo que fue el descubrimiento de la existencia del Partido por la
    Victoria del Pueblo (PVP) así como de la confección del organigrama de dicha
    organización en Uruguay y fundamentalmente en Argentina. De esa forma,
    mediante un procedimiento que se inició en Uruguay se pudo efectivizar la
    detención en Argentina, de un conjunto importante de dirigentes y militantes de
    dicha organización. Algunos de ellos fueron asesinados en Argentina, el resto
    trasladado en forma clandestina a Uruguay. Muchos de ellos aún se mantienen
    desaparecidos, en tanto los que sobrevivieron estuvieron detenidos en centros
    clandestinos de detención (regenteados por el SID y/o el OCOA I) y
    posteriormente sometidos a la justicia militar. Circunstancias que se describirán
    infra.
    Por la magnitud y especificidad de su actuación tuvo sus centros clandestinos de
    detención (en adelante CCD) propios los que se detallaran en el capítulo 5.
    Si bien la competencia de OCOA I estaba delimitada a Montevideo y Canelones,
    lo cierto es que un conjunto de víctimas sindican a alguno de sus agentes en
    Argentina. Por su parte, E.R. admitió haber ido en una oportunidad a interrogar
    a un detenido a ese país, y obra un documento de las autoridades argentinas
    que dan cuenta de la entrega de dos detenidos uruguayos (a la sazón
    desaparecidos) a O.C.O.A.S.
    4.- El Servicio de Información de Defensa. (SID)
    Como señaláramos supra, distintos organismos del Estado se dedicaron durante
    toda la dictadura a recolectar información y aún a la detención de personas y a su
    interrogatorio (por regla intercalado con diversos apremios físicos y
    psicológicos) para luego en caso de sobrevivir ser puestas a disposición de la
    justicia militar.
    No obstante, entre éstos sobresalió el SID que tenía una jerarquía superior a los
    restantes. Correlato de ello, las otras agencias de inteligencia debían remitir
    información a ésta que fungía como el verdadero gozne de la represión de los
    opositores al régimen.
    En razón de ello, el SID tenía competencia nacional, por ende, sus integrantes
    actuaban en las distintas unidades militares de todo el territorio nacional, y
    asimismo su competencia alcanzaba al exterior, por lo que sus agentes operaron
    en otros países y en especial en Buenos Aires (Argentina) donde tuvieron bases
    operativas en conjunto con las fuerzas represivas de ese país.
    La Ley Orgánica Militar, Dec. Ley 14.157 de fecha 21 de Febrero de 1974, fue
    quien en definitiva le dio esa jerarquía, desde que en su Art. 18 estatuyó “El
    Servicio de Información de Defensa depende de la Junta de Comandantes en
    17 152de
    Jefe, constituyendo el órgano de asesoramiento específico con que ésta cuenta,
    para satisfacer los requerimientos de información y contra-información
    impuestos por las necesidades de la Seguridad y Defensa Nacional,
    proporcionando el apoyo de su especialidad al Estado Mayor Conjunto.
    Tendrá por misión esencial elaborar la inteligencia al más alto nivel nacional,
    mediante la coordinación y planificación de todas las actividades de información
    y contra-información que desarrollen los diversos organismos especializados
    existentes en el país, procurando particularmente establecer un único e integrado
    sistema con la participación de todos los elementos asignados a estas tareas
    dentro de cada una de las Fuerzas.”
    Una parte importante del trabajo burocrático consistió en la creación de fichas
    patronímicas de todas aquellas personas sospechosas de atentar contra la
    seguridad nacional.
    A partir de ello, se crearon miles de fichas sobre personas que posteriormente
    fueron detenidas y/o requeridas y aún miles sobre quienes no fueron objetivo
    directo del Servicio.
    Anejo a ello, se elaboraron innumerables memorandos atinentes a operativos, a
    grupos políticos, así como diversos organigramas de éstos y objetivos a
    perseguir.
    En el marco de la investigación y fruto del encuentro de distintos archivos
    (Archivo B., de la DNII, del FUSNA etc) se pudo acceder a algunos de tales
    memorandos, los que forman parte de la imputación que nos convoca.
    Conforme a lo estatuido en el decreto 380/971 el SID estaba conformado por seis
    departamentos: I Interior, II Exterior, III Planes Operaciones y Enlace, IV
    Apoyo, V Apoyo Técnico y VI Operaciones Psicológicas.
    No obstante, quien en los hechos fungía como el eje de la centralización de la
    información y aún de las “operaciones” era el Departamento III. Por tanto, los
    agentes que integraban dicha repartición no solo actuaban en todo el territorio
    nacional, sino que también cumplían funciones en el exterior.
    Al respecto el destacado investigador estadounidense J.D. ha señalado que
    “En el lenguaje de la seguridad de mediados de los años setenta,
    “operaciones” era la palabra utilizada para secuestros, interrogaciones bajo
    torturas y asesinatos” (J.D. Operación Cóndor Una década de terrorismo
    internacional en el Cono Sur Ediciones B Chile S.A. Santiago de Chile 2004
    pág. 34).
    Para su tarea rutinaria, contó con un local físico donde se realizaba todo lo
    atinente a la parte burocrática. Ella inicialmente se llevó a cabo en el edificio de
    la calle XXXX, hasta mediados de 1976, y a partir de esa fecha, en XXXX.
    18 152de
    Ahora bien, el Departamento III para sus tareas propiamente delictivas
    (privaciones de libertad agresiones contra la integridad física de los detenidos y
    en ocasiones muertes de los mismos) contó en Uruguay como en el exterior, con
    bases operativas propias, que a la sazón fueron verdaderos centros clandestinos
    de detención (en adelante CCD).
    En Uruguay, utilizó la casona de Punta Gorda, la de XXXX y la de XXXX,
    así como la ex “Cárcel del Pueblo” y la Base XXXX.
    Por su parte, en Argentina su accionar se desplegó en el CCD XXXX y
    posteriormente en el CCD “Automotoras Orletti”. Centros que se describirán
    infra.
    No obstante, sus agentes no solo se desplazaron por todo el país para interrogar
    detenidos en distintas unidades militares del interior, sino que también, operaron
    en los restantes CCD dependientes de OCOA, el “300 Carlos” o “Infierno
    Grande” y “la Tablada” o “Base Roberto” así como en la DNII y en el
    FUSNA. 5.- Los centros clandestinos de detención (en adelante CCD)
    Inicialmente, y bajo el período democrático y comienzos de la dictadura, el
    centro de operaciones se desplegó en las distintas unidades militares y policiales
    de todo el país.
    Entre las militares se destacaron el Batallón de Infantería N°1 (Florida) el Grupo
    de Artillería I, el Regimiento de Caballería N.º 6 y el Batallón de Ingenieros N.º
    4 donde se produjeron la mayoría de las víctimas mortales.
    No obstante, a mediados del año 1974 y fundamentalmente a partir del año 1975,
    las fuerzas represivas comenzaron a actuar en centros clandestinos de detención
    que eran operados por dichas agencias, empero, en especial por el OCOA y el
    SID, pero a la que confluían las restantes fuerzas involucradas en la “lucha
    antisubversiva”.
    a.- La casa de Punta Gorda o “300 Carlos R” o “Infierno Chico”.
    La casa de Punta Gorda (que como señaláramos supra fue regenteada por el SID)
    se encontraba ubicada en XXXX y sus fondos daban a la calle XXXX. Esa
    casa pertenecía al MLNT y fue ocupada por SID en Mayo de 1974 cuando
    se produjo el allanamiento de la misma y la detención posterior de sus
    ocupantes.
    Ella fue confiscada y a la postre adjudicada al SID.
    Era una casa de dos plantas ubicada sobre XXXX, al lado del Hotel Oceanía.
    Terreno de 15 metros de frente por casi 40 metros de lado. Se ingresaba desde
    XXXX hacia el garaje de la casa. Por una corta escalera interna se ascendía
    directamente a la planta baja. Planta Baja: Allí se elaboraba la ficha del detenido.
    Había una cocina, un baño sin bañera, pero con ducha y tres ambientes. Planta
    Alta: Se sube por una escalera de dos tramos. Consta de cuatro habitaciones.
    19 152de
    Una al frente con balcón también al frente y separada por un corredor, otra pieza
    que hace esquina con una ventana en cada pared. Otra habitación sobre el
    costado y otra también sobre el lateral, con ventana. Cuarto de baño completo.
    En la primera habitación se hacían los interrogatorios. En la segunda dormía la
    guardia, en la tercera estaban los detenidos y en la cuarta se reunían los
    oficiales.”
    En ella, como se desarrollará infra, estuvieron detenidos y torturados un conjunto
    importante de personas trasladadas compulsiva y/o clandestinamente desde
    Argentina. También fue utilizada para el interrogatorio y tortura de detenidos
    aprehendidos en Uruguay, y aún de presos trasladados de los establecimientos
    militares de reclusión.
    b.- La Casona de XXXX.
    Como analizáramos supra, hasta mediados del año 1976. el SID tenía sus
    oficinas en XXXX. No obstante, en esa época se trasladó al local de XXXX.
    Al trasladar sus oficinas, la casona de XXXX quedó deshabitada y ésta fue
    utilizada como un centro clandestino de detención.
    En dicho local fueron alojados, entre otros, los detenidos en Buenos Aires y
    trasladados clandestinamente a Uruguay, en lo que se conoce en el argot
    periodístico como “primer vuelo”. Allí fueron objeto de interrogatorios y aún de
    torturas por agentes del SID y también de OCOA.
    De igual forma, en dicho centro estuvieron alojados los hermanitos
    J. / G. y aún M.C.G.G. de G. y su hija M.M. Hechos que se desarrollaran infra.
    Se trata de una casa estilo mansión, rodeada de jardines a la que se accedía por la
    puerta de atrás.
    Cuenta con tres niveles: Subsuelo: Una pieza grande con piso de madera donde
    se alojaba a los prisioneros. Planta baja: Reservada a los militares y a detenidos
    en condiciones especiales. Planta alta destinada a las tareas burocráticas
    En la actualidad es ocupada por la Institución Nacional de Derechos Humanos y
    forma parte de los sitios de Memoria instaurados por Ley 19.641.
    c.- “Base Valparaíso”
    El CCD Base Valparaiso funcionó desde el año 1976 hasta 1984.
    Por sus características era un lugar de “tránsito” y no de permanencia de
    detenidos.
    Se encontraba ubicada en XXXX, cerca del Zoológico de Villa Dolores.
    Descripción: El número de padrón xx.xxx incluye una casa de altos a la que
    se ingresa por la calle XXXX y un local comercial en el subsuelo con
    puerta independiente (Nro. xxxx), que incluye
    20 152de
    fosas para la reparación de coches. En la planta alta funcionaba como fachada la
    “Inmobiliaria Valparaíso”. A la entrada había una pieza que conectaba con la
    escalera que llevaba a la inmobiliaria. En la planta baja estaba el garaje con un
    sótano de cuatro metros por tres, donde funcionaba la flota de taxis, que eran
    utilizados para la obtención de datos sobre disidente políticos.
    Este CCD también fue regenteado por al SID y en él se cumplían funciones de
    vigilancia y control. En el año 1980 el inmueble figura como propiedad de
    J.N.N.C.
    En dicho lugar fue vista por última vez M.C.G.I.G. de G.
    d.- “300 Carlos” o “Infierno Grande” o “La Fabrica”
    Este centro clandestino perteneció a la División de Ejército I (DEI) y era
    regenteado por el Órgano Coordinador de Operaciones Antisubversivas I
    (OCOA I) pero en él operaban otros organismos represivos, entre ellos el SID, la
    Compañía de Contra Información etc.
    Se trató de un galpón de grandes dimensiones ubicado en el Servicio de Material
    y Armamento del Ejército Nacional, contiguo al Batallón de Infantería 13, sito
    en XXXX.
    Funcionó entre mediados de 1975 a mediados de 1977 y fue utilizado
    fundamentalmente para la detención y torturas de integrantes del Partido
    Comunista del Uruguay (PCU) y la Unión de Juventudes Comunistas (UJC) en
    lo que se conoció como “Plan Morgan”.
    No obstante, también fue utilizado para la persecución de los integrantes del
    PVP detenidos en Uruguay en el año 1976.
    En dicho CCD desaparecieron C.A., J.M.B., J.C., J.E., O.M.D.O., el Esc.
    F.M., E.B. y probablemente también la maestra E.Q. En el caso de M. y B.,
    sus cuerpos fueron encontrados enterrados en el predio contiguo del Batallón
    de Infantería 13 en los años 2005 y 2019 respectivamente. Existieron otros CCD
    como “La Tablada” (regenteado por OCOA) “La Casona de
    Millan” (regenteado por el SID) y aún otro que no se ha ubicado en la zona de
    Carrasco que fue utilizado por el SID en el operativo realizado contra un grupo
    de Montoneros de Argentina que vivían en Uruguay. No obstante, sobre ellos no
    se detendrá, por cuanto no son relevantes para la presente investigación.
    6.- Prácticas sistemáticas de tratos crueles, inhumanos, aberrantes y/o
    degradantes.
    Con los años y a través del testimonio de centenares de víctimas, se pudo
    establecer la existencia de un plan sistemático en la persecución de los
    opositores al régimen.
    21 152de
    En tal sentido la Comisión para la Paz conformada por el Sr Presidente de la
    República Dr. J.B. en su informe final destacó “La COMISIÓN no puede
    soslayar que, a pesar de las limitaciones que demarcan sus facultades y
    cometidos, ha formado convicción plena acerca de las graves violaciones a los
    derechos humanos perpetradas durante el régimen de facto. Desde la tortura, la
    detención ilegítima en centros clandestinos, hasta llegar a los casos más graves
    de desaparición forzada, se constata la actuación de agentes estatales que, en el
    ejercicio de su función pública, obraron al margen de la ley y empleando
    métodos represivos ilegales. La COMISIÓN se permite subrayar, por último, que
    nadie está habilitado o autorizado, en ninguna circunstancia, a violar o
    desconocer los derechos humanos fundados en la propia existencia y dignidad de
    la persona.” (Párrafo 44).
    El método operativo se encontraba absolutamente estandarizado.
    En efecto, se procedía a detener al objetivo (generalmente de noche y en sus
    domicilios) se lo maniataba, mediante esposas, cuerdas o aún alambres, se lo
    encapuchaba o tabicaba (por medio de capuchas o vendas que le impedían la
    visión) y se lo trasladaba a las unidades militares, policiales y/o a los CCD.
    En dichas unidades o centros, los detenidos eran sometidos a intensos
    interrogatorios a los efectos que admitieran su participación en la organización
    ilegal perseguida, para que denunciaran a otros integrantes, ubicaran locales y en
    ocasiones aportaran datos para establecer el organigrama de la organización. Los
    interrogatorios eran precedidos o acompañados de diversos tormentos como las
    golpizas, los plantones, los colgamientos, la picana eléctrica, el caballete, el
    teléfono, el submarino en agua con excrementos o seco mediante bolsas de
    nylon, así como, en ocasiones, de diversos abusos sexuales.
    Tales medidas eran acompañadas de falta de alimentación y escasa o mínima
    agua. De igual forma el detenido permanecía por días sin ningún tipo de higiene
    personal, y en ocasiones sin acceso al baño para realizar sus necesidades básicas.
    Todo ello, en la más absoluta incomunicación con sus pares, y por supuesto del
    mundo exterior, circunstancia que se prolongaba, en ocasiones por días, pero
    generalmente por meses.
    7.- Intervención de la “justicia militar”
    A partir de la Ley 14.068 de Seguridad del Estado y del Orden Interno de fecha
    10 de Julio de 1972, todos los detenidos que de una forma u otra “atentaran
    contra la seguridad del Estado” no fueron sometidos a los jueces civiles del
    Poder Judicial, sino que pasaron a depender de los jueces militares, ora
    sumariantes, ora de instrucción. En otras palabras, la que actuó en tales
    situaciones fue la justicia militar que a diferencia de la ordinaria no era
    independiente.
    22 152de
    Los jueces militares (que eran oficiales y no abogados) se encontraban sujetos a
    la jerarquía de sus mandos militares y a la sazón dependientes del Ministerio de
    Defensa Nacional. Ello surge en forma meridiana del art. 9 lit. D.1 de la Ley
    Orgánica Militar Decreto Ley 14.157.
    Una vez culminado el martirio de los detenidos en las unidades policiales,
    militares y/o en los CCD (que reiteramos se desarrollaba en forma absolutamente
    clandestina y podía durar días y aún meses) los prisioneros eran puestos a
    disposición de la justicia militar que por regla disponía su procesamiento y la
    remisión a los penales especiales creados para los presos políticos.
    Por regla, los procesados eran trasladados al Establecimiento Militar de
    Reclusión N° 1 (EMR N° 1) conocido como Penal de Libertad donde fueron
    alojados los hombres y al EMR N° 2 conocido como Penal de Punta de Rieles
    donde destinaron a las mujeres. También, una parte menor de los procesados
    permaneció en unidades militares y otros en el Penal de Punta Carretas.
    De esa forma, miles de uruguayos fueron privados de su libertad a partir de
    testimonios obtenidos bajo tormentos (y mediante juicios que no tuvieron las
    más elementales garantías) y en la inmensa mayoría de los casos por el solo
    hecho de pensar distinto al gobierno de facto.
    Al decir de D. “Los gobiernos clamaban que sus enemigos eran
    “terroristas”, algunos de ellos se adecuaban a esa descripción, pero las víctimas
    más prominentes eran respetables líderes militares, y civiles, que intentaban
    resguardar o recuperar la democracia. La vasta mayoría eran hombres y mujeres
    jóvenes, comprometidos en movimientos que buscaban enfrentar la injusticia
    económica y social” (J.D. Plan Cóndor ob. cit. Pág. 20).
    8.- Exilio
    Ante tan sombrío panorama, miles de uruguayos se vieron obligados a emigrar
    del país, por cuanto su libertad, su integridad física y aún su vida corría peligro.
    Un número muy importante de ellos, optó por radicarse en Argentina, por cuanto
    en dicho país regía un Estado democrático, y asimismo, porque desde allí
    estaban más conectados con el país y podían realizar actividad política para
    lograr que en el más breve lapso retornara la Democracia.
    Entre ellos, sobresalían las figuras de los Senadores W.F.A., E.E. y Z.M., el
    Diputado y Presidente de la Cámara de Representantes H.G.R. y los
    también diputados J.C. (Frente Amplio) y O.L.B. (Partido Nacional).
    No obstante, a los anteriores se sumaron reconocidos dirigentes del movimiento
    sindical como H.C., L.D., G.G. y H.M. y aún personalidades de la cultura
    como M.B., E.G., A.Z. y D.V.
    23 152de
    Asimismo, un cúmulo muy importante de integrantes del MLN T, al estar
    pendiente su requisitoria en Uruguay, optaron por refugiarse en Chile donde
    gobernaba el socialista S.A. No obstante, el 11 de Septiembre de 1973, al
    producirse el golpe de estado en ese país un grupo significativo de
    militantes y dirigentes de dicha organización buscaron refugio en Argentina.
    9.- Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR) y MLNT en Buenos Aires.
    A partir de su repliegue en Argentina, el MLNT, el grupo diezmado de esa
    organización creó y/o reforzó los vínculos con otras organizaciones armadas que
    también se encontraban en Argentina. Así lo hizo con el Movimiento de
    Izquierda Revolucionaria (MIR) chileno, el Ejercito de Liberación Nacional
    (ELN) boliviano y con el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) de
    Argentina. Con éstos, a comienzos de 1974, crearon la Junta Coordinadora
    Revolucionaria (en adelante JCR) con la intención de realizar acciones
    conjuntas.
    Conforme a los documentos desclasificados de la inteligencia de los EEUU, la
    creación de dicha Junta, habría sido el pretexto para lo que luego se conocería
    como Operación o Plan Cóndor. Por tanto, todo lo atinente a la JCR fue un
    objetivo permanente de los distintos servicios de inteligencia de los países a la
    que pertenecían los grupos mencionados.
    Los detalles de su creación, el organigrama así como los nombres de los
    integrantes de la misma, surgen del MEMORANDO I- 08/975 de fecha 1° de
    Agosto de 1975 del Depto. III del SID firmado por el Mayor J.N.G. en su
    condición de Jefe Acc. del Depto. III del SID.
    Entre los nombres señalados se encuentran varios integrantes del MLN T que al
    momento de la confección del MEMORADO se encontraban detenidos. Entre
    ellos, A.C., M.L., A.C. y R.C., E.C., H.W. etc (detenidos en Buenos Aires
    en el Plan Dragón) y W.G.D. (detenido en Montevideo en el Plan Conejo).
    También figura el nombre de W.W. que como desarrollaremos infra su cadáver
    fue encontrado junto al de los legisladores M. y G.R.
    El seguimiento de la documentación producida sobre la JCR y sus integrantes
    resulta una pieza clave para desentrañar parte de lo sucedido a posteriori. No
    obstante, al tiempo que la JCR se consolidaba, el MLN T sufría un gran
    debate interno que condujo a la creación de dos fuertes corrientes.
    El 8 de Octubre de 1974, se realizó en Buenos Aires una reunión del Comité
    Central del MLNT, donde se discutieron aspectos ideológicos y estratégicos que
    trajeron consecuencias muy importantes para la organización.
    24 152de
    A partir de dicha reunión, se produjo una fuerte división del MLNT en dos
    grupos antagónicos.
    Por un lado, el sector conocido como “tendencia proletaria” que mantenía su
    línea fundacional y por tanto continuó sus vínculos con la JCR.
    Por el otro, al que se les denominó “los renunciantes”. Estos últimos aspiraban a
    la creación de un partido y de esa forma mantener su actividad política en el
    marco del sistema democrático. En resumidas cuentas, el abandono de la acción
    armada.
    De esa forma, “los renunciantes” no solo se desvincularon del MLNT sino que
    por consecuencia de ello también de la JCR.
    A partir de ello, emprendieron un camino de acercamiento con las restantes
    fuerzas políticas que se encontraban en Buenos Aires y conformaron una nueva
    agrupación política denominada “Nuevo Tiempo”.
    Al frente de ésta agrupación se encontraban los ex dirigentes tupamaros L.M.,
    K.A., L.A. y W.W. y a ese grupo también se integraron un conjunto
    importante de militantes, entre los que se encontraba R.B.
    La agrupación “Nuevo Tiempo” comenzó contactos con las distintas
    organizaciones y personalidades políticas de izquierda que se encontraban en
    Argentina y junto a ellas formaron lo que se denominó la Unión Artiguista de
    Liberación (en adelante UAL).
    No se puede finalizar este somero análisis situacional del MLNT, sin mencionar
    la realidad financiera de dicha organización.
    En efecto, el MLNT en coordinación con integrantes de la JCR, llevó a cabo
    secuestros en Argentina, con lo que obtuvo una suma importante de dinero que a
    la postre era utilizada para solventar su infraestructura.
    Y este dato no es menor, por cuanto dicha información también era conocida por
    el SID y sirvió como una fuerte motivación de su accionar. Ello surge en forma
    palmaria de distintos informes y/o memorandos de inteligencia producidos por el
    Depto. III del SID, donde se hace especial hincapié en el dinero obtenido por la
    organización, así como quien o quienes disponían de éste. Asimismo, fue objeto
    especifico de los interrogatorios a los que fueron sometidos los detenidos.
    10.- Unión Artiguista de Liberación (UAL) y otras organizaciones políticas
    uruguayas en Argentina.
    Como señaláramos anteriormente, confluyeron en Argentina y en especial en
    Buenos Aires un conjunto de dirigentes políticos del Partido Nacional, pero
    fundamentalmente, de militantes y aún dirigentes de diversos grupos y partidos
    integrantes del Frente Amplio. Correlato de ello, se dio un fuerte vínculo entre
    ellos y aún se conformó una alianza política nueva. La Unión Artiguista de
    25 152de
    Liberación (UAL)
    Dicho conglomerado político estaba integrado por las figuras de Z.M. y
    E.E., los Grupos de Acción Unificadora (GAU) las dos fracciones del
    Partido Comunista Revolucionario (PCR) el de los hermanos E. y el grupo
    de N.M. y W.M. las Agrupaciones de Militantes Socialistas (AMS) y el
    grupo “Nuevo Tiempo”, que como señaláramos antes se había
    desprendido del MLNT.
    Su principal función fue la denuncia del régimen imperante en Uruguay y en
    especial de las graves violaciones a los derechos humanos acaecidas en él, así
    como la movilización en procura del retorno de la Democracia.
    Esta nueva coalición de personas y grupos políticos, fue objeto particular de
    informes de inteligencia y derivado de éstos, de distintas operaciones en procura
    de su persecución. Ello, con un saldo importante de muertos y aún
    desaparecidos.
    Pero no solo actuaba en Argentina la UAL, sino que también se encontraban
    organizados en ese país otros grupos políticos.
    El Partido Nacional contaba, entre otros, con su máximo líder el Senador
    W.F.A., el Presidente de la Cámara de Representantes H.G.R. y el
    también Diputado O.L.B. que amén de coordinar acciones con los demás
    actores políticos radicados en Argentina, mantenían fuertes vínculos con
    correligionarios de su partido en Uruguay, quienes con frecuencias
    viajaban a ese país.
    El Partido Comunista del Uruguay también tenía su estructura montada en
    Argentina. Entre ellos había integrantes que viajaban con frecuencia a Uruguay
    para llevar y traer información, así como para el traslado de personas
    clandestinas que abandonaban Uruguay por razones de seguridad. Dentro de la
    estructura, se destacaba el Dr. M.L. que fungía como encargado de finanzas
    del partido. Hecho de singular relevancia y que era conocido por los servicios
    de inteligencia de Uruguay.
    Por su parte, a mediados de 1975 se constituyó en Argentina un nuevo partido
    político, el Partido por la Victoria del Pueblo (en adelante PVP) a partir de
    militantes provenientes de la ROE de la FAU y de la OPR 33.
    Desde su constitución, mantuvo un fuerte vínculo con Uruguay e intentó una
    ingeniosa campaña de propaganda en nuestro país. Por tal motivo algunos
    militantes ingresaron a Uruguay en procuraba de crear vínculos con los que aún
    se mantenían aquí.
    Para ello contaba con una importante suma de dinero que había sido obtenida
    mediante el secuestro del empresario de origen holandés F.H. Un destacado
    exportador lanero que poseía negocios en Uruguay y Argentina.
    26 152de
    Por la liberación de H. (acaecida en Marzo de 1974) la organización obtuvo
    unos 10 millones de dólares, empero tal delito nunca fue denunciado a las
    autoridades.
    Tal evento es de singular relevancia, por cuanto el dinero que el PVP atesoraba,
    llegó a conocimiento de los servicios de inteligencia de Uruguay. Y como se
    verá más adelante, fue un fuerte acicate para la actuación de las fuerzas
    represivas en la Argentina.
    11.- Vínculos entre agentes represores uruguayos y argentinos previo al Plan
    Cóndor.
    Una vez que los organismos represivos advirtieron que un número importante de
    ciudadanos uruguayos se refugiaron en la Argentina, buscaron contacto con los
    servicios de ese país en procura de proceder a ubicar, controlar y a la postre
    detener a los opositores al régimen.
    Distintas investigaciones dan cuenta que a comienzos de 1974 se realizó en
    Buenos Aires una reunión de los jefes de la inteligencia policial de los países de
    Chile, Paraguay, Argentina y Uruguay para coordinar acciones. Por Uruguay
    participó el Director de la DNII Inspector V.C.
    Pese a que la República Argentina se encontraba bajo un gobierno democrático,
    entre principios de 1974 y el 24 de Marzo de 1976 (fecha en que se produjo el
    golpe de estado en el vecino país) se dieron un conjunto de traslados
    clandestinos y/o compulsivos a Uruguay de ciudadanos uruguayos que residían
    en Argentina. De igual forma, como se procederá a detallar infra, también se
    produjo en ese período y en ese país, la detención y aún la muerte de distintos
    ciudadanos uruguayos que mantenían actividad política relacionada con nuestro
    país.
    El vínculo inicial se realizó a través de la Dirección Nacional de Información e
    Inteligencia (DNII) de Uruguay y la Policía Federal Argentina (PFA).
    A posteriori, a dicha vinculación se unieron el Servicio de Información de
    Defensa (SID) de Uruguay -a través de su Depto. III de Planes Operaciones y
    Enlace- y el Servicio de Defensa del Estado (SIDE) de la Argentina.
    En sus comienzos, fue utilizado como centro neurálgico de la actuación de
    ambas fuerzas, la Superintendencia de Seguridad Federal o lo que en el argot
    policial se llamó “Coordinación Federal” que se encontraba ubicado en la calle
    XXXX muy cerca del Congreso de la Nación.
    A ese lugar fueron trasladados un conjunto importante de uruguayos. Allí fueron
    sometidos a distintos apremios físicos y a interrogatorios realizados por agentes
    de nuestro país.
    Como se desarrollará infra, algunos de ellos, posteriormente fueron asesinados,
    en tanto otros fueron puestos a disposición del Poder Ejecutivo Nacional y
    27 152de
    derivados a distintas cárceles argentinas. Y alguno de ellos fueron trasladados a
    Uruguay en forma compulsiva.
    En este contexto de actuación conjunta previa a la institucionalización del Plan
    Cóndor, se sucedió un operativo de extremada relevancia para los hechos que se
    dieron con posterioridad.
    El 19 de Abril de 1974 (en plena Democracia Argentina) se llevó a cabo un acto
    público de repudio al régimen imperante en Uruguay en la Federación de Box
    ubicada en la calle XXXX de la ciudad de Buenos Aires. En el acto
    hablaron el Senador E.E., y los dirigentes E.R. por el PCU, J.G. por el
    Partido Obrero Revolucionario (POR) y H.C. por la Resistencia Obrera
    Estudiantil (ROE). A la salida de dicho acto, todos los concurrentes, que
    alcanzaron a unas 101 personas, fueron detenidas por la División Extranjería de
    la Policía Federal Argentina en lo que se denominó “Operación Gris”.
    Tras su detención, todos fueron fichados y algunos de ellos privados de su
    libertad hasta por un mes.
    Los datos obtenidos en dicha redada, fueron utilizados a posteriori para la
    detención y posterior desaparición forzada de alguno de ellos. A saber,
    R.P.G., A.H.B.B., J.P.E. y G.I.M. Asimismo, figuraba en dicha lista la
    sobreviviente del CCD “Automotoras Orletti”, A.I.C.H.
    12.- Plan u Operación Cóndor
    En su momento, y con los elementos que se contaban en 2005, la Comisión para
    la Paz pudo “obtener conclusiones que demuestran la detención clandestina de
    numerosos ciudadanos uruguayos en territorio argentino y su desaparición
    forzada y fallecimiento como consecuencia de torturas y/o ejecuciones, a partir
    de procedimientos donde existieron, en algunos casos -fundamentalmente
    procedimientos contra los Grupos de Acción Unificadora (GAU) y el Partido por
    la Victoria del Pueblo (PVP), entre otros-, acciones represivas con distinto grado
    de coordinación y colaboración entre fuerzas de ambos países” (Párrafo 57) Con
    los años, esa coordinación se pudo demostrar en base a documentos
    obtenidos en distintos archivos de inteligencia.
    De esa forma se pudo constatar que, en noviembre de 1975 los servicios de
    inteligencia de Chile -que en ese entonces se encontraban comandados por la
    Dirección de Inteligencia Nacional (en adelante DINA) a cuyo frente se
    encontraba el Coronel M.C.- bajo el auspicio del Presidente militar A.P.,
    convocaron a los restantes servicios del Conosur a mantener una reunión de
    coordinación en su país.
    La reunión se llevó a cabo en Santiago de Chile entre los días 25 de Noviembre
    28 152de
    y el 1° de Diciembre de 1975, a donde concurrieron los más altos agentes de
    inteligencia de Brasil, Argentina, Paraguay, Bolivia y Uruguay.
    Uruguay fue representado por el Coronel J.A.F. Sub Director del SID, quien
    a la sazón, habría sido el que propuso el nombre de “Cóndor” en honor al país
    convocante.
    Por Argentina compareció el Capitán de Navío J.C., por Bolivia el Mayor
    del Ejército C.M., por Paraguay el Coronel B.G.S. y por el país anfitrión
    el Coronel M.C.S. Brasil estuvo presente, pero no firmó el acta de
    inauguración.
    El objetivo inicial de dicho acuerdo, o si se quiere la justificación para su
    creación, fue el combate contra la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR) que
    nucleaba a los grupos de izquierda que se habían alzado en armas, y
    fundamentalmente se encontraban en Argentina.
    No obstante, a poco que se analice su accionar, ese objetivo fue sobrepasado
    ampliamente, habida cuenta que, por la vía de los hechos su estructura fue
    utilizada para la persecución de todos aquellos grupos políticos y/o personas que
    se oponían a los regímenes dictatoriales instaurados en la región. Entre ellas, las
    víctimas que forman parte de la presente investigación.
    La idea central de la reunión, era crear un grupo permanente de dichas agencias
    de inteligencia a los efectos del intercambio de información.
    A partir de su creación, los ficheros con la identificación de personas y toda la
    información atesorada sobre cada una de ellas y aún de las organizaciones
    políticas, sindicales o gremiales a la que pertenecían, desde ese momento sería
    compartida por todos los integrantes del grupo firmante del acuerdo.
    De esa forma, se consolidaron los vínculos previos y se comenzó a funcionar
    coordinadamente mediante un flujo constante de comunicaciones. Comunicación
    que se dio fundamentalmente a través de telex.
    Ello fue su primer objetivo o fase, que quedó documentada en la reunión inicial.
    Empero, la idea originaria, en la praxis fue in crescendo.
    Una vez en marcha la primer fase u objetivo inicial, a ella se sumaron la fase 2 y
    3 que suponían mucho más que un intercambio de información.
    Mediante la segunda fase, se acordó que no existirían fronteras a los efectos de
    realizar procedimientos de detención y aún de asesinatos de opositores al
    régimen de un país que se encontraren en otro país del grupo.
    Entre los hechos más notorios de esta fase, se debe considerar los asesinatos de
    los legisladores Z.M. y G.R., así como el del ex Presidente de Bolívia J.J.T.,
    ocurrido también en Buenos Aires el día 1° de Junio de 1976. Empero, a ellos se
    sumaron innumerables asesinatos y desapariciones forzadas de militantes
    políticos, sindicales y estudiantiles,
    29 152de
    uruguayos, chilenos, paraguayos y bolivianos en territorio argentino.
    A lo anterior, se sumaron los traslados compulsivos y/o clandestinos desde un
    país a otro.
    Empero, el objetivo más ambicioso y que a la sazón llevó a la desaparición de la
    operación Cóndor, consistía en ejecutar a opositores que se encontraran fuera de
    los países signatarios del acuerdo Cóndor, en especial en Estados Unidos y
    Europa.
    Ésta, precisamente fue la fase 3 del Plan u Operación Cóndor.
    El caso paradigmático de dicha fase fue el asesinato de Orlando Letelier -ex
    Canciller del gobierno chileno del Presidente Salvador Allende – acaecido en la
    ciudad de Washington el día 21 de Septiembre de 1976.
    Este hecho significativo para Chile, pero que puso en cuestión los servicios de
    inteligencia de los Estados Unidos, llevó a que la Operación Cóndor comenzara
    a ser cuestionada también en dicho país.
    Uruguay en la estructura Cóndor era denominado como “CÓNDOR 5” y el
    organismo encargado de participar en dicha estructura fue el Servicio de
    Información de Defensa (SID) y en especial su Depto. III de Planes Operaciones
    y Enlace.
    El Plan Cóndor tuvo como eje de actuación la República Argentina, puesto que
    allí se había concentrado un cúmulo muy importantes de refugiados chilenos,
    bolivianos, paraguayos, brasileros y por cierto uruguayos que eran perseguidos
    por razones políticas en sus países de origen.
    En razón de ello, las organizaciones de inteligencia que operaban bajo la
    estructura del Plan Cóndor requirieron de bases operativas para realizar sus
    trabajos. Esto es, lugares para alojar a los detenidos y proceder a interrogarlos
    bajo torturas en procura de obtener la información buscada. Ello sin perjuicio
    que en la mayoría de los casos lo fue para asesinarlos y posteriormente hacer
    desaparecer sus cuerpos.
    Fue por ello, que se conformaron centros clandestinos de detención (CCD)
    destinados a dicha tarea.
    En primer lugar, fue utilizada una casa residencial ubicada en la calle Bacacay,
    empero, a pocos meses de su utilización, al ver sobrepasada la capacidad
    locativa, fue sustituida por lo que luego se conoció como “Automotoras Orletti”
    1.- El CCD Bacacay denominado en la jerga represiva “El Jardín” se encontraba
    ubicado en la calle Bacacay 3570 (Barrio de Flores Capital Federal) y formó
    parte de la base operativa que se denominó OT 18 (División de Operaciones
    Tácticas) que dependía del Departamento de Operaciones Tácticas I de la SIDE.
    Cuando comenzaron las investigaciones relacionadas a los hechos del pasado
    reciente y en especial las graves violaciones a los derechos humanos, se tuvo
    30 152de
    conocimiento de la existencia de un CCD en la calle Bacacay, aunque sin haber
    podido determinar su ubicación.
    Dable es resaltar que la Comisión para la Paz -que a la sazón contó básicamente
    con el testimonio de los militares involucrados en esas tareas- en su informe final
    del día 10 de Abril del 2003 en lo referente a las desapariciones de M.L. y
    A.C. concluyó que las mismas se habrían producido en el Centro B.
    Finalmente, se determinó su exacta ubicación en el año 2020, con la
    desclasificación de un documento de inteligencia de los Estados Unidos, que
    daba cuenta precisa del lugar donde se encontraba el centro clandestino. Ello
    motivó que el Juez Federal Argentino Dr. D.R. dispusiera la medida cautelar
    de no innovar sobre la casa ubicada en la calle XXXX.
    2.- “Automotoras Orletti”
    Este fue el CCD fundamental de la Operación Cóndor en Argentina, y por ende
    eje central de las tareas llevadas a cabo por los agentes integrantes de dicha
    coordinación.
    Pues, allí fueron llevados los detenidos de nacionalidad chilena, boliviana,
    paraguaya y fundamentalmente uruguaya. Ello sin perjuicio que también pasaron
    por el lugar algunos argentinos. Entre otros el conocido actor L.B.
    “Automotoras Orletti” se ubicaba en la calle XXXX (Barrio de Flores Capital
    Federal) muy cerca de las vías del tren de la línea Sarmiento.
    Conforme a la jerga de los represores era conocido como “El Taller”, “La Cueva
    de Flores” o “La Cueva de la vía”.
    El inmueble fue alquilado por su titular S.C. en representación de la empresa
    “C. AUTOMOTORES SACIF” a los arrendatarios F.S.S. (identidad falsa
    utilizada por A.G.) y J.C.C. En tanto, como fiadores del arriendo firmaron
    E.A.R. y J.R., ambos agentes de la Secretaría de Información de Defensa (en
    adelante SIDE) quienes constituyeron domicilio en XXXX.
    La fecha del contrato de arrendamiento del local, fue de fecha 1° de Junio de
    1976 y el lapso estipulado de 2 años.
    Si bien el contrato de arrendamiento vencía el 1° de Junio de 1978, fue devuelto
    a finales de 1976 al producirse la fuga de dos detenidos.
    En efecto, fueron los cónyuges argentinos G.V. y J.M., quienes a la postre
    identificaron el CCD y le adjudicaron el nombre por el cual hoy se conoce el
    centro.
    En realidad, se trató de un error, habida cuenta que el local tenía un cartel con la
    inscripción “Automotores C.”, por tanto es muy probable que los fugados en
    31 152de
    su huida memorizaron Orletti cuando en realidad se trataba de C.
    Dicho centro era regenteado por la SIDE a cuyo frente se encontraba como
    Director el General de Brigada O.P.
    En lo estrictamente militar Orletti era la base operativa que se denominó OT 18
    (División de Operaciones Tácticas) que dependía del Departamento de
    Operaciones Tácticas I de la SIDE.
    Si bien, O.P. era el jerarca de la SIDE, lo real es que quien fungía como
    responsable del local clandestino, era A.G. alias “J.” o “J.” que además de
    integrar la SIDE también fue un activo integrante de la “Triple A” (Alianza
    Anticomunista Argentina).
    A su vez, G. era secundado por agentes orgánicos e inorgánicos de la SIDE, entre
    ellos:
    E.R. alias “Z.”, H.M.R. alias “P.” o “P.”, O.F. alias “P.” o “P.”.
    Así como otros que no se pudo obtener su identidad como “K.K.” o “C.C.”
    “M.”, “M.” o “M.”, “K.”, “P.” etc.
    Este grupo de tareas, que en el argot periodístico se lo conoció como “la banda
    de G.” o “la patota de G.”, amén de actuar en procura de combatir la
    “sedición”, tenía por regla ir por el botín de las personas en general y por el de
    las organizaciones políticas en particular.
    Al staff argentino se le sumaron, entre otros, los uruguayos integrantes del
    Depto. III del SID, J.N.G., M.C., G.V., J.R.A., L.M., R.M.B. y C.H. por la DNII,
    que compartían los operativos, las sesiones de torturas y también del
    usufructo de los bienes obtenidos.
    Por ese CCD pasaron un conjunto muy importante de ciudadanos uruguayos. Allí
    se les torturó y se les interrogó por agentes uruguayos.
    Muy pocos de ellos fueron liberados, algunos fueron trasladados en forma
    compulsiva a Uruguay, otros en forma clandestina.
    En Uruguay, la mayoría de los detenidos fue nuevamente torturado e interrogado
    por otras agencias, en especial por el OCOA I y a la sazón sometidos a la justicia
    militar y remitidos a los penales de Punta de Rieles y de Libertad.
    Por último, un núcleo muy significativo fueron evacuados con la consigna D F
    (Destino Final). En el menor de los casos se encontraron e identificaron los
    cuerpos, en la mayoría aún se mantienen desaparecidos.
    OPERATIVOS PREVIOS A LOS SUCESOS DE MAYO DE 1976.
    Para comprender lo sucedido en Mayo de 1976 (fecha en que se produjeron los
    hechos origen de estas denuncias) es preciso desarrollar un conjunto de
    32 152de
    operativos que se dieron antes de ellos y otros en forma inmediatamente
    posterior.
    Circunstancia que nos permitirá advertir un mismo patrón de comportamiento, si
    se quiere, un modus operandi. Y a partir de ello, desentrañar organismos
    involucrados y lo que es más significativo personas detrás de éstos.
    En ambos casos, es obvio que los operativos descriptos infra, no cubren la
    totalidad de los hechos delictivos ocurridos en la vecina orilla o en Uruguay que
    de una forma u otra se relacionan con la presente investigación.
    Por tanto, solo se han relevado aquellos operativos sobre los que se tienen
    testimonios y aún documentación que los avala.
    1.- Detención y traslado compulsivo de Argentina a Uruguay de A.V.A. y su
    familia.
    A.V.A. en Uruguay tenía una doble militancia. Por un lado participaba en
    la Lista 99 del Senador Z.M. y por otra mantenía vínculos con el MLNT.
    Al correr riesgo en nuestro país, viajó a Buenos Aires, donde se instaló con su
    familia.
    En Argentina comenzó a trabajar en el Ministerio de Bienestar Social.
    Concomitantemente, participaba de las actividades políticas de los uruguayos
    exiliados en Argentina y en ese marco mantenía vínculos con los senadores
    E.E. y Z.M.
    En la madrugada del día 21 de Febrero de 1974, un grupo operativo conjunto de
    la Policía Federal Argentina y de las Fuerzas Conjuntas uruguayas, irrumpieron
    en su domicilio sito en la calle XXXX de la ciudad de Buenos Aires. Una vez
    ello, procedieron a detener a V., a su concubina E.A.B.S. (que no tenía
    ninguna participación política) y al hijo de ésta D.R.B. de 14 años. Madre e
    hijo a la fecha se encuentran fallecidos. Tras la detención, fueron trasladados a
    dependencias de la Policía en lo que en la jerga se conocía como “Coordinación
    Federal”.
    En dicho lugar, V. fue sometido a interrogatorios y a torturas por personal
    uruguayo.
    Entre los mismos sindicó a J.G., C.H., y M.C. El interrogatorio giró en torno a su
    participación en el MLNT, por el nombre de otros integrantes de la
    organización residentes en Buenos Aires, así como respecto a su vínculo
    con Z.M.
    Él y su concubina permanecieron detenidos en dependencias policiales y/o
    militares, en tanto que el adolescente fue internado en una institución de
    menores.
    El 5 de Abril de 1974, el grupo familiar fue trasladado compulsivamente a
    33 152de
    Uruguay en el vuelo N° 158 de la Compañía PLUNA.
    Al llegar al aeropuerto de Carrasco, fueron detenidos por las autoridades
    uruguayas y la pareja fue trasladada inmediatamente a la Dirección Nacional de
    Información e Inteligencia, donde fueron interrogados.
    En dicha Dirección, V. fue interrogado por sus vínculos con el Senador
    E.E. en Buenos Aires, así como con los restantes exiliados en dicha ciudad,
    entre ellos el también Senador Z.M. En tanto B- fue interrogada sobre su
    actividad en la Argentina.
    Luego de ser interrogados en la DNII, B. y V. fueron trasladados al Batallón
    de Infantería N° 12 con sede en la ciudad de Rocha.
    En dicha unidad militar Viana fue sometido a diversos apremios físicos e
    intensos interrogatorios.
    Los interrogatorios giraron en torno a su pertenencia al MLNT y asimismo por
    su vínculo con los exiliados, entre ellos los senadores E.E. y W.F.A.
    Asimismo, V. fue interrogado por J.G. sobre el militante del MLNT W.B.F.,
    quien como se desarrollará infra, fue detenido en Argentina y al presente se
    mantiene desaparecido.
    El día 24 de Octubre de 1974 (a más de 8 meses de su detención) V. fue
    procesado por la justicia militar y B. liberada.
    V. fue posteriormente trasladado al Establecimiento Militar de Reclusión N°1
    (en adelante EMR N°1) Penal de Libertad, donde permaneció hasta el 22 de
    Diciembre de 1980 cuando se le otorgó la libertad anticipada.
    La situación de A.V., E.B. y su hijo D.R. se investiga en la causa “V.A., A.
    B., J.M. Y OTROS DENUNCIA”IUE 2-13762/2011 ante el Juzgado Penal de
    23° turno. Razón por la cual no será tomado en consideración en la presente
    imputación.
    2.- Detención y traslado compulsivo a Uruguay de C.R.C. y otros.
    En el año 1972 C.A.R.C. se trasladó desde Uruguay a Buenos Aires en procura
    de trabajo y también por temor a ser detenido porque un hermano era buscado
    por las Fuerzas Conjuntas.
    En dicha ciudad se instaló, obtuvo un trabajo y no consta que desarrollara
    actividad política de ninguna índole.
    En el año 1974 vivía en un departamento del Barrio de Caballito (Capital
    Federal) y en él hospedaba a algunos conocidos suyos que llegaban a Buenos
    Aires y no tenían donde alojarse.
    Su vida transcurría sin contratiempos, hasta que su cónyuge B.T.F. -que por ese
    34 152de
    entonces vivía en Montevideo- fue detenida en Marzo de 1974 por
    integrantes de las Fuerzas Conjuntas.
    Tras el interrogatorio de F., surgió el nombre de R.C., por lo que las fuerzas
    represivas se comunicaron con la Policía Federal Argentina para que procediera
    a su detención.
    Fue así que a mediados de Abril de 1974 C.A.R.C. y quienes en ese entonces
    residían en su domicilio, J.C.I.A. (hoy fallecido), J.P.Y. (también fallecido) y
    J.C.S.D. -que al igual que R.C. no tenían ninguna militancia política- fueron
    detenidos por la Policía Federal Argentina, y trasladados a las dependencias de
    Coordinación Federal donde permanecieron hasta principios de Mayo.
    Tras dicho período, fueron expulsados compulsivamente del país.
    R.C. fue trasladado a Uruguay en un avión comercial de la empresa Air
    France, en tanto que los restantes por el “Vapor de la Carrera”. Al llegar a
    Uruguay, R.C. fue detenido por personal de la Dirección Nacional de
    Información e Inteligencia y trasladado a sus dependencias. No
    obstante, a horas de su llegada a la DNII fue derivado al Grupo de
    Artillería I (La Paloma del Cerro).
    En dicha unidad militar, R.C. fue objeto de plantones, picana eléctrica,
    submarino, caballete y golpes de puño y puntapiés. Dichos tormentos fueron
    intercalados con interrogatorios en procura de ubicar a H.M.C.
    Entre los responsables de sus apremios reconoció a J.S., y tomó
    conocimiento que J.G. se encontraba en el lugar y supervisaba las acciones.
    En la medida que no tenían ninguna participación política y no se encontraban
    vinculados a ningún delito, R.C., S., P. e I., fueron liberados el día 26 de
    Junio de 1974.
    En suma, sin haber cometido delito alguno, fueron detenidos sin orden judicial,
    trasladados compulsivamente de Argentina a Uruguay, privados de su libertad
    por un lapso mayor a los dos meses y aún sometidos a distintos apremios físicos.
    La detención de C.R.C. estuvo motivada en la búsqueda de I.D.L.B. (militante
    de la OPR 33 y del grupo “Los Libertarios”) por cuanto se lo identificaba como
    partícipe en la muerte del soldado N.V.
    En ese marco, y en procura de los integrantes de dicho grupo, se tuvo
    conocimiento que S.D.L.B. (hermana de I.D.L.) viajaba a Buenos Aires para
    llevar correspondencia a H.M.C. y que algunas veces se alojaba en casa
    de R.C.
    35 152de
    S.D.L. fue detenida en Uruguay. Al igual que R.C. fue trasladada al Grupo
    de Artillería I. Su detención se produjo el día 3 de Abril de 1974 por parte de
    personal de Artillería I con J.S. al mando.
    En dicha unidad militar, fue sometida a golpizas, plantones, picana eléctrica y
    submarino para que confesara su vínculo a la OPR 33 y diera datos para ubicar a
    H.M.C. Entre los responsables de sus apremios físicos se encontraban
    J.S. y J.G.
    D.L. pudo constatar que en Artillería I se encontraba R.C., su esposa y J.P.
    quienes al igual que ella, fueron objeto de diversos apremios físicos.
    En el lugar permaneció unos seis meses, y luego que interviniera la justicia
    militar fue recluida en el Establecimiento Militar de Reclusión N.º 2 (EMR N.º
    2) de Punta de Rieles. En definitiva fue condenada a una pena de 9 años de
    penitenciaría.
    3.- Desaparición forzada de W.B.
    W.J.B.F. de nacionalidad colombiana, de 22 años de edad, empleado de la
    Agencia Marítima D. (que en aquella época gestionaba los viajes a
    Buenos Aires a través del “Vapor de la Carrera) en 1974 integraba la estructura
    mínima que aún mantenía el MLNT en Uruguay debido a la derrota sufrida a
    finales del año 1972.
    B., que se desempeñaba en el sector servicios de dicha organización política -a
    través de su trabajo en la firma D.- cumplía una importante labor en la salida de
    perseguidos en Uruguay para que pudieran escapar hacia Buenos Aires. En razón
    de ello, a comienzos del año 1974 fue intensamente buscado por las fuerzas
    represivas uruguayas.
    Desde el inicio de 1974 el MLNT, que como dijéramos, en esos momentos tenía
    una mínima infraestructura (fundamentalmente integrada por militantes del
    Movimiento de Independientes 26 de Marzo) sufrió un número significativo de
    detenciones.
    Los detenidos en distintos procedimientos fueron llevados al Grupo de Artillería
    I y en el marco de los interrogatorios bajo torturas, se obtuvo el nombre, la
    función y el domicilio de W.B. Dable es resaltar que en dichos interrogatorios,
    entre otros, participó J.N.G. que con el grado de Mayor era el 2do. Jefe de la
    Unidad, así como J.S. que era uno de sus lugartenientes.
    De esa forma, en la madrugada del día 21 de Abril de 1974, fuerzas combinadas
    del Grupo de Artillería N.º I y del Grupo de Artillería Antiaérea N.º I a cargo del
    Teniente Coronel W.S., el Teniente Coronel J.M.R. y secundados por J.N.G. (en
    su calidad de 2do. Jefe de Artillería I)
    36 152de
    se constituyeron en la calle XXXX domicilio del matrimonio constituido por
    W.B. y S.R.S. en procura del primero.
    En el lugar no se encontraba B., quien ese día había viajado a Buenos Aires. Pese
    a ello, el contingente militar procedió a derribar la puerta de su domicilio y a
    abrir fuego contra los ocupantes.
    En esas circunstancias la cónyuge de B., S.R.S. (de 19 años y embarazada),
    L.R.O. de 19 años y D.M.P. de 21 años, fallecieron como consecuencia de
    las heridas de armas de fuego recibidas en el lugar. Las circunstancias de
    los asesinatos de las jóvenes, se investiga en la causa “O.D.B. M.P.
    DENUNCIA” ficha 91-841/1986 ante Penal 26° turno. En ella existe solicitud de
    procesamiento por la Fiscalía especializada.
    B., en conocimiento de la tragedia, no volvió a Uruguay y continuó su
    militancia en el MLNT en Argentina, donde se vinculó a la Junta Coordinadora
    Revolucionaría (JCR).
    En este marco, el día 17 de Septiembre de 1974 fue detenido en su domicilio de
    XXXX del Barrio Cabo Farina de la ciudad de Córdoba (Argentina). Una vez
    ello, fue trasladado a la Dirección de Coordinación Federal de esa Provincia. El
    11 de Octubre de ese año, fue trasladado al establecimiento de reclusión de
    Lomas de Zamora (Provincia de Buenos Aires).
    Finalmente, B. fue visto por última vez el día 20 de Febrero de 1975, luego de
    firmar su libertad ante el Juzgado Federal N.º 3 de La Plata.
    Su desaparición se produjo cuando era trasladado en un vehículo policial desde
    La Plata a Córdoba.
    4.- Asesinatos de D.B., L.L. y G.J.. Privación de libertad de A.A.C., R.M. y
    N.R.
    1.- D.A.B.B. era militante del MLNT y al igual que tantos otros de su
    organización política, se refugió en Argentina en noviembre de 1972, donde
    obtuvo su residencia por parte de las autoridades argentinas.
    En 1974 tenía 24 años y vivía junto a su cónyuge A.M. y sus dos hijas P. y V.
    La familia residía en XXXX Haedo Provincia de Buenos Aires.
    B. trabajaba en la disquería “Mundo Musical” ubicada en XXXX del barrio de
    Once (Capital Federal).
    El día 13 de Septiembre de 1974, próximo a las 2 y 30 de la mañana, un grupo
    de personas fuertemente armadas y vestidas de particular se presentaron en su
    domicilio y procedieron a detener a B., así como a L.L. y a R.M. que en ese
    37 152de
    momento se encontraban residiendo en el lugar.
    Registraron toda la casa y se llevaron lo que entendieron importante.
    En el operativo, actuó H.C.H., que fue reconocido por M., a quien ya conocía,
    puesto que junto a B. habían estado detenidos en Jefatura de Montevideo en el
    año 1969.
    M. fue informada por los represores que los iban a trasladar a Coordinación
    Federal.
    Tras los sucesos, presentó un Habeas Corpus por B., L., M. y N.R. que
    también había sido detenido ese día en otro operativo. De igual modo, se
    contactó con Z.M. y E.E. e hicieron una conferencia de prensa para denunciar
    públicamente lo sucedido.
    A través de M., M. tomó contacto con la familia J. que buscaba a G.J., también
    detenido en otro procedimiento.
    El cadáver de B., junto al de L. y J., apareció mutilado en una estancia sita
    en la localidad de Duggan Partido de San Antonio de Areco, Provincia de
    Buenos Aires el día 29 de Octubre de 1974.
    El certificado de defunción N.º 168 consignó “En San Antonio de Areco
    Provincia de Buenos Aires- República Argentina, a las 23 horas del día 29 de
    Octubre de 1974, falleció A.B. a consecuencia de shock hemorrágico-heridas
    múltiples de bala …”
    2.- L.E.L.D., casado de 25 años, al igual que B. también se encontraba
    refugiado en Argentina, militaba en el MLNT y vivía en la casa de éste.
    Trabajaba en la Editorial Barcelona.
    Como relatáramos supra, fue detenido en igual circunstancia que D.B. y
    asimismo su cadáver fue ubicado junto al de aquel.
    En su certificado de defunción se consignó, “DEFUNCIÓN de L.E.L.
    ocurrida el día veintinueve mes Octubre del año 1974 a la hora 23 masculino
    edad aprox. 25 años. Sin Docum. Casado, profesión, empleado,
    domiciliado XXXX, Haedo causa de la defunción schock hemorrágico,
    heridas múltiples de bala (Homicidio)”.
    3.- G.R.J.G. de 22 años, casado con A.D., al igual que los anteriores se
    encontraba residiendo en Argentina y militaba en el MLNT. Se domiciliaba en
    XXXX Provincia de Buenos Aires, pero el día de su detención se encontraba
    en el domicilio de su hermana sito en XXXX, también de la Provincia de
    Buenos Aires.
    Próximo a las 12 horas del día 14 de Septiembre de 1974, un comando
    fuertemente armado, vestido de civil se presentó en la casa de XXXX antes
    referenciada y procedió a detener a J.
    En el lugar encontraron una fotografía de L.L. y ante ello uno de los
    38 152de
    captores expresó “mirá L. sin bigote” en clara referencia al antes mencionado.
    Tras la detención fue trasladado hacia su domicilio, donde procedieron a llevarse
    todo lo importante, y luego a Coordinación Federal.
    Su cuerpo sin vida fue encontrado junto al de B. y L.
    El acta de defunción N.º 186 consignó que “El día veintinueve mes Octubre año
    mil novecientos setenta y cuatro hora 23 lugar est. Partido Duggan, del 5° Vía
    pública FALLECIDO G.J, de schock hemorrágico heridas múltiples de
    bala (homicidio) de aprox. 22 años estado Casado …”
    4.- Los operativos anteriores estuvieron acompañados por otras detenciones.
    Como señaláramos antes, junto a L. y B. fue detenido R.M., en tanto en otros
    procedimientos fueron también detenidos N.R. y A.A.C.
    R. y M. fueron traslados a Coordinación Federal donde fueron
    sometidos a diversos apremios físicos, submarino picana eléctrica y golpizas. En
    tanto, fueron liberados el 14 de Octubre de 1974 con la orden de abandonar
    Argentina. Razón por la cual mediante la intervención del Alto Comisionado de
    las Naciones Unidas para los Refugiados viajaron hacia Suecia donde a la postre
    se refugiaron.
    Por su parte, A.A.C. se había radicado en Buenos Aires en 1966 para continuar
    su carrera sacerdotal y en el transcurso de la misma conoció a D.B.
    En dicho país mantuvo un fuerte trabajo social y en ese marco se contactó con
    integrantes del MLNT y comenzó a colaborar con esa organización.
    C. fue detenido el 30 de Agosto de 1974, cuando llegaba a su domicilio sito en
    la calle XXXX San Martin Provincia de Buenos Aires, por personal de la Policía
    Federal y de la Triple AAA.
    Tras ello fue maniatado encapuchado y trasladado en un Ford Falcon a un lugar
    que no pudo identificar.
    En el lugar fue sometido a apremios físicos e interrogado. Allí advirtió la
    presencia de represores uruguayos a los que se referían como los de INTERPOL.
    El interrogatorio de los uruguayos giró en torno al secuestro del empresario
    italiano realizado por el MLNT y en especial sobre el dinero obtenido en él.
    Entre las pertenencias de C. se encontró una agenda que contenía el nombre de
    D.B. (aun no detenido).
    A los pocos días de su detención, tomó conocimiento de la presencia de B. en el
    mismo centro de detención. Asimismo también supo que habían sido
    trasladados otros detenidos uruguayos que también fueron sometidos a torturas y
    que posteriormente pudo saber que se trataba de J. y L.
    Luego de un tiempo fue puesto a disposición de un Juez y trasladado a la Cárcel
    39 152de
    de Devoto de donde recuperó su libertad el día 31 de Agosto de 1975.
    La detención de C. fue registrada por el Dpto. III del SID , no así las de los
    restantes. Ello surge del Memorando N.º I -32/74 de fecha 24 de Septiembre de
    1974 donde además se da cuenta de diversos allanamientos realizados en Buenos
    Aires.
    5.- Detención en Buenos Aires, traslado clandestino a Uruguay y asesinato en
    Uruguay de cinco militantes del MLNT (“Fusilados de Soca”).
    El 8 de Noviembre de 1974 fueron detenidos en Buenos Aires cinco integrantes
    del MLNT. A saber, G.M.E.G. de 34 años, H.D.B.C. de 28 años, su
    cónyuge M.A.C.A. de 26 años y embarazada, F.G.A.L. de 31 años y su cónyuge
    M.Y.H. de 29 años.
    Junto a los anteriores, también detuvieron a J.C.A.N., que era amigo de alguno
    de ellos, pero nada tenía que ver con la organización y tampoco con participación
    política de ninguna especie.
    En efecto, B., C. y H. fueron detenidos en un cumpleaños que se festejaba en el
    Barrio de Once de Capital Federal.
    Por su parte, G. y A. muy cerca del lugar cuando habían salido a
    comprar alimentos para la reunión.
    En tanto, G.E. fue detenida en su domicilio.
    Junto al matrimonio G. / H. fue detenido el hijo de éstos A.G.H. que a
    la postre estuvo desaparecido durante años.
    El operativo estuvo a cargo de fuerzas argentinas y uruguayas, quienes
    procedieron a trasladar a los detenidos a un lugar que no se pudo determinar.
    En dicho lugar, el grupo de integrantes del MLNT fue objeto de aberrantes
    torturas e interrogatorios.
    Luego de unos días, en fecha no identificada fueron trasladados en forma
    clandestina y por vía aérea al Uruguay.
    Tras su ingreso a nuestro país, fueron alojados en el Centro Clandestino de
    Detención “300 Carlos R” o “Infierno chico” ubicado en XXXX, que como
    señaláramos estaba a cargo del SID.
    En dicho centro, fueron nuevamente sujetos a interrogatorios y apremios físicos
    por lo que sus captores -por medio de esos métodos y la documentación
    incautada- obtuvieron información respecto de quienes eran los integrantes del
    MLNT que se encontraban en Buenos Aires, sus alias, grado de responsabilidad,
    así como quienes manejaban el dinero de la organización.
    Luego de unos días de estar en el 300 Carlos R, en horas de la madrugada del día
    20 de Diciembre de 1974, cinco de ellos (F.G., M.H., H.B., M.C. y G.E.)
    fueron trasladados a la
    40 152de
    intersección de las rutas xx y xx donde fueron ejecutados de varios disparos
    de armas de fuego.
    La ejecución de los anteriores se relaciona con la muerte del Coronel R.T.,
    ex Director del SID, que fue asesinado en Paris el día 19 de Diciembre de 1974
    cuando se desempeñaba como agregado militar de la Embajada uruguaya en
    Francia.
    Pues, éstos fueron ejecutados en respuesta a aquél atentado. No se sabe aún, si en
    represalia por dicha muerte, o como forma de inculpar a la organización
    guerrillera.
    J.A., el sexto detenido fue liberado el 24 de Diciembre de 1974 en el
    Balneario de Marindia y muchos años después de los acontecimientos pudo
    relatar lo vivido.
    Dable es resaltar que mediante la incautación de material efectuado en el
    procedimiento de la detención del grupo y el testimonio arrancado bajo torturas,
    el Depto III del SID pudo armar el organigrama del MLN T en Buenos Aires y a
    partir de ello efectuar los golpes dados en los meses siguientes.
    Ello surge diáfanamente del:
    a.- MEMORANDO N° I-39/974 efectuado por el Coronel C.C.D.A., Director
    Acc. Del Servicio de Información de Defensa de fecha 21 de
    Noviembre de 1974 cuyo MOTIVO es “Informar acerca de documentación de
    gran importancia incautada al MLN (Tupamaros)” en donde se aclara “En un
    procedimiento antisubversivo llevado a cabo en la República Argentina, se logró
    la incautación del documento que se adjunta” En dicho documento, se establece
    la conformación del movimiento como partido, las actividades a realizar en el
    futuro, así como la estructura de la organización.
    b.- MEMORANDO N° I- 42/974 de fecha 18 de Diciembre de 1974 del Depto.
    III del SID donde se establecen nombres, alias, funciones, cargos y aún
    tendencia a la que pertenecen los militantes de la organización que se
    encontraban en Buenos Aires.
    Entre ellos se menciona a R.B. alias “C.” y respecto a ella se describe
    “Actualmente está en Buenos Aires encuadrada en el grupo de
    Información es del primer nivel, compañera de “M.”. Y también a W.W.B.
    alias “M.” respecto del cual se señala “A mediados del 74 renuncia a la
    Dirección” y asimismo lo vinculan con el dinero de la organización pues en
    dicho documento se consignó “M. le pasa la plata del secuestro del Ejecutivo
    SWISSAIR a “P.” e “I.” y se cierran los conceptos con el vínculo afectivo
    “Vive con “C.” (viuda de S.) que es su actual compañera.”
    Por tanto, la detención de éste grupo de integrantes del MLNT y la información
    41 152de
    que se obtuvo como consecuencia de la misma, resulta clave para comprender lo
    acontecido luego. En especial, las detenciones posteriores y aún la muerte de
    B. y W. en forma conjunta con la de los legisladores. Habida cuenta que los
    represores, comenzaban a armar el organigrama sobre el MLNT en
    Argentina sus tendencias y el tema del dinero, lo que se concluirá con el “Plan
    Dragón” que se desarrollará infra.
    Privación de libertad, supresión y suposición de estado civil de A.G. Como
    referenciáramos supra, en el marco de la detención de F.G. y su esposa M.Y.H.,
    también se detuvo al pequeño hijo de ambos de nombre A., nacido el 25 de
    Octubre de 1971.
    A. con tres años de edad fue primariamente retenido junto a su padres en los
    centros de detención de Buenos Aires. No obstante, en fecha que se
    desconoce fue entregado al matrimonio integrado por D.G. y J.A.M., ambos
    integrantes de la SIDE.
    En razón de ello, A. fue bautizado e inscripto en forma falsa como J.M.M.G.
    Su verdadera identidad se pudo establecer en el año 1985 a través de un largo
    trabajo de investigación.
    La causa sobre tales hechos, se investiga en los autos “G.H.A. Y OTROS
    DENUNCIA” IUE 173-318/2006 ante el Juzgado Penal de 23° turno. Razón
    por la cual no formará parte de la actual imputación.
    6.- Traslado de E.M. y otros detenidos al CCD “300 Carlos R” o “Infierno
    chico” y torturas en ese lugar.
    E.L.M.D.P., de 22 años, estudiante y docente de la Facultad de Veterinaria,
    fue detenida en su casa, ubicada en XXXX, el día 6 de Junio de 1972 por su
    presunta vinculación al MLNT.
    Tras su detención, fue trasladada al Grupo de Artillería I, donde fue puesta
    disposición del juez militar sumariante, que luego de un mínimo interrogatorio,
    dispuso su procesamiento el día 7 de junio de 1972 (junto a otros detenidos) por
    Atentado a la Constitución y Asociación para delinquir.
    Entre los procesados se encontraban también el Mayor del Ejército
    R.D.R.V. (hermano de D.R.V. amigo personal de Z.M.), C.M.C.R. y C.A.S. En
    dicha instancia fue encapuchada, puesta de plantón y privada de alimentos.
    Dable es resaltar, que aún nos encontrábamos en Democracia, y que su padre
    Z.M. por ese entonces era Senador de la República.
    Luego de su procesamiento, fue remitida a la cárcel de Cabildo, donde era
    visitada por sus familiares, entre ellos se encontraba Z.M. La última visita que le
    realizara el Senador fue el día 26 de Junio de 1973.
    42 152de
    Todo transcurría con cierta normalidad, hasta que el día 10 de Marzo de 1975.
    En esa fecha, E.M. fue trasladada por personal del Depto. III del SID al CCD
    “300 Carlos R” que por ese entonces era regenteado por dicho
    organismo.
    También fueron trasladados a dicho centro, quienes fueran procesados junto a
    ella.
    En ese lugar todos fueron sometidos a diversas torturas, fundamentalmente
    plantones, golpizas y submarino acompañados de interrogatorios.
    En el caso de E.M. la intención era que reconociera que pertenecía al MLNT.
    En tales circunstancias, sus interrogadores le insistían con la situación de su
    padre, al tiempo que le decían que lo tenían ellos, que lo iban a matar. No
    obstante, en otro momento de los interrogatorios, le expresaron que lo habían
    encontrado en un auto y que ella lo tenía que reconocer.
    Entre los que participaron en los interrogatorios y los apremios físicos reconoció
    a J.S. “E.P.” que ya conocía de Artillería I.
    A partir de ese momento, E.M. fue trasladada de la cárcel de Cabildo al
    Batallón Florida en condición de rehén de la dictadura junto a otras presas
    conocidas. En ese lugar compartió calabozo con la conocida integrante del
    MLNT J.M.
    Por su parte, C.C.R. también fue trasladado en esa fecha al “300 Carlos R” y
    sometido a diversos apremios físicos e interrogatorios.
    En ese marco sus interrogadores le expresaron que también iban a torturar a
    E. porque su padre estaba fuera de juego y que iban a matar a todos los tupas
    incluyendo “al C.” en referencia a W.F.A.
    C. reconoció entre sus torturadores a J.G.
    Tras su pasaje por la casa de Punta Gorda, J.G. en su condición de Jefe
    accidental del Depto. III del SID el día 22 de Marzo de 1975 produjo el
    Memorandum N.º I – 3/975 donde dio cuenta del re interrogatorio de los
    detenidos. Entre ellos, de M. y C.
    7.- “Plan Dragón”. Detención de integrantes del MLNT en la ciudad de Buenos
    Aires en Marzo y Abril de 1975.
    Como señaláramos en el numeral 5, con los datos obtenidos por el Depto. III del
    SID, en el operativo en que detuvieran a los “fusilados de Soca”, un grupo de
    integrantes de dicho departamento se contactó con agentes de la Policía Federal
    Argentina y juntos procedieron a realizar diversos procedimientos.
    Actuación conjunta de las fuerzas represivas argentinas y uruguayas que se
    conoce como “Plan Dragón”.
    En el marco de la misma, se produjo un enfrentamiento en la localidad de
    43 152de
    Caseros (provincia de Buenos Aires) en donde fallecieron los militantes del
    MLN T E.E.G.M. y J.C.R.M. Por su parte, en otros procedimientos realizados
    por la Policía Federal Argentina con fuerzas uruguayas, se produjo la detención
    de 21 integrantes del MLN T que militaban en la ciudad de Buenos Aires en
    dicha organización y en la Junta Coordinadora Revolucionaria.
    Entre los detenidos se encontraban varios de los mencionados en el
    MEMORANDO N° I-42/974. A saber A.C.C., S.M.G., H.W.M.,
    C.C.V., M.A.D.A., E.M.C.B., F.G.P., A.R.C.M., R.M.C.N. y E.F. de C.
    Los mencionados, fueron trasladados a la Comisaría de San Justo encapuchados
    y maniatados. Allí fueron interrogados y sometidos a diversas torturas en las que
    participaron agentes uruguayos. No obstante, quienes testimoniaron no pudieron
    identificarlos, pero aclararon que conocían todo lo referente a la organización.
    E.C. manifestó ante la Fiscalía que, además se ser objeto de torturas, fue
    interrogada sobre el MLN T y también sobre las actividades de Z.M. y
    E.E. y en especial si éstos se encontraban vinculados a dicha organización.
    A su vez, también declararon ante la Fiscalía, M.L. y M.P. que confirmaron
    haber sido sometidas a torturas por represores uruguayos. Luego de su pasaje
    por la Comisaría de San Justo, fueron llevados a la cárcel de Olmos en la
    localidad de La Plata, finalmente a la cárcel de Devoto para ser liberados en
    el año 1978 y expulsados del país.
    Sobre los resultados de los operativos realizados, el Depto. III del SID -con la
    firma del Mayor J.N.G. en su calidad de Jefe accidental de dicho servicioelaboró el MEMORANDO N° I- 9/975 donde se detallan todos los
    pormenores de los procedimientos referentes a la muerte de G.M. y R.M., así
    como de la detención M.E.L.S. alias “T.” y N.C. de C. alias “L.”.
    De igual forma, en dicho Memorando G. estimó que con el golpe acertado se
    produjo la detención del 90% del grupo denominado “los peludos”.Y a la vez
    destacó que, el grupo de “los peludos” se encontraba fuertemente distanciado
    con el de “los fraccionalistas” o “los burgueses”. Finalmente consignó “los
    fraccionalistas quedaron con todo el dinero que poseía la organización, al igual
    que la mayoría de los bienes muebles e inmuebles”.
    De esta forma, con las detenciones de noviembre de 1974 y éstas de Marzo y
    Abril de 1975 -todas llevadas a cabo en Buenos Aires- el Depto. III del SID tenía
    44 152de
    un panorama claro de los militantes del MLNT que aún permanecían en aquella
    ciudad. Asimismo, tenían identificado al sector que pertenecían, y aún quien
    podía tener dinero de la organización.
    En virtud de ello, en los meses próximos irían por los restantes.
    Mientras los operativos de Mayo se preparaban, se enfocaron en otros objetivos.
    8.- Detención, interrogatorio y torturas de H.C. en Buenos Aires.
    H.C.P. fue un reconocido dirigente de la Asociación de Empleados Bancarios
    del Uruguay (AEBU) y de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT).
    También de la Resistencia Obrero Estudiantil (ROE) y luego del Partido por la
    Victoria del Pueblo (PVP).
    Como consecuencia de su compromiso sindical y político, fue requerido por las
    Fuerzas Conjuntas y en virtud de ello debió exiliarse en la Argentina.
    En dicho país, mantuvo su militancia política vinculada a Uruguay, por lo que
    fue objeto de persecución de los servicios de inteligencia.
    Fue así que, el día 14 de Abril de 1975, luego de reunirse con M. y G.G.
    se dirigió al Correo Central de XXXX. Ello, para revisar una casilla de correo
    en la que recibía correspondencia desde Europa.
    En tales circunstancias, fue reconocido por sus perseguidores, quienes
    emprendieron su persecución. En definitiva su detención se produjo en un bar de
    la calle XXXX.
    Una vez detenido, fue trasladado a la Comisaría de San Justo y en un local
    adyacente fue objeto de diversos golpes por su aprehensores. No obstante, en la
    noche llegaron los represores uruguayos, que amén de golpes le practicaron
    submarino, al tiempo que lo interrogaron sobre su actividad en Buenos Aires y
    su organización política.
    No obstante, el interrogatorio tuvo un punto central sobre el destino de la
    bandera de los 33 Orientales que había sido sustraída el día 19 de Abril de 1969
    por el OPR 33.
    En este caso, el encargado del interrogatorio fue el Mayor E.R., que en ese
    momento era Jefe del OCOA I y viajó expresamente en procura de obtener
    datos sobre dicho hecho delictivo.
    Los apremios duraron algunos días y en todo momento fue mantenido
    encapuchado, empero, C. creyó reconocer a J.G. entre el grupo de los
    interrogadores. Éste último, le expresó que en realidad estaban detrás de “los
    tupas”.
    Tras su pasaje por la Comisaría de San Justo, fue trasladado a la cárcel de Sierra
    Chica ubicada precisamente en esa localidad de Olavarria Provincia de Buenos
    Aires.
    45 152de
    En dicho centro penitenciario, permaneció hasta el 16 de Septiembre de 1975,
    cuando obtuvo su libertad al haberse otorgado el sobreseimiento por parte del
    Juzgado de San Isidro.
    Desde su detención, se produjo un gran movimiento nacional e internacional de
    solidaridad en procura de su liberación.
    Concomitantemente con su libertad, fue expulsado de Argentina y en razón de
    ello se refugió en Europa.
    Al año siguiente, testimonió ante el Tribunal Russell II celebrado en Roma en
    Enero de 1976 donde expuso sus vivencias en la Argentina.
    9.- Traslado, interrogatorio y torturas de integrantes del OPR 33 en el Grupo de
    Artillería I.
    Concomitantemente con la detención en Buenos Aires de H.C.P., un conjunto
    importante de detenidos del OPR 33 fueron trasladados o en la jerga
    carcelaria “flauteados” desde los distintos penales donde se encontraban
    recluidos. Ello, para ser interrogados sobre el destino de la bandera de los 33
    Orientales. Dable es resaltar que 1975 fue denominado “Año de la Orientalidad”
    por el régimen de facto desde que se cumplían 150 años del desembarco de los
    33 Orientales. Por tal motivo era propósito del régimen recuperar dicha bandera.
    El traslado de los detenidos se desarrolló en Abril de 1975, y el lugar de destino
    fue el Grupo de Artillería I, donde operaba OCOA I.
    Los trasladados fueron I.T., S.S., J.V., J.V., R.C., A.P., J.C.M. y F.G. En
    esa unidad militar los antes mencionados fueron sometidos a intensos
    interrogatorios que fueron acompañados de distintos apremios físicos. Los
    mismos fueron realizados entre otros por E.R., J.S. y M.C.
    La idea de los interrogadores era, acordar con los detenidos que en caso de
    brindar información relevante para recuperar la bandera, sus penas serían
    sensiblemente reducidas.
    Pese a los tormentos a los que fueron sometidos los detenidos y el ofrecimiento
    realizado por los captores, los interrogadores no pudieron obtener la información
    buscada.
    10.- Plan Conejo. Detención, interrogatorio y torturas de integrantes del MLNT
    que se encontraban en Buenos Aires e ingresaron a Uruguay.
    A partir de los interrogatorios a los detenidos en Argentina en Noviembre de
    1974, se tomó conocimiento que integrantes del MLNT destacados en Buenos
    Aires procederían a ingresar a Uruguay para reorganizar el movimiento en el
    país. Ello surge del MEMORANDO N° I-39/974 del Depto. III del SID de fecha
    21 de Noviembre de 1974.
    46 152de
    En tanto, como señaláramos antes, del MEMORANDO N° I-42/974 también del
    Depto. III del SID surge que los integrantes de dicho organismo conocían el
    nombre de los responsables de la organización que se mantenían en Argentina.
    Entre estos se encontraba W.G.D. alias “P.” a quien se lo ubicaba como
    formando parte de la Dirección y como uno de los posibles a ingresar al
    país. Así se consignó “En la actual Dirección hay dos posibilidades de ir a
    Montevideo, uno es “P.” y el Otros es “E.”.
    W.G.D., que en realidad era “E.C.”, no había sido detenido en el “Plan Dragón”
    por lo que era buscado por las fuerzas de seguridad y en especial por el
    SID.
    Efectivamente, como se suponía G.D. ingresó al país y a finales de Abril de
    1975 fue reconocido en Montevideo por un agente policial que puso en
    conocimiento de ello al Director de la DNII Inspector V.C.
    En virtud de ello, se formó un equipo conjunto de la DNII a cargo del Comisario
    C.H. y del Depto. III del SID representado por el Mayor J.G. quienes
    estructuraron el “Plan Conejo”.
    Dicho plan tuvo como objetivo controlar a G.D. y en especial los vínculos
    que éste tejía. El mismo incluyó interceptaciones telefónicas,
    seguimientos y registros fotográficos para conocer las reuniones y contactos que
    el objetivo realizaba.
    Como consecuencia de las tareas de inteligencia llevados a cabo por el SID y la
    DNII, los agentes de inteligencia pudieron determinar que el día 25 de Mayo de
    1975 se realizaría una importante reunión entre G.D. y otros
    integrantes del MLN T.
    Con esa información C.H., G. y personal a su mando con la colaboración de
    personal del OCOA procedieron a la detención de R.R.D.S., P.R.L.M.,
    H.D.L.S.V. y W.G.D. (que resultó herido de bala). En tanto, C.W.F.H.
    resultó muerto en el momento de la detención. R.R. fue traslado al Grupo de
    Artillería I y en ese lugar fue sometido a intensos interrogatorios y gravísimas
    torturas. Entre los responsables de las mismas sindicó a G., R., S. y A.
    Posteriormente fue trasladado a la casa de Punta Gorda donde también fue
    objeto de interrogatorios y apremios físicos.
    W.G.D. en el momento de la detención fue herido por lo que fue internado en
    el Hospital Central de las Fuerzas Armadas. Luego de su recuperación,
    fue trasladado al 4° de Caballería y posteriormente a la casa de Punta Gorda.
    Allí fue torturado junto a P.L. y R.R. En ese lugar reconoció a G. como uno de
    los interrogadores.
    47 152de
    Las circunstancias de tales hechos se investigan en la “L.P. SU MUERTE”
    ficha IUE 88-215/2011 ante Penal 23° turno. En razón de ello no formara
    parte de la presente imputación.
    11.- Detención, interrogatorio y torturas en Buenos Aires de los Hermanos
    E.S.P. integrantes del PCR.
    M., A. y E.E.S.P. a principios de los años 70 integraban el Partido
    Comunista Revolucionario (en adelante PCR). Organización política de
    orientación maoista que integraba el Frente Amplio y que fuera ilegalizada en
    Octubre de 1973.
    Como consecuencia de la persecución a dicha organización política en Uruguay,
    al producirse el golpe de estado en nuestro país se refugiaron en la Argentina.
    En dicho país, mantuvieron su militancia en el PCR, empero, procuraron
    amalgamar alianzas políticas con otros grupos y/o personalidades exiliadas allí.
    De esa forma conformaron la Unión Artiguista de Liberación (UAL) y a través
    de ésta tenían contactos con los senadores E.E. y Z.M. Entre los grupos
    integrantes de la UAL se encontraba la nueva organización desprendida del
    MLNT “Nuevo Tiempo” por lo que también mantenían contacto con W.W.
    En éste contexto, en la madrugada del 17 de Septiembre de 1975, un grupo
    importante de personas integrado por uruguayos y argentinos irrumpieron en el
    domicilio de E.E. en la calle XXXX (Capital Federal).
    En esa casa se encontraba su cónyuge T.M., sus hermanos A. y M., así como
    la pareja de éste último I.F.
    Una vez en el lugar, el comando procedió a sustraer todos los objetos de valor y
    se llevaron detenidas a todas las personas que se encontraban en la casa.
    Tras la detención, fueron llevadas a Coordinación Federal.
    El operativo contó con la presencia del Comisario C.H. y militares uruguayos
    que no pudieron ser identificados.
    En coordinación Federal M., A. y E. fueron sometidos a apremios físicos
    (submarino seco, picana eléctrica y golpizas) así como interrogados por la
    organización y vínculos con Montevideo.
    Tras estar detenidos por 48 horas en Coordinación Federal, M. y E. fueron
    puestos a disposición de un Juez y procesados por porte de documentación falsa.
    En tanto, A. permaneció detenido a disposición del Poder Ejecutivo
    Nacional. De esa forma, M. y E. fueron trasladados a la cárcel de Devoto, luego
    a la de La Plata y finalmente a la de Caseros. En tanto, A. fue trasladado
    a una penitenciaría de Resistencia.
    Finalmente A. obtuvo su libertad al año de su detención, en tanto que M. y
    E. la recuperaron en Octubre de 1978.
    48 152de
    Tras la liberación los hermanos se refugiaron en Suecia.
    Conforme a lo que surge de la nota N.º 3 de fecha 17 de Diciembre de 1975
    del Legajo Personal de J.G., éste a través de la SIDE fue partícipe de la
    detención de los hermanos E. en la Argentina.
    12.- Detención y traslados compulsivos/clandestino a Uruguay de
    N.D.N., A.F. y A.N.
    En diciembre de 1975 se realizaron otros traslados compulsivos mediante
    la colaboración de la Policía Federal Argentina y las Fuerzas Conjuntas
    de Uruguay.
    A saber:
    1.-El 1° de Diciembre de 1975 M.N.D.N. (que se encontraba requerido
    por su pertenencia al Movimiento de Independientes 26 de Marzo) fue detenido
    en Buenos Aires en la vía pública por personal de la Policía Federal
    Argentina.
    Tras su detención fue trasladado a Coordinación Federal donde fue sometido
    a diversos interrogatorios.
    Al cabo de unos días en Coordinación Federal, el 9 de Diciembre las autoridades
    argentinas lo entregaron en el aeropuerto de Aeroparque a J.G. quien en
    definitiva lo trasladó en forma clandestina y vía aérea hacia Montevideo.
    Una vez en Uruguay, fue recluido en primer lugar en el CCD “300 Carlos R”
    o “Infierno chico” (casa de Punta Gorda) donde permaneció hasta Mayo de
  1. En esa fecha fue trasladado al “300 Carlos” o “Infierno grande” donde
    estuvo en depósito por 3 meses. Luego de ello fue puesto a disposición de
    la “justicia militar” que dispuso su procesamiento. Como consecuencia de
    ello estuvo recluido en el Penal de Libertad hasta el 28 de Noviembre
    de 1983. En la casa de Punta Gorda fue objeto de torturas e
    interrogatorios en este caso querían saber sobre integrantes del MLN T en
    Argentina. Ello provocó que el 10 de Diciembre lo llevaran nuevamente a
    Buenos Aires en procura de ubicar a otras personas.
    Amén de G., entre los represores también mencionó a quien nombraban como
    B. y a 304 alias C.
    2.- El matrimonio conformado por A.F. y A.N.R. (hoy fallecido) se
    encontraba exiliado en Buenos Aires desde 1974, por cuanto habían sido
    requeridos en Uruguay por su pertenencia al Movimiento de Independientes 26
    de Marzo. Pese a ello, en Argentina no tenían ninguna actividad política
    y solo mantenían contactos con amigos.
    En la noche del 10 de Diciembre de 1975 diversas personas armadas que
    se identificaron como integrantes del grupo parapolicial “Triple
    A” (Alianza Argentina Anticomunista) irrumpieron en el domicilio del
    matrimonio
    49 152de
    F. / N. sito en la calle XXXX del Barrio de Belgrano (Capital Federal) y
    procedieron a su detención.
    Una vez detenidos, fueron trasladados a dependencias de la Policía Federal y al
    amanecer del 11 de Diciembre fueron trasladados compulsivamente a Uruguay
    por vía aérea. Desconocen las condiciones en que fueron trasladados desde que
    se encontraban maniatados y encapuchados.
    Una vez en Uruguay, fueron trasladados al CCD “300 Carlos R” (casa de Punta
    Gorda) donde fueron sometidos a torturas, entre otras submarino e interrogados
    por su actividad en Buenos Aires. En dicho lugar permanecieron hasta Mayo de
    1976 cuando fueron trasladados al CCD “300 Carlos” o “Infierno grande” donde
    estuvieron en depósito hasta ser puestos a disposición de la “justicia militar”. El
    juez militar de instrucción dispuso sus procesamientos y se mantuvieron
    recluidos hasta Mayo de 1983 F. y Noviembre de 1983 N. En lo que
    refiere a los responsables de sus interrogatorios y apremios físicos F.
    mencionó a J.G. quien respondía al número (302) y a J.S.
    En Punta Gorda coincidieron con N.D.N. y F. tomó conocimiento que éste fue
    trasladado con ellos.
    13- Detención en Uruguay de tres militantes del PVP y descubrimiento de la
    organización.
    El 28 de Marzo de 1976, E.R.V.A. (hoy fallecida), R.G.G.I. y L.A.F.D.S.
    (también fallecido) militantes del PVP fueron detenidos en Colonia cuando se
    disponían a ingresar al país con material de propaganda política contraria al
    régimen dictatorial. Una vez ello, encapuchados y maniatados, fueron
    trasladados al CCD “300 Carlos”, que como desarrolláramos antes era
    regenteado por OCOA I.
    En dicho centro fueron sometidos a diversos apremios físicos (plantones
    golpizas, picana eléctrica, submarino, colgamientos y caballete) intercalados con
    interrogatorios.
    Entre los responsables de los apremios físicos G.I. sindicó a M.C. y a J.S., a
    quienes pudo identificar sin lugar a dudas. De igual modo cree que también se
    encontraba E.R.
    Asimismo, G.I. afirmó que al comienzo de los interrogadores desconocían
    la existencia del PVP, pero con el pasaje del tiempo, no solo
    descubrieron la organización, sino que lograron establecer un organigrama,
    con los nombres y aún las fotos de los integrantes en Argentina. En el
    marco de los interrogatorios, M.C. le hizo saber a G.I. que viajaba en
    forma constante a Buenos Aires, a través de diversos comentarios y
    también le mostró documentación que solo podía provenir de lo que
    50 152de
    aconteciera en esa ciudad.
    En éste contexto, en Abril de 1976, G.I. fue interrogado sobre A.C.(a la
    postre desaparecido lo que se analizará infra) y en especial si éste tenía alguna
    deficiencia cardíaca.
    De igual forma, también en Abril fue interrogado sobre E.C. (a la sazón
    asesinado en Argentina) y C. le afirmó que había sido detenido en Buenos
    Aires y le mostró una licencia de conducir con la foto de aquél.
    En junio siguieron los interrogatorios de G.I. y en éste contexto le
    informaron sobre la detención en Buenos Aires del dirigente G.G. y otros
    integrantes de la organización como R.L., M.M., S.L., R.A. y D.L.D.
    Ello, para demostrarle que la organización estaba desbaratada y que no valía la
    pena seguir negando los hechos que se le pretendían imputar.
    Tras su pasaje por el CCD “300 Carlos” y Artillería I (donde también estuvo
    detenido) y que duró aproximadamente unos nueve meses, G.I. fue puesto
    a disposición de la justicia militar que dispuso su procesamiento y
    posterior condena.
    De esta forma fue recluido en el Penal de Libertad donde recuperó su libertad el
    día 29 de Agosto de 1984.
    L.F.D.S., tras su detención en el CCD “300 Carlos” siguió los pasos de
    G.I., por lo que fue recluido en el mismo Penal.
    Por último, R.V.A. fue sometida a la justicia militar, pero el día 10 de
    Noviembre de 1976 se dispuso su libertad. En tanto, la causa fue archivada el día
    15 de Diciembre de 1976.
    Este operativo es clave para entender las detenciones contra el PVP que se
    sucedieron entre Junio y Octubre de 1976 en Argentina. Pues, mediante la
    documentación incautada y las declaraciones bajo tortura realizadas por alguno
    de los detenidos, se pudo ir conformando el puzzle sobre dicha organización
    política.
    14.- Desaparición forzada de A.C.P.
    A.C.P. militante sindical de la Asociación de Empleados Bancarios del
    Uruguay (AEBU), de la Convención Nacional de Trabajadores (CNT) e
    Integrante de la OPR 33, al ser perseguido en Uruguay se radicó en la ciudad de
    Buenos Aires.
    El día 5 de Abril de 1976 un comando de militares argentinos se constituyó en su
    domicilio de la calle XXXX Localidad El Tropezón Provincia de Buenos Aires
    y procedió a su detención.
    Tras la misma, C. fue trasladado al CCD “B.” -ubicado precisamente en la calle
    XXXX del Barrio de Flores (Capital Federal) – que formaba
    51 152de
    parte del grupo de operaciones tácticas (O.T.18) regenteado por personal de la
    Secretaría de Inteligencia de Defensa del Estado (SIDE) argentino y en donde
    también operaban agentes uruguayos del SID y de la DNII.
    Tras su pasaje por XXXX, fue derivado al CCD “Automotoras Orletti” hasta el 5
    de Octubre de 1976. En esa fecha fue finalmente trasladado clandestinamente a
    Uruguay en un avión de la Fuerza Aérea Uruguaya con otros detenidos
    pertenecientes a su misma organización política.
    Traslado que en la jerga periodística se conoce como “segundo vuelo”.
    Al día de hoy se mantiene desaparecido.
    Las circunstancias de su desaparición fue resuelta en las causas 98-247/2006
    donde fueron condenados J.N.G. y J.R.A. y 2-43332/2005 donde fueron
    condenados G.V., E.R., J.S., L.M., R.M.B. y J.S.L.
    15.- Detención y posterior asesinato de T.J.B. y E.C.C.
    T.P.J.B. y E.E.C.C., tenían actividad política en Uruguay (ella en la OPR 33
    y él en la ROE) por lo que al verse perseguidos tras el golpe de estado en
    Uruguay pasaron a residir en Buenos Aires.
    En Argentina la pareja integraba el PVP y en razón de ello, fueron detenidos en
    la vía pública el día 17 de Abril de 1976.
    En el operativo actuaron fuerzas combinadas del SIDE de Argentina y del Depto.
    III del SID de Uruguay.
    Tras su detención fueron trasladados al CCD XXXX y posteriormente retirados
    del mismo para ser ejecutados.
    El cadáver de T.J., con cuatro disparos de arma de fuego en el pecho y uno en
    el cráneo, apareció el día 19 de Abril de 1976, en la calle XXXX del Barios
    Barracas (Capital Federal).
    Por su parte, el cuerpo sin vida de E.C. fue encontrado el día 26 de Abril de
    1976 en plena vía pública, desnudo y envuelto por un plástico, con diversas
    heridas y múltiples laceraciones. En efecto, el hallazgo se produjo en XXXX
    (Capital Federal). Según el certificado médico expedido por el Dr. J.A.G.B., la
    muerte de C. se produjo por “Congestión y edema agudo de pulmón”. Fue
    inhumado como NN en el cementerio de la Chacarita y en el año 2001 se
    pudo obtener su identidad por parte del Equipo Argentino de Antropología
    Forense (EAAF) Ello, a partir de las huellas dactilares remitidas por la Comisión
    para la Paz.
    16.- Detención en Mar del Plata de R.J.M.P., A.C.M. y sus hijas.
    52 152de
    R.J.M.P. -hermano de L., integrante del MLNT muerto en un operativo
    llevado a cabo en Junio de 1973 en Uruguay y de E. dirigente de dicha
    organización radicado en Argentina- en Abril de 1974 se trasladó a
    Argentina con su familia, luego de haber estado detenido en Uruguay por un
    lapso de 18 meses por asistencia al MLNT.
    En dicho país, no mantuvo militancia política y se dedicó a su profesión de
    médico cirujano en la Clínica Mitre de la ciudad de Mar del Plata.
    En esa ciudad vivía junto a su esposa A.C.M. y sus hijas P.N. de 9 años,
    M.F. de 7 años y V. de 8 meses. Pese a que no tenía ninguna
    participación política, el 27 de Abril de 1976 fuerzas combinadas argentinas y
    uruguayas irrumpieron en su domicilio y procedieron a derribar la puerta. Acto
    seguido procedieron a encapuchar a los mayores y en definitiva a
    detener a toda la familia. No obstante, previo a su traslado, el comando procedió
    a revisar toda la casa y a sustraer todos los objetos de valor. Tras ello, trasladaron
    a C. y a sus hijas en el vehículo de la familia -un Fiat 600- y a M.P. en un Falcon
    a la Brigada de Investigaciones de Mar del Plata donde los hicieron pasar la
    noche. En la mañana siguiente, fueron trasladados hacia Buenos Aires para en
    definitiva ser retenidos en el CCD “XXXX”. En dicho lugar, M.P. permaneció
    encapuchado y maniatado con alambre, fue objeto de golpizas, e
    interrogado por uruguayos sobre sus actividades en Argentina, su
    vinculación con su hermano E. y en especial si conocía donde se encontraba
    éste. Asimismo, le preguntaron si tenía dinero del MLNT o si sabia donde
    podría encontrarse. A.C. también fue interrogada por uruguayos y le
    preguntaron respecto a la mutualista de Juan Lacaze donde ella trabajó y en
    especial sobre el Director de la misma. Pese a ello, no fue objeto de apremios
    físicos. En la medida que M.P. no tenía vínculos con su hermano ni con el
    MLNT, y que A.C. tampoco tenia militancia, el 1° de Mayo de 1976 fueron
    liberados. En el marco de su testimonio M.P. y C. refirieron que otros
    detenidos le expresaron que en el lugar se encontraba la pareja de H.G.
    (M.R.V.) la que había sido detenida el día 30 de Abril de 1976. De igual forma,
    ambos mencionaron que un represor uruguayo cantaba acompañado de una
    guitarra la canción “cielito de los tupamaros” A raíz de dicha detención
    arbitraria, solicitaron refugio en ACNUR y de esa forma pasaron a residir en
    España.
    53 152de
    17.- Detención en Buenos Aires de M.R.V. y homicidio de H.G.J.
    H.E.G.J., era estudiante de la Facultad de Agronomía y militante del Frente
    Estudiantil Revolucionario 68 (FER 68).
    En Mayo de 1974, personal militar se constituyó en el domicilio de la casa de
    sus padres en Uruguay en procura de su detención. En conocimiento de ello,
    G. junto a su novia M.R.V. se trasladaron a Buenos Aires.
    Allí solicitaron su radicación y en un principio vivieron con su hermano A.G.J.
    Poco tiempo después, el día 2 de Junio de 1975 G. y V. contrajeron
    matrimonio y pasaron a residir en el Complejo de viviendas ubicado en XXXX
    La Matanza Provincia de Buenos Aires.
    G. trabajaba y no tenía en Argentina militancia política.
    Pese a ello, advirtió que lo estaban vigilando por lo que en conocimiento de que
    lo habían ido a buscar a Montevideo y lo que le había ocurrido a su hermano
    R. (detenido y a la postre desaparecido en Marzo de 1973) él y su cónyuge
    optaron por ir a vivir con unos amigos a otra vivienda.
    No obstante, tras un tiempo volvieron a residir en su hogar.
    Fue así que en la madrugada del 30 de Abril de 1976, un grupo de personas
    fuertemente armado integrado por agentes argentinos y uruguayos se constituyó
    en el domicilio de la pareja y procedió a sus detenciones.
    Encapuchados y maniatados fueron retirados de la vivienda.
    Antes de su traslado, el grupo procedió a registrar la casa y a sustraer todos los
    objetos de valor existentes en la misma.
    Una vez aprehendidos, fueron trasladados al centro clandestino de detención
    XXXX, donde H.G. fue objeto de interrogatorios y torturas. A los cuatro
    días de su detención, V. fue retirada del lugar y liberada en las calles XXXX y
    XXXX de Capital Federal.
    Por su parte, G. y dos hombres que se encontraban también detenidos en
    XXXX, fueron retirados del lugar con rumbo desconocido.
    M.J. (madre de G.) presentó Habeas Corpus ante el Juzgado Nacional de
    Primera Instancia en lo Criminal de Instrucción N° 23 de Capital Federal.
    Empero, dicha solicitud fue rechazada.
    El día 26 de Mayo de 1976, fueron encontrados en la playa de la Localidad de
    Hudson Partido de Berazategui (Provincia de Buenos Aires) tres cadáveres de
    sexo masculino totalmente desnudos y en estado de descomposición.
    Dos de esos cuerpos se encontraron amarrados a una cucheta o camastro de
    54 152de
    hierro, uno sobre el otro. Atados por sus miembros inferiores y superiores, así
    como por la cintura.
    El Dr. C.P.C. Médico de la Policía determinó como posible causa de muerte la
    “asfixia por inmersión”.
    Los cadáveres en condición de NN fueron inhumados en el Cementerio de
    Berazategui el día 27 de Mayo de 1976.
    Muchos años después, se determinó por parte del Equipo Argentino de
    Antropología Forense (EAAF) que uno de los cuerpos hallados pertenecía a
    H.E.G.J.
    También se pudo identificar a otro de los cadáveres enterrado junto a
    G. como NN. Se trataba de J.F., primo de M.F. dirigente de la organización
    Montoneros.
    J.F. al igual que G. estuvieron detenidos en el CCD XXXX. De ello
    dan cuenta sobrevivientes de dicho centro.
    A la fecha de su asesinato G. contaba con 22 años.
    Dable es resaltar que, su hermano R.G.J. (militante del MLNT) fue detenido
    en Montevideo por personal del Ejercito el día 12 de Marzo de 1973 y
    trasladado a Artillería I. En dicha unidad militar falleció como
    consecuencia de las torturas recibidas. J.G. que en ese entonces fungía como
    2do. Jefe de la unidad fue quien procedió a sumergir su cuerpo en el Río
    Negro. Su cadáver fue hallado unos días después pero no se pudo establecer su
    identidad. Luego de muchos años y mediante pruebas de ADN se pudo
    determinar que el cadáver encontrado en las costas del Río Negro pertenecía a
    R.G.J. Este hecho se encuentra en investigación en la causa “G., J.C., G.,
    J. HOMICIDIO MUY ESPECIALMENTE AGRAVADO” ficha
    429-10197/2001 ante el Juzgado Letrado de Paso de los Toros de
    2° turno.
    Es evidente, que éstos procedimientos no fueron los únicos que se realizaron en
    perjuicio de uruguayos en Argentina.
    Entre ellos, y sin que sea la lista completa, se encuentran la desaparición forzada
    de J.N.D., acaecida el día 29 de Noviembre de 1974 el asesinato de R.F.P.
    acaecida el 24 de Diciembre de 1974, la desaparición forzada de E.F. acaecida
    el día 27 de Agosto de 1975, las desapariciones forzadas de N.M. y W.M,
    el día 8 de Febrero de 1976.
    Respecto de estos últimos no se ha podido obtener evidencias que nos permita
    vincularlos con la participación de agentes represores uruguayos y por ende
    incluirlos en la presente investigación.
    ACONTECIMIENTOS ACAECIDOS EN MAYO DE 1976 EN BUENOS
    55 152de
    AIRES
    1.- Detención y posterior ejecución de la pareja R.B. / W.W. Privación de
    libertad de G.M.S.B., M.V. y M.F.B.
    R.C.B.L. nacida el 23 de Febrero de 1943, era integrante del Movimiento
    de Liberación Nacional Tupamaros (en adelante MLNT) y por tal motivo
    fue detenida el día 15 de Abril de 1972 en avanzado estado de gravidez e
    internada en el Hospital Central de la Fuerzas Armada. En ese lugar, el día 24
    de Abril de 1972 dio a luz a G.S.B., hija del también integrante del MLNT
    G.S.O., que falleciera en el operativo realizado el 14 de Abril de 1972 en la
    calle XXXX.
    Al obtener su libertad en 1973, R.B. junto a su pequeña hija se trasladó a
    Santiago de Chile, donde residió hasta que se produjo en ese país el golpe
    militar que derrocó al Presidente constitucional S.A.
    Fue así que se dirigió a la ciudad de Buenos donde pasó a residir con su pequeña
    hija G.
    En dicha ciudad, conoció a W.W. (en ese momento dirigente del MLNT)
    con quien se relacionó sentimentalmente y tuvo dos hijos, M.V. nacida el
    día 9 de Enero de 1975 y M.F. nacido el día 15 de Marzo de 1976.
    W.A.W.B., nacido el 11 de Octubre de 1947, era estudiante de Medicina, se
    integró al MLNT y como tal fue detenido y procesado por la Justicia
    ordinaria el 17 de Julio de 1969.
    Al obtener la libertad el 17 de Diciembre de 1970, viajó a Santiago de Chile
    donde residió hasta el golpe de estado dado por los militares el 11 de Septiembre
    de 1973. Tras el mismo, se radicó en la ciudad de Buenos Aires.
    B. y W., tanto en Chile como en Buenos Aires mantuvieron su militancia
    en el MLNT.
    W. formó parte de la Dirección de dicha organización y como tal participó de la
    Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR) estructura política que nucleaba al
    Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) de Argentina al Movimiento de
    Izquierda Revolucionaria (MIR) de Chile y al Ejército de Liberación Nacional
    (ELN) de Bolivia.
    A mediados de 1974 W. abandonó primero la dirección del movimiento y a
    finales de año la organización, al entender que la lucha armada ya no era el
    camino para la liberación nacional.
    Al abandonar al MLNT, junto a otros dirigentes y un número importante de
    militantes (que fueron mencionados como “los renunciantes” por los demás
    56 152de
    integrantes de la organización) formó un nuevo grupo político denominado
    “Nuevo Tiempo”. A ésta nueva organización también se sumó R.B., quien a
    partir del nacimiento de los hijos con W. tuvo una participación más
    tangencial.
    Nuevo Tiempo -que entre otros estaba integrando también por los ex dirigentes
    tupamaros L.A., L.M. y K.A.- al haber renunciado a la lucha armada comenzó
    sus vínculos con la Unión Artiguista de Liberación (UAL). Esta agrupación
    política nucleaba a todos los exiliados de izquierda que se encontraban en
    Buenos Aires y realizaban tareas en procura del restablecimiento del
    sistema democrático en Uruguay. La UAL también estaba integrada por los
    Grupos de Acción Unificadora (GAU) el Partido Comunista Revolucionario
    (PCR) las Agrupaciones de Militantes Socialistas (AMS) así como los
    Senadores E.E. y Z.M.
    En tales circunstancias, en la madrugada del día 13 de Mayo de 1976, un grupo
    numeroso de personas vestidas de civil, fuertemente armados, que se
    transportaban en tres vehículos particulares (dos autos marca Torino uno verde y
    otro blanco, y una camioneta Pick Up) se constituyeron en el domicilio de la
    familia B. / W. de la calle XXXX de la Provincia de Buenos Aires.
    Una vez en el lugar, tras derribar la puerta de ingreso procedieron a la detención
    de quienes se encontraban dentro.
    Junto a la pareja se encontraban los niños G.S.B. de 4 años, M.V. de 1 año y
    tres meses y M.F. de 2 meses, estos últimos hijos de B. y W.
    En el marco del procedimiento, los agentes registraron toda la vivienda, se
    apoderaron de todos los objetos de valor que poseían, así como de una
    importante suma de dinero que pertenecería a la organización.
    De igual forma, procedieron a desordenar toda la casa en busca de dinero y
    objetos de valor, así como a dañar parte de los bienes que no se llevaron.
    En tanto, en las paredes del comedor de la casa -con tinta de distintos coloresescribieron consignas contrarias al pensamiento de los detenidos. En ellas
    consignaron “10×1 no va a quedar ningún zurdo” “zurdos cobardes den la cara
    que por más que la escondan los vamos a encontrar igual”, “Pasaremos el
    rastrillo y no quedará uno vivo” “Paredón al zurdaje” y “Tupas traidores los
    vamos a llenar de bronces”.
    Y en una habitación contigua escribieron “Tupas OPR renunciantes” y a su lado
    el símbolo de la hoz y el martillo.
    Tras la detención, la pareja y los niños fueron llevados al CCD perteneciente a
    OT18 denominado “XXXX” sito precisamente en la calle de ese nombre en el
    57 152de
    XXXX.
    Luego de unos días de permanencia en el CCD XXXX, los niños y los adultos
    fueron retirados sin rumbo conocido.
    Los cadáveres de R.B. y W.W., junto al de los legisladores Z.M. y
    H.G.R., fueron encontrados a las 21 y 15 horas del día 21 de Mayo de 1976
    en el interior del automóvil marca Torino N° xxxxxxxx propiedad de P.R.
    Dicho vehículo había sido sustraído mediante violencia con armas de fuego por
    un grupo de personas que se desplazaba en un automóvil marca Torino de color
    verde el día 20 de mayo a la hora 17.45 en circunstancias en que R. transitaba
    por XXXX. Para ello fue encerrado por el auto Torino verde y obligado a
    detener la marcha y mediante amenazas con armas de fuego le sustrajeron
    el automóvil antes referenciado.
    El vehículo con los cuatro cadáveres fue ubicado en la intersección de las
    avenidas XXXX (Capital Federal).
    Dentro del vehículo se encontró un panfleto con el logo del Ejército
    Revolucionario del Pueblo que expresaba “AJUSTICIAMIENTO A LOS
    TRAIDORES Parte de Guerra. El 20 de mayo a las 21 hs. la Unidad “J.D.O.” de
    nuestro Ejército Revolucionario del Pueblo procedió a justiciar, a requerimiento
    del Comité Central del Movimiento de Liberación “Tupamaros” a W.A.W., R.B.,
    Z.M. y H.G.R. por ser los responsables de la escisión producida en el MLN (T)
    con su actitud contra revolucionaria y pequeño burguesa. Los ajusticiados
    formaban la dirección en Buenos Aires de la fracción «NUEVO TIEMPO» y con
    su tarea entorpecían la solidaridad revolucionaria que requiere el enfrentamiento
    a las dictaduras que padecen nuestros países. Este ajusticiamiento, efectuado
    dentro del marco de unidad que establece la Junta de Coordinación
    Revolucionaria debe servir de ejemplo a todos aquellos que pretendan alejarse
    del camino que cuestione la guerra contra las dictaduras asesinas de Uruguay,
    Chile, Argentina y Bolivia.. MUERTE A LOS TRAIDORES! ¡NINGUNA
    TREGUA A LOS EJÉRCITOS OPRESORES!ESTADO MAYOR CENTRAL
    E.R.P. ¡A VENCER O MORIR POR LA ARGENTINA! EJERCITO
    REVOLUCIONARIO DEL PUEBLO»
    Realizadas las autopsias correspondientes, en lo que refiere a W.W., el perito
    actuante Dr. O.H.A., Médico Forense de la Justicia Nacional consignó
    “Examen Traumatológico. A la inspección este cadáver presenta las
    siguientes lesiones: 1) A nivel del pabellón auricular derecho tercio inferior,
    herida irregular de 20 x 25 mm con los caracteres de orificio de entrada
    58 152de
    de proyectil por arma de fuego. Atraviesa el pabellón auricular provocando
    fractura conminuta de peñasco derecho, atraviesa masa encefálica destruyendo
    lóbulo temporal y frontal derecho, destruye hueso frontal, techo orbitario lado
    derecho, en forma conminuta partiendo múltiples trazos de fractura hacia
    etmoides y esfenoides y sale finalmente al exterior a través de región frontal
    derecha a través de un orificio de labios evertidos de 30 mm de diámetro. La
    dirección seguida ha sido de derecha a izquierda de abajo hacia arriba y de atrás
    a adelante. 2) En región occipital media herida redondeada de 9 mm de diámetro
    con halo de contusión de 2 mm de ancho, con los caracteres de orificio de
    entrada de proyectil de arma de fuego. Seguida en profundidad penetra en cráneo
    a través del occipital a nivel de la protuberancia occipital a través de una pérdida
    de substancia de 20 cm, a bisel interno de la que parten trazos de fractura ósea en
    occipital derecho e izquierdo. Atraviesa meninges y masa encefálica y sale al
    exterior a nivel de región parietal izquierda a través de una pérdida de substancia
    a bisel externo de 25 mm de diámetro de la que parten numerosos trazos de
    fractura al parietal, frontal y temporal izquierdo. Sale al exterior por un orificio
    subiendo en la misma región a labios evertidos. La dirección seguida ha sido de
    atrás a adelante, de abajo hacia arriba y ligeramente de derecha a izquierda. 3)
    Hematoma palpebral bilateral 4) Hematoma en muslo derecho. Y en definitiva
    concluyeron “La muerte de N.N. adulto del sexo masculino N.º 2 fue producida
    por heridas de bala de cráneo y cerebro”.
    Por lo que en definitiva concluyó la “La muerte de N.N. adulto de sexo
    masculino N° 2 fue producida por heridas de bala de cráneo y cerebro”.
    En tanto respecto de R.B., los Dres. M.S.R. y O.H.A., Forenses de la
    Justicia Nacional consignaron: “A la inspección, este cadáver presenta las
    siguientes lesiones: En la región escapular izquierda a la altura de la segunda
    vértebra dorsal a 7 cm. de la línea media tres heridas redondeadas con zona de
    contusión de ancho variable con los caracteres de orificio de entrada de
    proyectiles de arma de fuego. Seguidos en profundidad comprobamos que
    fracturan la escapula izquierda, penetra en tórax entra la 1ª y 2ª costillas a las
    que fractura, desgarran pleura, perfora vértice de pulmón izquierdo dando
    lugar a una homopleura de 500 cc. Fractura clavícula izquierda y salen por la
    cara anterior del hemitórax izquierdo a 2 cm. Por dentro de la línea axilar
    anterior a la altura del 2do espacio intercostal. La dirección seguida por los
    tres proyectiles ha sido de atrás delante de derecha a izquierda y ligeramente de
    arriba abajo. Sobre hemicráneo derecho se reconocen: a) a nivel de la región
    temporal a 4 cm. por arriba y 3 cm. Por encima del pabellón auricular y b) en
    regiones temporo occipital a 6 cm. por detrás de la lesión anteriormente
    descripta, dos heridas redondeadas de borde muy irregulares de 10 mms de
    59 152de
    diámetro con caracteres de orificio de entrada de proyectil de arma de fuego.
    Seguidas en profundidad se comprueba el cráneo totalmente estallado y
    multifragmentado, pudiéndose reconstruir a nivel del temporal y en la región
    temporo occipital derecha dos pérdidas de sustancia la primera oblonga de 10×25
    mm y la segunda de 15 mms. Ambas a bisel interno. La masa encefálica está
    totalmente destruida comprobándose hemorragia intracraneana. En hemicráneo
    izquierdo se reconocen: a) en región temporal a 4 cm. Por detrás y por encima de
    la inserción superior del pabellón auricular y b) a 3 cm. Por detrás de la lesión
    anteriormente mencionada, dos heridas redondeadas de bordes muy irregulares
    de 10 x 15 mm cada una con caracteres de orificio de entrada de proyectiles de
    arma de fuego. Reconstruyéndose los huesos subyacentes se reconoce a nivel del
    occipital parte de un orificio a bisel interno que se corresponde con la segunda
    lesión descripta. En región frontal izquierda a 1 cm. por fuera y 2 cm. por arriba
    de la cola de la caja se reconocen dos heridas muy irregulares, las más externa de
    20 x 10 mms y la más interna de 4 x 7 mms. rodeada de un hematoma que se
    extiende hasta ambos párpados. A nivel del tercio interno del párpado superior
    derecho se reconoce una pérdida de sustancia irregular de 15 mms, hematoma
    bipalpebral, que se corresponden con una destrucción del globo ocular y fractura
    conminuta de la cavidad orbitaria. Es verosímil que los proyectiles que tuvieron
    su orificio de entrada en hemicráneo derecho hayan salido por las lesiones
    descriptas a nivel de las regiones orbitaria derecha y frontal izquierda, habiendo
    seguido una dirección de atrás adelante, de un plano horizontal y de derecha a
    izquierda. En los restos de la masa encefálica destruida extraemos un proyectil
    con parte de su camisa, cuatro fragmentos de camisas de proyectiles y las
    esquirlas, las que verosímilmente se corresponden a los proyectiles cuyos
    orificios de entrada fueron descriptas en hemicráneo izquierdo. Excoriaciones
    apergamindas en región frontal media, a la izquierda de nariz, región geniana
    izquierda región mentoniana, espina ilíaca antero superior izquierda y rodilla
    derecha.”
    Y concluyeron que “La muerte de N.N ADULTO SEXO FEMENINO N° 1 fue
    producida por, Heridas de balas de cráneo y cerebro.”
    Sobre éstos asesinatos W.F.A., en su carta dirigida al Presidente de facto
    argentino J.R.V. -al tomar conocimiento de los homicidios de sus amigos M. y
    G.R.- expresó “Se dice que pertenecían a una organización guerrillera, pero no
    tengo ningún modo de saber si ello es cierto o no. Pero si tal fuera el caso,
    resulta evidente que se les mató al solo efecto de hacer aparecer a nuestros
    dos amigos como vinculados con la guerrilla, Y no sé si esto es lo más
    abyecto de todo este sucio episodio; quitar la vida a dos seres humanos por la
    única razón de apuntalar una mentira. Quiera Dios que la saña de los asesinos
    60 152de
    respete por lo menos la vida de sus hijos desaparecidos”.
    Privación de libertad de G.M.S.B., M.V. y M.F.B.
    Como señaláramos anteriormente, junto a R.B. y W.W., se encontraban los
    niños G.M.S.B., M.V. y M.F.B.
    Los niños junto a sus padres fueron llevados al CCD perteneciente a OT18
    denominado “XXXX” sito precisamente en la calle de ese nombre en el N°
    XXXX.
    En el CCD “XXXX” los niños permanecieron unos días junto a sus padres y
    luego fueron trasladaron a otra casa de la que no se pudo determinar su
    ubicación
    Al enterarse de lo sucedido, el Dr. J.P.M.S.O. (padre de G. y abuelo de G.S.)
    se trasladó en forma inmediata a Buenos Aires en procura de dar con el
    paradero de su nuera, su nieta, y de los pequeños hijos de la pareja W. / B. El
    día 17 de Mayo de 1976 presentó ante el Juzgado Federal de Primera
    Instancia en lo Criminal y Correcional de la Capital Federal N° 1 a cargo del Dr.
    E.M., un Habeas Corpus por todos los integrantes de la Familia. Asimismo,
    tras enterarse de los asesinatos de B. y W., realizó diversas gestiones en
    procura de la ubicación de los niños y en especial denunció ante el Juzgado
    Nacional de Primera Instancia en lo Criminal de Instrucción N°16 la
    desaparición de los niños. Ante dicha Sede prestó testimonio el día 25 de Mayo
    de 1976. El Dr. S.O. no se quedó solo con la denuncia ante las autoridades,
    sino que también denunció la desaparición de los niños ante los medios de
    prensa que la admitieron. Como consecuencia de tales denuncias, el día 29 de
    Mayo de 1976, los niños fueron dejados en la Comisaría 2da. de Vicente Lopez
    de la Provincia de Buenos Aires y entregados al abuelo paterno de G., el Dr.
    J.P.S. y su tío paterno G.S.
    2.-Detención y posterior ejecución de los legisladores Z.M. y H.G.R.
    Z.R.M.G. nació en Montevideo el 20 de Mayo de 1924. Fue un destacado
    dirigente político y periodista. Como periodista escribió en los periódicos “El
    Diario” y “La Mañana” de Uruguay y en “La Opinión” de Argentina, en
    tanto que también fue columnista del Semanario “Marcha”.
    61 152de
    En la esfera política, se inició en la Lista 15 del Partido Colorado, fundó luego la
    Lista 99 (Por el Gobierno del Pueblo) también dentro de esa colectividad política
    y posteriormente con los integrantes de ese sector colorado pasó a integrar
    la coalición de izquierda Frente Amplio.
    En virtud de ello, ocupó cargos de suma relevancia, pues fue Diputado,
    Senador y Ministro de Estado cuando pertenecía al Partido Colorado. En las
    elecciones del año 1971 y ya como integrante del Frente Amplio fue electo
    nuevamente Senador de la República.
    Por su relevante función política, los servicios de inteligencia pusieron la
    mira sobre él.
    La ficha patronímica del SID da cuenta de su primera anotación en el año 1959.
    Tras ella obra un larguísimo historial de anotaciones respecto a sus actividades.
    Tanto en Uruguay como en la ciudad de Buenos Aires donde se refugió tras
    el golpe de estado.
    Desde su banca del Senado fue un firme crítico del gobierno del Presidente
    J.M.B., con especial énfasis en las violaciones a los derechos humanos
    que se produjeron en el período previo a la dictadura. Participó en forma
    muy activa en las investigaciones realizadas por el Parlamento respecto a las
    torturas denunciadas, así como en lo atinente a la actuación del “Escuadrón de
    la muerte” y los homicidios perpetrados por éste.
    Al producirse el golpe de estado en Uruguay, y frente a la posibilidad de
    ser detenido por el régimen dictatorial, M. optó por radicarse en Buenos
    Aires.
    En Argentina se domicilió en el Hotel Liberty sito en XXXX. Y al momento de
    los hechos que nos ocupan vivía con su hijo Z.E.M.D. en dicho lugar.
    En ese país era periodista en el diario “La Opinión” cuya dirección estaba
    a cargo de J.T., y previo a su secuestro también tenía un
    emprendimiento comercial atendido por sus hijos.
    En el exilio, desplegó una importante labor política para denunciar la
    situación del Uruguay y en especial sobre las graves violaciones a los derechos
    humanos que se producían en el país.
    Así, el 30 de Marzo de 1974 compareció ante el Tribunal Russell con sede
    en Roma y expuso la realidad del régimen dictatorial uruguayo, la falta
    de libertades y garantías mínimas, así como las graves violaciones a los
    derechos humanos de los detenidos.
    De igual forma, en el año 1975, a través de su amiga, la
    periodista estadounidense L.P., concretó una importante entrevista con el
    Senador E.K. de los Estados Unidos. Y en ese marco exponer ante
    62 152de
    la OEA y las Naciones Unidas la situación que atravesaba nuestro país.
    En razón de ello, M. tenía proyectado viajar el día 12 de Mayo de 1975. No
    obstante, como todos los pasos de M. eran monitoreados por los servicios
    de inteligencia uruguayos, se activaron los mecanismos para que el proyecto
    no se concretara.
    En tal sentido, el día 3 de Abril de 1975 la Embajada de Uruguay en Argentina
    puso en conocimiento de la Cancillería que mediante información proporcionada
    por el Comisario G. del Departamento de Asuntos Extranjeros de la
    República Argentina habían tomado conocimiento que M. viajaría en breve
    a entrevistarse con K. Ante ello, Cancillería solicitó información sobre ese
    viaje.
    Tras obtener la información, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay
    remitió una nota al Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la República
    Argentina, dando cuenta que el pasaporte de M. había sido cancelado. De esta
    forma el viaje programado por el Senador quedó sin efecto.
    En su estadía en Argentina, M. estrechó filas con personas y grupos
    políticos del Frente Amplio, pero también con personalidades del Partido
    Nacional que se encontraban refugiadas en dicho país. Entre éstas últimas, se
    destacaron las del Senador W.F.A. y la del Diputado H.G.R.
    Con cierta frecuencia, se encontraba para discutir los problemas que aquejaban
    al Uruguay en el café Tortoni de XXXX, con los antes mencionados, otros
    exiliados y el Dr. M.L.
    Asimismo, M. junto al Senador E.E., el Diputado J.C. e integrantes de los
    Grupos de Acción Unificadora (GAU) del Partido Comunista del Uruguay
    (PCR) de las Agrupaciones de Militantes Socialistas (AMS) y de Nuevo
    Tiempo (escindidos del MLN T entre los que se encontraban
    precisamente B. y W.) conformaron la Unión Artiguista de Liberación
    (UAL) un conglomerado político de izquierda creado para denunciar y enfrentar
    por medios políticos la dictadura uruguaya.
    En razón de todo ello, el Senador frenteamplista era en ese momento, un gran
    articulador político, y por ende, un objetivo para las autoridades del régimen
    dictatorial.
    En éste contexto, en abril de 1976 el Cr. A.V.V., por entonces Ministro de
    Economía uruguayo, mantuvo una reunión con M.
    La reunión se llevó a cabo en la confitería “Richmond” y en ella trataron temas
    atinentes a la realidad del país en procura de salidas para una futura restauración
    democrática. En este marco se discutió un memorando confeccionado por V.
    Asimismo M. le solicitó que intercediera ante las autoridades uruguayas
    63 152de
    para que su hija E. presa en Uruguay no fuera objeto de torturas.
    Como señaláramos supra, todas las actividades realizadas por el Senador eran
    minuciosamente controladas y registradas por los servicios de inteligencia de
    Uruguay centralizados en el Servicio de Información de Defensa en general y
    por su Depto. III en particular.
    M. y todos los exiliados eran conscientes que eran espiados, que operaban en
    Buenos Aires fuerzas represivas uruguayas. Anejo a ello, por distintos
    conductos le habían llegado versiones sobre un posible operativo contra su
    persona.
    Por tal motivo, unos días antes de su secuestro, precisamente el día 5 de Mayo de
    1976 le entregó una carta cerrada a R.G. amigo y compañero del Diario La
    Opinión de Buenos Aires, para que éste la abriera en caso que algo le ocurriera.
    En ella expresó “Amigo R.: En estos días he recibido amenazas telefónicas
    anunciando un posible atentado y, además, mi traslado por la fuerza y contra mi
    voluntad a Montevideo. Me llega asimismo la información de que el Ministro
    uruguayo B. plantearía ante las autoridades argentinas la necesidad de que se
    me aleje de éste país. No se cual puede ser el curso futuro de los
    acontecimientos, pero en previsión de que, efectivamente, un “Comando”
    uruguayo me saque del país, le escribo éstas líneas para que usted sepa que no
    tengo ni he tenido ninguna intención de abandonar Argentina y que si el
    gobierno uruguayo documenta mi presencia en algún lugar del territorio
    uruguayo es porque he sido llevado allí, en forma arbitraria, inconsulta y
    forzada. No sería la primera vez que se intenta hacer aparecer como voluntaria la
    que es una actitud impuesta por la prepotencia y el salvajismo. Disculpe esta
    molestia y le agradezco desde ya el uso que usted haga, si es necesario de ésta
    confidencia. Su amigo, Z.M.”.
    Tras el hallazgo de su cuerpo, la carta referenciada fue publicada en el diario La
    Opinión el día 23 de Mayo de 1976.
    A todo lo anterior se debe anejar la situación migratoria de M.
    En efecto, al llegar a la Argentina los senadores E. y M. se presentaron ante las
    autoridades argentinas y solicitaron asilo político. Asilo que le fue
    concedido por Resolución del Ministerio del Interior N.º 289 del 26 de
    Septiembre de 1973.
    No obstante, el día 28 de Marzo de 1974 el Comisario J.C.G. Jefe del
    Departamento de Asuntos de Extranjeros remitió una nota al Director de
    Migraciones por la cual informaba de la actividad política realizada por los
    Senadores E. y M.
    Correlato de dicha nota, y con un informe negativo del Servicio de Información
    de Defensa del Estado (SIDE) el día 10 de Octubre de 1975 por Resolución N.º
    64 152de
    03101 el Director Nacional de Migraciones Dr. A.B. se denegó la residencia
    temporal de Z.M., se declaró ilegal su permanencia en Argentina y se ordenó
    su expulsión del país.
    Tal resolución fue recurrida por M., no obstante, por Resolución del
    Director Nacional de Migraciones Coronel (R.E) R.A. N.º 03106 de fecha 29 de
    Abril de 1976 se denegó el recurso instaurado.
    No obstante, esta resolución nunca llegó a concretarse por cuanto a pocos días de
    ello se produjo la detención y posterior muerte del Senador.
    Concomitante a que el trámite administrativo de la expulsión de M. se
    dilucidaba, el Ministro Consejero L.A.R. Jefe de la Sección Consular de la
    Embajada de Uruguay en Argentina, el día 26 de Noviembre de 1975 presentó
    una nota al Director de Migraciones de Argentina Dr. A.B. en la que se
    informaba que las autoridades uruguayas habían dispuesto la cancelación
    de los pasaportes N.º xxxxxx a nombre de W.F.A., N.º xxxxxx a nombre
    de Z.M. y N.º xxxxxx a nombre de H.G.R.
    Ante dicha nota, el día 9 de Enero de 1976, el Jefe del Departamento de Control
    Migratorio F.A.C. comunicó a todas las delegaciones marítimas y fluviales, así
    como a los aeropuertos de Ezeiza y Aeroparque que en caso de presentarse
    alguno de los mencionados se deberá proceder a secuestrar los pasaportes
    y a entregar a la persona a la fuerza pública.
    A lo anterior se sumó el encuentro previo entre cancilleres de Uruguay y
    Argentina.
    El 7 de Mayo de 1976, el Canciller uruguayo J.C.B. mantuvo una entrevista –
    en una embarcación en el Delta del Paraná- con su similar argentino C.A.G. La
    conversación fue absolutamente reservada por lo que no se pudo saber lo que
    acordaron. No obstante, concuerda con lo expresado por M. a su amigo el
    periodista R.G. en la carta que fuera entregada dos días antes.
    En éste contexto, en la madrugada del 18 de Mayo de 1976 un comando
    fuertemente armado se constituyó en el Hotel Liberty y procedió a estacionar
    varios vehículos por la avenida Corrientes.
    Luego de ingresar al hotel, parte del grupo procedió a inmovilizar al personal de
    conserjería y mediante amenazas exigió que el encargado entregara las llaves de
    la habitación de Z.M.
    Con las llaves en su poder, algunos integrantes del grupo irrumpieron en la
    habitación de M. preguntaron por él y le expresaron “Z. te venimos a buscar, te
    llegó tu hora”.
    En el lugar se encontraban sus hijos Z. y L.P. a quienes obligaron a
    65 152de
    tapar sus rostros con frazadas.
    M. no opuso resistencia y solicitó que le permitieran vestirse y retirar sus
    medicamentos. Acto seguido, el grupo registró toda la habitación y procedió a
    llevarse los pocos objetos de valor existentes en el lugar. Entre ellos, una
    máquina de escribir marca “Hermes” de color roja y letra cursiva que a la sazón
    M.M, reconociera cuando se encontraba detenida en en el CCD la casona de
    XXXX perteneciente al SID.
    Amén de ello, también se llevaron la documentación de todos y detuvieron a
    Z.M. a quien luego de vendarle los ojos lo introdujeron en un vehículo
    que partió sin rumbo conocido.
    Dable es resaltar que el operativo fue llevado a cabo en pleno corazón del micro
    centro bonaerense (XXXX) y que además frente al Hotel Liberty se encontraba
    la sede central de ENTEL (empresa de telefonía estatal) que por regla tenía
    custodia policial.
    En buen romance, se actuó con total impunidad en el marco de una zona
    liberada.
    H.G.R. nació en Montevideo el 21 de Febrero de 1934.
    En el año 1966 fue electo Diputado por el departamento de Tacuarembó en
    representación del sector herrerista del Partido Nacional.
    En 1971 fue nuevamente electo Diputado y como tal elegido por sus pares como
    Presidente de la Cámara. Presidencia que se reiteró al año siguiente.
    Además de su actividad política, también incursionó en el periodismo siendo
    director del semanario “El Debate” de orientación nacionalista. Desde dicho
    medio de comunicación, como desde su banca en el Parlamento, fue muy crítico
    con las medidas del gobierno y en especial con las violaciones a los derechos
    humanos que por ese entonces ya se comenzaban a conocer.
    Como consecuencia de los riesgos que corría en Uruguay, a pocos días del golpe
    de estado, en Julio de 1973, se refugió con su cónyuge M.R.L. y sus
    cinco pequeños hijos en la ciudad de Buenos Aires.
    A poco de su egreso del país, en octubre de 1973 la “justicia militar” libró una
    orden de detención en virtud de presuntas vinculaciones de éste con el MLN T.
    En Buenos Aires residía junto a su familia en un departamento de la calle
    XXXX (Capital Federal).
    Como medio de vida formaba parte de una sociedad con J.C.B. y E.S. para la
    explotación de un almacén ubicado en la calle XXXX (en la actualidad
    XXXX) cuyo nombre era “Los 33 orientales”.
    Al igual que el Senador M., mantenía contacto con sus correligionarios del
    Partido Nacional, así como con los restantes exiliados de las demás
    66 152de
    organizaciones políticas que existían en Buenos Aires.
    En tal sentido era asiduo concurrente a las reuniones que se llevaban a cabo en el
    café Tortoni y en virtud de ello no solo estaba al tanto de lo que ocurría en
    Uruguay, sino que era un importante articulador de las medidas que se adoptaban
    en Argentina en procura de restaurar la Democracia en Uruguay.
    Junto a otros legisladores como L.I., J.C., E.E., Z.M. y W.F.A. conformó el
    “Comite Artiguista de Resistencia” para brindar solidaridad a los uruguayos
    que llegaban a Argentina, así como para conformar un frente opositor al
    régimen de facto.
    En dicho marco, dictó conferencias en universidades argentinas sobre los
    problemas de la región, con acento en la situación de Uruguay, y en Noviembre
    de 1975 viajó a Luxemburgo y ante el Parlamento Europeo denunció las
    arbitrariedades de la dictadura uruguaya.
    En razón de tales actividades, todos sus movimientos eran seguidos y registrados
    por las fuerzas de inteligencia uruguaya.
    A los seguimientos personales, se sumó la interceptación de su correspondencia
    y la intervención de su línea telefónica. De ello dan cuenta diversas anotaciones
    de la ficha patronímica que poseía el SID sobre él.
    En este contexto, en la madrugada del día 18 de Mayo de 1976 (en el entorno de
    las dos de la mañana) un contingente importante de personas fuertemente
    armadas se constituyeron en su domicilio.
    Para ello utilizaron distintos automóviles que estacionaron frente al
    departamento.
    Al edificio ingresaron cuatro o cinco personas vestidas de particular, y de
    acuerdo a lo señalado por su cónyuge M.R., éstos eran de nacionalidad
    argentina.
    Una vez en el departamento, comenzaron a dar fuertes golpes en la puerta para
    que abrieran. No obstante, no esperaron a que ello ocurriera ya que un personaje
    muy corpulento del grupo (que las víctimas identifican como P.F.) la derribó.
    Tras ello, el comando, que se identificó como integrante de la Policía Federal
    Argentina, ingresó a la vivienda, ubicó a G.R., a quien sentaron y ataron en
    una silla y lo encapucharon.
    El operativo duró aproximadamente una hora y además consistió en la búsqueda
    y sustracción de todos los objetos de valor de la casa. Pues en el operativo se
    llevaron, dinero, alhajas, cubiertos de plata etc, lo que cargaron en unas siete
    valijas.
    Interin, se comunicaban por las ventanas con otros integrantes del grupo que en
    se encontraban en los autos estacionados en la calle.
    67 152de
    Junto al botín económico, detuvieron a G.R., así como los documentos de éste y
    de toda la familia.
    Mientras se encontraban en la casa, G.R. le indicó a M.R. que avisara de la
    situación a determinadas personas, empero, al mencionar a M. el responsable
    del grupo expresó “Bueno a ese comunista también lo vamos a llevar”.
    Finalizado el desvalijamiento de la casa, introdujeron a G.R. en un vehículo
    que raudamente se dio a la fuga con rumbo desconocido. En tanto, luego de
    arrancar los cables del teléfono y bajo amenazas de muerte, le exigieron a M.R. y
    a los niños que no dieran aviso a nadie.
    M. y J.P. (hijos de G.R.) amén de reconocer a O.F. (P.) también reconocieron a
    A.G. como quien comandaba el operativo y portaba una pistola con la que
    amenazaba a su madre.
    Resulta de orden resaltar que el departamento de la familia G. / R., amén de
    ubicarse en una zona muy céntrica de la Capital Federal se encontraba en la
    misma cuadra en que residía el agregado militar de la Embajada brasilera y el
    líder político argentino Dr. S.S. que contaban con guardia policial.
    En resumidas cuentas, los ejecutores del secuestro se movieron con total
    impunidad.
    Luego de poner en conocimiento de lo sucedido a amigos de la familia, M.R. se
    presentó con el Sr. H.N. -representante de Naciones Unidas en Argentinaante la Seccional N.º 15 de la Policía Federal Argentina para denunciar el
    secuestro de su cónyuge y la sustracción de todos los bienes de su hogar. Frente
    a ello, los agentes le señalaron que no le podían recibir la denuncia
    respecto de los bienes sustraídos por carecer de documentos. En tanto, en lo
    referente al secuestro de G.R., tampoco le admitieron la denuncia, y le
    expresaron que debía presentar un Habeas corpus. W.F.A., caudillo del
    Partido Nacional -que había sido legislador y Ministro de Estado, y que
    en la últimas elecciones del año 1971 había sido el candidato a Presidente
    más votado y a la postre electo Senador de la República- al igual que M. y
    G.R. se vio obligado a refugiarse en Argentina.
    En Buenos Aires, F. tenía un departamento en XXXX (Capital Federal) en
    donde generalmente se alojaba su hijo J.R.F. Asimismo, también una chacra de
    nombre “L.P.” en la localidad de Pardo en la provincia de Buenos Aires a unos
    300 Kms. de Capital Federal. El mismo día en que se produjo el procedimiento
    contra M. y G.R.
    68 152de
    un contingente de personas fuertemente armadas se constituyeron en “L.P.”
    en procura de detener a F.A. Empero, éste pudo huir del lugar antes de la llegada
    de sus perseguidores y de esa forma salvar su vida. Ello por la providencial
    actuación de J.S. (socio de G.R. en el almacén que poseía) y J.E.S.L., quienes
    en conocimiento de las detenciones de M. y G.R., y poniendo en riesgo su vida,
    fueron a informar al líder blanco de lo sucedido.
    Al igual que en los restantes procedimientos, los integrantes del operativo se
    apoderaron de todos los objetos de valor de la casa.
    F.A. pudo inferir que alguno de los perpetradores era uruguayo, pues expresó
    que entre los objetos sustraídos se encontraban algunos objetos de escaso valor
    económico pero sí afectivo desde que tenían símbolos patrios con nuestro
    escudo.
    Una vez en Capital Federal, F.A. pudo obtener asilo en la embajada de Austria y
    en definitiva un salvoconducto que le permitió exiliarse con su hijo en Europa.
    Exilio que finalizó el 16 de Junio de 1984 cuando volvió al país tras once años
    de exilio. En dicha instancia fue detenido y procesado por la justicia militar.
    Recién recuperó su libertad luego del acto electoral, el día 30 de Noviembre de
    1984.
    Tras la detención de los dos lideres políticos se realizaron gestiones al más alto
    nivel nacional (Argentina) e internacional, empero, nada se supo de su destino.
    En tal sentido el Dr. R.A. (futuro Presidente de los argentinos) por ese entonces
    dirigente del Partido Radical, mantuvo una entrevista con el Ministro del
    Interior argentino el General A.H.
    En dicha instancia, el Ministro le expresó que nada sabía sobre sus detenciones.
    No obstante, también le manifestó que tenía conocimiento y aún documentación
    que los vincularía al MLN T.
    Pese a que las autoridades argentinas poco o nada hicieron en procura de aportar
    información sobre los operativos realizados, lo cierto es que deslindaron toda
    responsabilidad al respecto.
    En efecto, el Ministro de Defensa y Comandante de la Fuerza Aérea Brigadier
    J.M.K., ante la prensa dejó bien en claro que era un problema entre
    uruguayos.
    En tal sentido, el militar ante P.L. corresponsal de Le Monde Diplomatique
    en Argentina, expresó “…Mire, ésta es una operación uruguaya. Todavía no
    se si oficial o no….” y ello también fue reiterado ante el corresponsal de
    Associated Press.
    El día 20 de Mayo de 1976 circuló la versión que los cuerpos de los legisladores
    69 152de
    habían sido encontrados en un automóvil en la intersección de XXXX y
    XXXX. Empero, amigos de los legisladores concurrieron al lugar y no
    encontraron nada. Se presume que ese era el plan pero que la noticia se filtró
    antes de concretarse.
    Pues, los cadáveres de los dos legisladores aparecieron en la noche del día 21 de
    Mayo de 1976 en un automóvil marca Torino propiedad del ciudadano argentino
    P.R. Dicho vehículo, el día anterior le fue sustraído a P. mediante amenazas de
    arma de fuego.
    Precisamente el vehículo se encontraba en la intersección de XXXX y
    XXXX en el mismo lugar que se había filtrado el día anterior. En los
    asientos de atrás se ubicó el cadáver de Z.M. En tanto, los cadáveres de G.R.,
    R.B. y W.W. fueron hallados en el baúl.
    Las autoridades argentinas no tomaron recaudo alguno para obtener huellas
    dactilares, así como tampoco para analizar detenidamente la escena del hecho.
    No existe carpeta técnica del lugar y solo obran algunas fotografías del hallazgo
    de los cuerpos.
    Huelga resaltar que tampoco se buscaron rastros de huellas en los domicilios de
    las víctimas.
    En tanto, las autopsias fueron realizadas el día 22 de Mayo de 1976 por los Dres.
    O.H.A. y M.S.R., Médicos Forenses de la Justicia Nacional.
    Respecto de H.G.R. los peritos consignaron que: “A la inspección,
    este cadáver presenta las siguientes lesiones: 1) Hematoma
    bipalpebral. 2) A nivel de dorso de mano izquierda en 3er. metacarpiano herida
    redondeada de 10 mms. de diámetro con halo de contusión de 2 mms. de ancho
    con caracteres de orificio de entrada de proyectil de arma de fuego. Seguida en
    profundidad fractura el tercer metacarpiano y sale al exterior a nivel del borde
    cubital de la mano por una herida a labios evertidos de 10 mms. de diámetro. La
    dirección seguida ha sido de cara cubital a borde dorsal. 3) El cráneo está
    totalmente multifragmentado y destruido, reconstruyendo los huesos del cráneo
    podemos observar 7 orificios de los cuales 2 de ellos se reconocen como
    orificios de entrada, uno situado en la región parietal izquierda y el otro ubicado
    en región occipital. Ambos al ser seguido en profundidad se comprueba que en
    hueso producen una herida a nivel interno. Se extraen de región parieto occipital
    media un proyectil y una camisa en el plano …….. y además una esquirla en la
    misma región. Se observan además en el cuero cabelludo 5 heridas irregulares
    las que dadas las características de las mismas y el estallido craneano producido
    es imposible determinar si son de entrada o salida de proyectil. La trayectoria de
    70 152de
    los 2 proyectiles identificados como de entrada, descriptas en forma parcial son
    de izquierda a derecha y de abajo a arriba la primera y la segunda o sea la de
    región occipital de atrás a adelante y de abajo hacia arriba.”
    CONCLUSIONES La muerte de N.N. ADULTO MAYOR DEL SEXO
    MASCULINO N°3 fue producida por Heridas de bala de cráneo y cerebro.”
    Por su parte en lo que refiere a Z.M.G. consignaron que: Examen
    traumatológico. A la inspección, este cadáver presenta las siguientes lesiones.
    1) Excoriaciones apergaminadas y contusiones en todas las regiones
    corporales. 2) Hematoma bipalpebral bilateral 3) A 1 cm. por debajo de la
    apófisis derecha herida redondeada de 8 mm. de diámetro con halo de contusión
    de 2mm, de ancho con los caracteres de orificio de entrada de proyectil de arma
    de fuego. Seguido en profundidad penetra en el cráneo a través del hueso
    temporal derecho fracturándolo en forma….. partiendo…..de fractura, …
    frontal, parietal, …derechos. Atraviesa masa encefálica a nivel de lóbulo
    temporal y ambos lóbulos frontales y sale al exterior a través del frontal
    izquierdo fragmentándolo en forma.. con líneas de fractura a frontal,
    parietal y izquierdo, a nivel de cuero cabelludo produce una herida
    redondeada a labios evertidos de 20 mm, de diámetro. La dirección
    seguida ha sido de atrás adelante, de abajo a arriba y de derecha a
    izquierda. 4) Región occipital inferior a 1 cm a la derecha de la línea
    media, herida redondeada de 8mm de diámetro con halo de contusión de
    2mm de ancho con los caracteres de orificio de entrada de proyectil de
    arma de fuego. Seguido en profundidad fractura en forma ..el occipital,
    atraviesa cerebelo, lóbulo temporal izquierdo y sale al exterior fracturando
    en forma …el temporal izquierdo y los… y sale finalmente al exterior a
    través de herida a labios evertiles de 15mm de diámetro ubicada en
    región preauricular izquierda 1 cm por delate del .. ha sido de atrás a
    adelante, de abajo arriba y de derecha a izquierda. 5) Fractura de ….
    costillas derechas ….. anterior. 6) Fractura de la …..costilla izquierda,
    ….anterior.
    Y concluyeron los peritos “La muerte de N.N. ADULTO DEL SEXO
    MASCULINO (N.º 4) fue producida por herida de bala de cráneo y cerebro”.
    Como cierre a tanta ignominia, cuando las familias realizaron las
    correspondientes inhumaciones las fuerzas policiales emprendieron contra
    aquellas, así como contra los amigos y los correligionarios políticos que tuvieron
    la valentía de hacerse presentes en los cementerios del Buceo y Cementerio
    Central donde fueron trasladados los cuerpos.
    En el caso de G.R., sus compañeros del Partido Nacional en general y M.H.en
    particular pusieron una bandera nacional sobre el féretro y ésta fue arrancada
    por la fuerza por los agentes policiales desplegados en el operativo.
    71 de 152
    El comunicado de prensa N.º 1323 de las Fuerzas Armadas con motivo de los
    asesinatos de los legisladores marcó una impronta al respecto, pues al respecto
    informó “En base a las publicaciones periodísticas, la población ha sido
    ampliamente informada sobre la muerte acaecida en Buenos Aires de los
    ciudadanos uruguayos, H.G.R. y Z.M. y los cargos desempeñados por ambos
    en nuestro país. Con fecha 7 de Septiembre de 1973, el primero de los nombrados
    fue requerido por la Justicia como sedicioso con el N.º 781. Se cursa el presente
    comunicado a los efectos de anular la mencionada requisitoria. Y evitar que
    ciudadanos incautos enfoquen el suceso como si se tratara de un militante del
    Partido Nacional, verdad meramente formal, en virtud de haber dictaminado la
    justicia su integración con la subversión.
    3.- Desaparición forzada del Dr. M.L.P.
    M.L.P. nació el 31 de Marzo de 1921 en la Provincia de Entre Ríos
    (Argentina) pero desde el año 1943 se encontraba radicado en Uruguay.
    En nuestro país se graduó de médico y se especializó como Cirujano. Contrajo
    matrimonio con S.N. y tuvo tres hijos J., L. y B. Asimismo, en Uruguay tuvo
    una importante militancia, social, gremial y política. Fue integrante del Comité
    Central del Partido Comunista del Uruguay, dirigente del Sindicato Médico del
    Uruguay (SMU) y Presidente de la Coordinadora de Padres de Alumnos de la
    Enseñanza Secundaria (CODEPALES)
    Como consecuencia de dicha militancia, fue objeto de persecución y de
    acumulación de datos respecto de sus actividades por los servicios de
    Inteligencia.
    Conforme a la ficha patronímica del Servicio de Información de Defensa (SID)
    sus anotaciones iniciales se remontan al 24 de Enero de 1962.
    Empero, no solo estuvo sometido a seguimiento de sus acciones por parte de los
    servicios de Inteligencia, sino que también fue objeto de persecución por las
    fuerzas represivas del Estado, y aún por grupos paramilitares y parapoliciales
    (“escuadrón de la muerte”) que actuaron a principios de la década del 70. En
    este marco su casa sufrió un atentado por integrantes del “escuadrón de la
    muerte”.
    El día 12 de Julio de 1973 fue detenido en su casa de la calle XXXX por
    personal militar que lo trasladó al Cuartel ubicado en Camino Maldonado
    Km 14 dependiente de la Región N° 1. Allí permaneció detenido hasta que
    fue expulsado del país.
    En efecto, por resolución N° 1416 del Poder Ejecutivo, el día 30 de Octubre de
    1973 -por su condición de ciudadano argentino y su militancia política y social
    contrarias al régimen dictatorial- fue expulsado del país. Hecho que se concretó
    72 152de
    el día 8 de Noviembre de 1973.
    Por tal motivo y desde esa fecha, se radicó junto a su familia en la ciudad de
    Buenos Aires donde continuó con el ejercicio de su profesión y con su militancia
    política. Esta última relacionada unicamente con Uruguay.
    En Argentina entre otras funciones -y dados los contactos que poseía por su
    profesión y relevancia política- se encargaba de la obtención de fondos por
    donativos de personas o instituciones para colaborar con los exiliados que
    necesitaran apoyo.
    De igual forma, se mantenía en permanente contacto con los integrantes de su
    partido, así como con los dirigentes políticos que se encontraban también en
    Buenos Aires. Entre ellos, Z.M., G.R., W.F. y E.E.
    Con cierta frecuencia participaba de las reuniones que ellos realizaban primero
    en el café “Richmond” y luego en el “Tortoni”
    El Dr. L. por su condición de médico y por haber integrado el Comité
    Central del PCU era una figura reconocida y respetada por los integrantes de su
    partido y aún por todos los exiliados uruguayos en la Argentina.
    Este hecho no le era ajeno a los cuerpos represivos y en especial a los de
    inteligencia, que seguían sus movimientos.
    Por ello, se tenía conocimiento que el Dr. M.L. manejaba dinero. Sobre éste
    último punto, en la ficha patronímica de OCOA se consignó “Seg. PEI 5/76
    de la DNII se encuentra a cargo del grupo de finanzas en la Argentina, la tarea
    de éste grupo es fundamental, ya que el PCU no recibe fondos de su similar
    argentino”.
    En razón de ello, y de su peso político entre suyos y ajenos, los servicios de
    inteligencia estaban interesados en él.
    En tal sentido resulta relevante destacar que, el día 6 de Abril de 1976 el Sub
    Director del SID J.A.F. le solicitó a la DNII aporte datos filiatorios de M.L.
    En tal sentido el documento incautado rezaba “Se solicita filiación de: L.
    (sic), M. (Sin/Antecedentes).- Previendo además la posibilidad de error en el
    pedido origen de esta solicitud y en el caso de que efectivamente, no exista tal
    persona, se solicita también la filiación de L., M. (Con/Antecedentes),
    conocido médico y profesor argentino, agitador expulsado del Uruguay en
    1975.- Fecha para la cual se requiere esta información: URGENTE El
    Director del Servicio de Información de Defensa Cnel. J.A.F.” Y a dicha
    solicitud se le contestó Sello: D.N.I. e I. “FICHERO” ENTRADA FECHA:
    6 ABR. 1976 HORA: 20.25 Nº DE ORDEN: 0895 FIRMA: [ILEGIBLE]
    Sello: JUNTA DE COMANDANTES EN JEFE Fecha de Entrada: 15/4/76
    Pase a: A/N Nº de Orden: 0538 DEP. II
    73 152de
    PROCESADO [Manuscrito se lee textualmente]: Esto hay que ver con el Dpto.
    V (?) ya fue respondido a pedido efectuado hace unos días por CÓNDOR 1, y al
    cual se le pasaron los datos de L. habidos en el SID. [Firma manuscrita no
    identificada]
    Este fue el contexto que precedió a su detención.
    En la madrugada del 19 de Mayo de 1976, un contingente de unas veinte
    personas vestidas de civil, pero fuertemente armadas, irrumpieron en el
    domicilio de la familia L. sito en la calle XXXX (Capital Federal).
    En el lugar se encontraban el matrimonio N. / L. y las hijas de ambos J. y
    L. de 18 y 15 años de edad.
    La familia fue objeto de violencias y amenazas por el grupo agresor quienes
    procedieron a detener y llevarse consigo al Dr. L.
    No contento con ello, los agentes represores procedieron a registrar toda la casa
    y a sustraer todos los objetos de valor existentes en la misma. También se
    llevaron los documentos de la familia, y rompieron lo que no les interesaba.
    Las víctimas no pudieron reconocer a ninguno de los agresores pero percibieron
    que alguno de ellos tenía acento uruguayo.
    Después de la detención del Dr. L., ese mismo día su cónyuge y su hija J. se
    trasladaron hacia la Seccional 13 de la Policía Federal para formular la
    denuncia. Allí pudieron apreciar que tres de los agresores que habían participado
    del operativo se encontraban en la Seccional.
    Pese a ello, la Sra. N. efectivizó la denuncia ante dicha dependencia policial
    que motivó la formalización de una causa en el Juzgado Criminal de
    Instrucción 5.
    El Dr. L. fue trasladado al CCD “XXXX” ubicado en la calle XXXX que era
    operado por el GRUPO OPERATIVO O.T. 18 perteneciente a la Secretaría de
    Información de Defensa del Estado (SIDE) y donde también participaba
    personal uruguayo perteneciente al SID.
    En ese lugar fue objeto de apremios físicos y en definitiva fue donde se le vio
    por última vez.
    En tal sentido J.I.A.S., uruguayo residente en la Argentina y que fuera detenido
    en la madrugada del 20 de Mayo de 1976 y trasladado al CCD XXXX
    expresó “En la silla ubicada a mi izquierda, se encontraba un medico quien
    había residido once (11) años en la R.O. del Uruguay y había en el pasado estado
    afiliado al Partido Comunista uruguayo, entonces permitido por la Ley. Creo su
    apellido era L. y se encontraba al parecer en estado de enajenación. En
    varias oportunidades fue violentamente golpeado, especialmente en una ocasión
    en la cual se quitó la venda que cubría su vista, y en otra, cuando
    74 152de
    irrumpió un sujeto a quien apodaban “Coronel”, de voz ronca y amenazador de
    tortura y muerte para todos nosotros a quien le dijo L. “Usted no me
    levante la voz”.
    La familia presentó denuncias en el exterior y aún en la Argentina, empero al día
    de hoy el Dr. M.L. se mantiene desaparecido.
    En su momento la Comisión para la Paz en su informe de fecha 20 de Junio de
    2005 llegó a la siguiente conclusión “Existen indicios que permiten suponer que
    habría estado detenido en el centro clandestino de detención que funcionaba en
    la calle XXXX, perteneciente al GRUPO OPERATIVO O. T. 18 en
    condiciones de salud muy precarias”.
    CASOS CONEXOS POSTERIORES
    1.- Desaparición forzada de G.G. y detención torturas y traslado
    clandestino a Uruguay de M.P.N.
    El día 9 de Junio de 1976 fue detenido G.F.G.A. secretario general del
    sindicato de Artes Gráficas, integrante de la dirección de la Convención Nacional
    de Trabajadores y dirigente del Partido por la Victoria del Pueblo (en adelante
    PVP).
    Ello tuvo lugar en la oficina que dicha organización política tenía en la calle
    XXXX del barrio de Nuñez (Capital Federal).
    Tras su detención, fue trasladado en primer lugar a dependencias policiales, y
    posteriormente entre el 11 y 12 de Junio al centro clandestino de detención
    “Automotoras Orletti”.
    En ese lugar, fue objeto de aberrantes tormentos y posteriormente se le dio
    muerte. Sus restos nunca fueron hallados por lo que hasta el momento se
    mantiene desaparecido.
    Las circunstancias de su muerte y posterior desaparición fueron investigadas en
    la causa IUE 98-247/2006 donde fueron condenados J.R.A. y J.N.G. y en la
    causa IUE 2-43332/2005 donde fueron condenados G.V.B., E.R., J.S.Q.,
    R.M.B. y J.S.L.
    Una vez detenido, el personal policial que actuó en su operativo, montó una
    “ratonera” en el lugar (dejar apostados integrantes del equipo a la espera de la
    llegada de otras personas) y en virtud de ello, horas más tarde fue detenida
    M.P.N.M. que también integraba el PVP.
    N. fue trasladada en forma inmediata a Coordinación Federal de la Policía
    Federal Argentina.
    En ese lugar fue interrogada y torturada por personal argentino y por M.C.
    No obstante, a los tres o cuatro días de estar allí fue trasladada al CCD
    “Automotoras Orletti”.
    75 152de
    En “Automotoras Orletti”, N. fue sometida a distintos tormentos
    (colgamiento, submarino, picana eléctrica, golpizas) así como a intensos
    interrogatorios, a efectos de que colaborara aportando datos sobre el
    organigrama del PVP en Argentina. De igual forma se le interrogó por el dinero
    de la organización.
    En dicho centro, pudo reconocer a M.C., así como a otros oficiales del
    departamento III del SID, entre ellos a J.G., G.V., L.M. y J.R.A.
    En tanto, en lo que refiere a los argentinos pudo identificar a A.G. “el J.” o “J.”
    y a E.R. “Z.”, así como a quien mencionaban como “P.” (O.F.).
    Interrogada, fue mantenida apartada de los restantes detenidos, pero pudo
    constatar que en el lugar se encontraban H.M. y M.C.M. (a quienes los
    represores mencionaban como príncipe y princesa) así como la presencia de
    G.G. y W.“P.”P.
    De igual forma, a los pocos días, también tomó conocimiento de que en el lugar
    se encontraba un grupo importante de detenidos del PVP que fueran
    aprehendidos entre los días 30 de Junio y 14 de Julio de 1976. Entre ellos, L.D.,
    E.R.L. (padre e hijo), S.M., M.M., R.A., S.L.B., etc.
    En Orletti fue mantenida hasta el 20 o 22 de Julio de 1976 (no recuerda con
    precisión la fecha) en que fue trasladada a Uruguay en un avión de línea
    comercial (puede ser PLUNA o Aerolíneas Argentinas) con nombre falso y
    acompañada por G.V. y L.M.
    Una vez en Uruguay, fue alojada en primer lugar en el CCD “300 Carlos
    R” (casa de Punta Gorda) y posteriormente en el CCD “La Casona de
    XXXX” donde tenía su sede el SID ubicada en XXXX.
    En Diciembre de 1976 fue liberada sin ser puesta a disposición de la “justicia
    militar”.
    Los hechos relacionados a N. son investigados en la causa “R.L. P.E.
    DENUNCIA” IUE 90-190/1984 ante el Juzgado Penal de 27° turno. En razón
    de ello no forman parte de la presente imputación. 2.- Privación de libertad de
    W.P.R. y tratativas sobre la libertad de G.G.
    W.F.P.R. alias “E.P.”, fue un dirigente del sindicato de Funsa, que en año
    1972 había estado preso en una unidad militar junto al también dirigente L.D.
    Tras su liberación y al no poder acceder a trabajos en Uruguay, en Mayo del año
    1974 se radicó en Buenos Aires, donde tenía un kiosco de diarios y revistas y no
    76 152de
    realizaba ninguna actividad política.
    En la madrugada del 13 de Junio de 1976, un grupo de personas fuertemente
    armado irrumpió en su domicilio de la calle XXXX (Morón Provincia de
    Buenos Aires).
    Nadie del grupo se identificó pero uno de ellos le expresó que los debía
    acompañar dejándole en claro que no tenían nada contra él pero que querían que
    se entrevistara con un conocido suyo que le efectuaría una propuesta.
    De esa forma fueron detenidos W.P. y su hijo W.P.C.
    Tras ello, fueron encapuchados y trasladados en un auto al CCD “Automotoras
    Orletti”.
    Pese a que no se identificaron, posteriormente P.R. pudo reconocer que entre
    quienes los detuvieron se encontraban A.G. y C.H. En Orletti, a los anteriores
    se sumaron M.C. y J.G. que según P. era “la voz cantante” en el asunto.
    Una vez en el lugar, A.G. y J.G. le plantearon a P.R. que oficiara de
    intermediario entre ellos y un contacto que G.G. -detenido en el mismo lugariba a aportar para que dicho contacto en el exterior les entregara a los represores
    U$S 2.000.000 a cambio de la liberación de G.G.
    Fue así que le permitieron entrevistarse con G.G. -a quien vio en muy malas
    condiciones- y quien además de expresarle que había sido objeto de grandísimas
    torturas le manifestó textualmente “evidentemente ésta es la misma gente que
    mató a G.R. y Z.M.”.
    Sin perjuicio de ello, le dio el nombre de una persona con la que se debía
    contactar.
    Finalizado el diálogo, P.R. y su hijo, fueron retirados del lugar encapuchados y
    los dejaron en la estación de trenes de Ramos Mejía.
    Una vez en libertad, P.R. logró contactarse con la persona que G. le mencionó,
    y dicho contacto -no identificado- envió una nota a los militares en que pedía
    una prueba de que G. se encontraba con vida, solicitándoles una fotografía
    de frente y de perfil así como la grabación de su voz.
    Con dicho recado, P.R. fue trasladado nuevamente a Automotoras Orletti.
    A partir de tales exigencias, los represores tomaron una fotografía al detenido
    G.G. donde se lo ve acostado y a su lado a P.R. con un diario del día de la
    fecha.
    Dicha foto, además de una carta, fue enviada por P.R. al contacto pero no
    obtuvo respuesta.
    77 152de
    A los pocos días P. fue nuevamente trasladado por G. al CCD para que
    manifestara si tenía noticias del dinero pero no pudo aportar nada nuevo.
    A mediados de Julio de 1976 G., R. y C. lo trasladaron nuevamente a
    Automotoras Orletti para ponerlo en contacto con L.G.D.L. (dirigente sindical
    de FUNSA y del PVP) que se encontraba detenido en el lugar también en
    muy malas condiciones por las torturas a las que había sido sometido.
    En dicha instancia, G. le propuso que oficiara de intermediario entre ellos y
    personas del exterior para obtener la suma de U$S 500.000 a cambio de la
    liberación de D.
    Ante el tenor de lo acontecido y el riesgo que corría, el día 17 de Julio de 1976
    P.R. se presentó ante la delegación de Naciones Unidas en Argentina y obtuvo
    un salvoconducto para salir del país refugiándose en Suecia.
    Amen de C.H., M.C. y J.G., P.R. reconoció que estaban en Argentina J.S.
    y otro oficial de apellido B.
    En tanto, en lo que refiere a los argentinos además de G. pudo identificar a
    E.R., así como a quien mencionaban como “P.”, “P.” u “O.G.”.
    3.- Detención, torturas y traslado clandestino a Uruguay del matrimonio J.G.
    y E.P.L.
    J.R.G.C. fue procesado por la Justicia ordinaria en Enero de 1972 por su
    vinculación al MLNT.
    En Marzo de 1974 fue excarcelado, pero fue mantenido bajo medidas prontas de
    seguridad hasta abril de 1975.
    Inmediatamente de obtener su libertad, se radicó en Buenos Aires y en dicha
    ciudad no mantuvo actividad política a la espera de obtener un salvoconducto
    que le permitiera refugiarse en algún país europeo.
    Pese a ello, el día 15 de Junio de 1976 fue detenido por un contingente de
    policías y militares en la Localidad de Pacheco Provincia de Buenos Aires junto
    a su cónyuge M.E.P.L.
    Una vez ello, fueron maniatados, encapuchados y trasladados al CCD
    “Automotoras Orletti”.
    En dicho centro fueron objeto de torturas (colgamientos, submarino, picana
    eléctrica y golpizas) e interrogatorios respecto a su actividad en Buenos Aires y a
    los vínculos que poseían.
    Entre quienes participaron de ello, G.C. sindicó a J.G. y a M.C.. así como a un
    soldado que mencionaban como D. que participaba en los traslados hacia el
    lugar de torturas.
    78 152de
    En lo que refiere a los argentinos también mencionó a A.G. “el J.”, a “P.” y
    a “P.”.
    En el lugar pudo apreciar la presencia de H.M. (a la postre asesinado) y su
    pareja M.C.M., así como de J.R.R. (actualmente desaparecido) y otra joven
    que fuera detenida junto a éste.
    De igual modo, tuvo conocimiento que también estaba en el lugar G.G., que
    luego llegó al lugar E.R.L. (hijo) y con posterioridad el contingente de
    detenidos del PVP. Entre ellos S.M., M.M., .A., etc.
    El 24 de Julio de 1976, él y su cónyuge, al igual que el conjunto de
    detenidos que se encontraban en Orletti (se analizará más detenidamente
    infra) fueron trasladados clandestinamente a Montevideo en un avión militar.
    Una vez en Uruguay, fue trasladado al CCD “300 Carlos R” (casa de
    Punta Gorda) y luego a la casona de XXXX, donde también fue objeto de
    apremios físicos.
    Con posterioridad al pasaje por dichos centros de detención, fue sometido a
    la justicia militar y recluido en el Penal de Libertad de donde recuperó su
    libertad en 1983.
    Su situación es investigada en la causa “R.L. P.E. DENUNCIA” IUE
    90-190/1984 ante el Juzgado Penal de 27° turno. Razón por la cual no
    forma parte de la presente imputación.
    4.- Desaparición forzada de J.R.R.
    J.O.C.R.R., de 20 años de edad, militante del PVP, en el año 1976 se encontraba
    radicado en Buenos Aires.
    En dicha ciudad trabajaba en la imprenta CLINGSOR sita en la calle XXXX
    (Capital Federal). También trabajaba en la Empresa la joven A.C.P.M. de
    nacionalidad argentina y de 23 años que fue detenida el día 2 de Junio de 1976.
    El día 15 de Junio de 1976 R.R. fue detenido en su lugar de trabajo por policías
    y militares que se constituyeron en el lugar.
    Tras su detención, fue trasladado a dependencias policiales y el día 16 de
    Junio de 1976 derivado junto a P.M. a “Automotoras Orletti”.
    Allí fueron objeto de torturas y finalmente evacuados sin que se sepa su
    destino. Ambos permanecen desaparecidos.
    Las circunstancias de la detención y posterior desaparición forzada de R.R. fue
    aclarada por el Juzgado Penal de 19° turno a cargo del Dr. Luis Charles
    en las causas
    a.-IUE 2-43332/2005 por la que se condeno como co-autores de 28
    homicidios muy especialmente agravados a J.S., E.R. y G.V.
    79 152de
    a las penas de 25 años de penitenciaría y a L.M., R.M. y J.S.L. por
    igual delito pero a las penas de 20 años de penitenciaría.
    b.- IUE 98-247/2006 por la que se condenó como co-autores de 28
    homicidios muy especialmente agravados a J.N.G. y J.R.A. a las penas de 25
    años de penitenciaría.
    5.- Detención y posterior asesinato de H.M. y F.C. Privación de libertad de
    M.C.M.
    J.H.M.D. -dirigente sindical del Congreso Obrero Textil (COT) y del Grupo
    de Acción Unificadora (GAU)- al correr riesgo de detención en Uruguay, pasó a
    residir en la ciudad de Buenos Aires junto a su pareja M.C.M.A.
    El día 19 de Junio de 1975 fue requerida su captura por la “justicia militar”
    en virtud de su militancia política y sindical.
    A su vez, el día 7 de Febrero de 1976 el Departamento III del SID le solicitó a la
    Dirección Nacional de Policía Técnica fotografías, datos filiatorios y dirección
    de distintas personas entre otras de J.H.M.D.
    El día 13 de Mayo de 1976 el Capitán V. del Servicio de Defensa solicitó
    información a la DNII respecto a J.H.M.D. alias “el N.”. Con dicha
    información, el día 15 de Junio de 1976 H.M. fue detenido por personal del
    Primer Cuerpo del Ejército argentino, en la estación de trenes de Villa Ballester,
    cuando se encontraba a la espera del tren que lo llevaría a su trabajo
    en la fábrica textil Perle.
    En forma inmediata fue trasladado a su domicilio sito en calle XXXX Villa
    Ballester Partido de San Martin (Provincia de Buenos Aires).
    En el lugar, el grupo de captores que se integraba por unas 15 personas de civil y
    fuertemente armadas, registraron la casa y procedieron a sustraer todos
    los objetos de valor que existían en ella.
    En el hogar se encontraba la pareja de M., M.C.M.A. a quien también
    detuvieron.
    Tras la detención, trasladaron a M. y a M.A. al CCD “Automotores
    Orletti” donde fueron sometidos a tormentos e interrogatorios sobre su
    actividad en Argentina.
    H.M. era el principal objetivo de los represores, por lo que éste fue
    sometido a intensos interrogatorios y aberrantes torturas como
    colgamientos, picana eléctrica, submarino y golpizas.
    Entre los objetos incautados a M. se encontró una nota con la dirección de F.C.
    por lo que éste fue detenido y trasladado también a “Automotoras
    Orletti”.
    80 152de
    A partir de su detención, el Capitán J.R.A. perteneciente al Departamento III del
    SID, con fecha 21 de Junio solicitó fotografías y datos filiatorios de varias
    personas entre ellas de F.C.
    F.E.C.C. militante del Congreso Obrero Textil y del Partido Comunista del
    Uruguay fue detenido el día 17 de Junio de 1976 en la pensión en que vivía
    sita en XXXX del Barrio de Belgrano (Capital Federal).
    Una vez en “Automotoras Orletti C. fue intensamente interrogado
    conjuntamente con M. y sometido a iguales tormentos que éste. En
    la madrugada del 21 de Junio de 1976 ambos fueron retirados del centro de
    detención y sus cuerpos sin vida fueron encontrados en la calle XXXX, a unas
    diez cuadras de “Automotoras Orletti”.
    Conforme al informe pericial de la Policía Federal Argentina, en el caso de
    C.: su cuerpo fue encontrado semi desnudo (solo poseía una camisa y un
    buzo) y con los pies atados por una cinta para enrollar cortinas. Asimismo se
    constataron: “hematoma periorbitario derecho; contusiones; hematomas;
    escoriaciones (algunas puntiformes) múltiples en frente, mandíbula inferior
    izquierda, ambos hombros, tórax, miembros superiores, abdomen, miembro viril
    y bolsas, ambos miembros inferiores, región dorsal, nalgas.”
    El médico forense de la Morgue judicial Dr. J.S. determinó que la muerte de C.
    se produjo por “contusión y hemorragia cerebral”.
    Su cuerpo fue inhumado como NN el día 19 de Julio de 1976 en el Cementerio
    de la Chacarita.
    Tras su exhumación, en el año 2001 fue identificado por el EAAF a partir de las
    huellas dactilares remitidas por la Comisión para la Paz.
    En tanto, en la partida de defunción de H.M., el médico de la Morgue Judicial
    Dr. J.S. consignó como causa del fallecimiento: “Contusión y hemorragia
    cerebral”.
    Su cuerpo fue inhumado en el cementerio de La Chacarita como NN el día 7 de
    Julio de 1976.
    Fue exhumado en el año 2001 y a la postre identificado por el EAAF, a partir de
    las huellas dactilares remitidas desde Uruguay por la Comisión para la Paz.
    Por su parte, M.C.M. fue liberada en la noche del día 21 de Junio de 1976.
    Encapuchada fue retirada de Orletti y dejada en la intersección de XXXX y
    XXXX.
    En el centro de reclusión M.C.M. pudo apreciar la presencia de J.G.C., de su
    cónyuge, E.P.L., M.P.N., G.G. y J.R.R. (estos últimos aún
    81 152de
    desaparecidos).
    6.- Detención y traslado clandestino a Uruguay de E.R.L.M. su cónyuge R.N.
    y su padre E.R.L.P.
    E.R.L.M. de 25 años (al momento de los hechos) periodista e integrante del
    PVP residía por razones políticas en Buenos Aires desde agosto de 1973.
    En tales circunstancias, el día 30 de Junio de 1976 fue detenido en la vía pública
    en la calle XXXX por personal policial argentino. Ello por cuanto una joven
    que se encontraba detenida lo sindicó como integrante de la
    “subversión”.
    Tras su detención fue llevado a dependencias policiales y posteriormente del
    ejército donde fue objeto de diversos apremios físicos.
    R.L. se encontraba con un documento de identidad argentino falso, por lo que
    en el marco de las torturas reconoció su verdadera identidad y
    nacionalidad.
    En virtud de ello, le expresaron que sería puesto a disposición de “los
    especialistas uruguayos”. Y de esa forma fue derivado a “Automotoras Orletti”.
    El traslado a dicho centro fue realizado por el oficial uruguayo J.A. y el
    argentino identificado como “P.” o “P.”, a la postre H.M.R.
    En Orletti también fue sometido a interrogatorios y torturas, pero en éste caso
    por personal uruguayo.
    Entre los responsables, reconoció a J.G. a quien conocía por haberlo visto en
    el Batallón Florida en el año 1972 cuando estuvo detenido.
    De igual forma, fue interrogado por M.C. quien le expresó que tenían a G.G. y
    que querían saber donde tenían el dinero de la organización. En tal sentido C.
    le expresó que “los que tenían dinero se salvaban y los otros morían”.
    También identificó a A.G. “el J.” como participantes de los interrogatorios
    en procura del dinero, y expresó que un soldado de apodo “D.” también
    fue muy activo en los tormentos. De igual forma identificó a “P.” o “P.” un
    argentino de complexión fuerte.
    En el marco de su interrogatorio R.L. aportó su domicilio por lo que los
    represores efectuaron un registro en el lugar.
    Como consecuencia de ello, y precisamente en el domicilio de R.L.M., el día
    13 de Julio de 1976 fueron detenidos su cónyuge R.N.P. y su padre
    E.R.L.P.
    R.L.P. era un destacado periodista uruguayo, quien enterado de
    82 152de
    la desaparición de su hijo había viajado expresamente a Buenos Aires en procura
    de su ubicación.
    R.L. padre y R.N. fueron detenidos y trasladados también a Orletti.
    El día 24 de Julio de 1976 el matrimonio R.L. / N. y el padre de aquél
    conjuntamente con otros detenidos que se encontraban en
    “Automotoras Orletti” (los que se detallaran en el capítulo siguiente) fueron
    trasladados encapuchados y maniatados en forma clandestina a Uruguay en un
    avión de la Fuerza Aérea Uruguaya.
    En Uruguay fueron trasladados en primer lugar al CCD 300 Carlos R (la casa de
    Punta Gorda) y luego al CCD del SID de la calle de XXXX (la casona de
    XXXX).
    En dicho lugar fueron objeto de interrogatorios y de apremios físicos.
    R.L. hijo fue puesto a disposición de la justicia militar y recién recuperó la
    libertad en 1982. Igual destino tuvo R.N.
    Por su parte, R.L. padre fue liberado en Diciembre de 1976.
    La situación de los tres se encuentra en investigación en la causa “R.L.P., E.
    DENUNCIA” IUE 90-190/1984 ante el Juzgado Penal de 27° turno. En razón de
    ello, no forma parte de la presente investigación.
    7.- Desaparición forzada de L.D. y detención torturas y traslado
    clandestino a Uruguay de un grupo de militantes del PVP.
    Entre el 8 y el 15 de Julio de 1976 fuerzas represivas argentinas y uruguayas
    (éstas últimas integradas por oficiales del Departamento III del SID) procedieron
    a detener un conjunto de militantes del Partido por la Victoria del Pueblo que en
    ese momento residían en la ciudad de Buenos Aires.
    Las detenciones se efectuaron por regla en sus domicilios mediante violencia y
    con el despojo de todos los bienes de valor que poseían en sus casas.
    Una vez detenidos, fueron trasladados encapuchados y maniatados al CCD
    “Automotoras Orletti”.
    En dicho lugar fueron sometidos a interrogatorios, así como a aberrantes
    tormentos (colgamientos, picana eléctrica, submarino golpizas y aún abusos
    sexuales). Ello, para que admitieran su vinculación al PVP, sindicaran a otros
    compañeros y para que aportaran datos sobre el lugar donde se encontraba el
    dinero de la organización.
    En los interrogatorios, así como en las torturas y/o control de los detenidos
    participaron agentes argentinos y uruguayos. Entre los primeros fueron
    reconocidos A.G. “el J.” o “J.”, E.R., P. (H.R.) y O.F. alias “P.” o “P.”. En
    tanto en lo que refiere a los uruguayos pudieron identificar a personal del SID
    comandados
    83 152de
    por J.N.G. y bajo sus órdenes a M.C., J.R.A., G.V., L.M. y el soldado D.
    Los detenidos en los procedimientos referidos fueron:
    L.D.
    C.I.G.
    M.M.S.P.
    S..M.L.
    A.M.
    A.I.C.H.
    N.E.D.B.
    M.M.D.P.
    R.L.A.
    E.Z.
    S.R.L.B.
    J.F.D.
    L.A.
    M.E.R.M.
    A.R.S.L.
    A.R.C.R.
    A.M.S.S.
    G.Z.F.
    V.H.L.
    M.P.
    El 24 de julio de 1975 los antes mencionados (a excepción de L.D.)
    encapuchados y maniatados fueron trasladados hacia Uruguay por vía aérea.
    Como reseñaramos supra, en dicho vuelo también viajaron E.R.L. (padre e
    hijo), R.N., J.G.C. y E.P.L.
    El vuelo fue ordenado por el SID y para ello se utilizó un avión Fairchild
    (utilizado por TAMU y PLUNA) conducido por personal de la Fuerza Aérea
    Uruguaya cuyo copiloto fue, el a la postre el ex Comandante en Jefe de la
    aviación Teniente General (aviador) E.B., quien así lo reconociera en su informe
    dirigido al ex Presidente de la República Dr. T.V. Una vez en territorio
    uruguayo, fueron trasladados al CCD “300 Carlos R” (casa de Punta Gorda) y
    posteriormente al CCD ubicado en XXXX, ambos regenteados por el SID.
    En dichos centros clandestinos, fueron interrogados y aún sometidos a apremios
    físicos por parte de agentes del SID y aún del Órgano Coordinador de
    Operaciones Antisubversivas (OCOA) a cargo de E.R. y de J.S.Q.
    84 152de
    Para su “legalización” en Montevideo, se orquestó por parte de J.G. una
    “mise en escene” donde se mostraba a éstos como detenidos en el Chalet “S.”
    del Balneario Shangrila, en donde a su vez se “incautaron” armas de la
    organización.
    De esa forma, el grueso de los trasladados de Buenos Aires fueron puestos a
    disposición de la justicia militar y remitidos a los penales de Libertad y Punta de
    Rieles. Tras ello, estuvieron detenidos por muchos años.
    J.F.L., L.A., E.R. padre, P.N. y E.P.L. no fueron remitidos a la justicia
    militar y obtuvieron su libertad en Diciembre de 1976.
    Privación de libertad, supresión y suposición de estado civil de S.R.
    En la noche del día 13 de julio de 1976 un grupo fuertemente armado al mando
    del Mayor J.G. irrumpió en el domicilio de S.R.M.L. y A.M. sito en
    XXXX en procura de ambas. Tras registrar la casa y sustraer todos los
    objetos de valor el grupo procedió a detener a M. y M. a quienes trasladaron
    a “Automotoras Orletti”. Junto a las anteriores, se encontraba S.A.R., hijo
    de S.M. y M.G.A. (hoy fallecido) nacido el día 22 de Julio de 1976, por lo
    que contaba con 21 días de vida.
    Luego de la aprehensión se desconoció el destino del bebé, por cuanto no fue
    trasladado junto a su madre.
    Tras la desaparición del bebé comenzaron diversas campañas en procura de su
    ubicación, empero las mismas no resultaron positivas.
    Al obtener su libertad, S.M. reafirmó dicha búsqueda que no abandonó hasta su
    encuentro en el año 2003.
    En 2002 por intermedio de la gestión del Senador R.M. y del periodista
    R.R. se tuvo conocimiento que el bebé había sido dejado por sus captores en la
    Clínica Norte de Capital Federal. Asimismo, que O.P. informado de ello lo
    recogió y lo llevó a su casa.
    Con posterioridad, fue adoptado por el matrimonio conformado por O.P. y
    H.C. quienes le pusieron el nombre de A. Realizada la correspondiente
    prueba de ADN, en el año 2003 se pudo comprobar que dicho joven, que en ese
    momento tenía 25 años, se trataba del hijo de S.M. y M.G.
    En la actualidad S.G.M. vive en la Argentina y mantiene vínculos con su madre
    S.M. y su familia biológica.
    La situación de los antes mencionados se sustancia en la causa “R.L.P., E.
    DENUNCIA” IUE 90-190/1984 ante el Juzgado
    85 152de
    Penal de 27° turno. Razón por la cual no forma parte de la presente imputación.
    Desaparición forzada de L.G.D.L.
    Como señaláramos supra, L.D. no fue trasladado a Uruguay con los antes
    nombrados y sí lo fue el día 5 de Octubre de 1976 en lo que se conoce en el argot
    periodístico como el “2do Vuelo”.
    En efecto, L.G.D.L. -destacado dirigente sindical de la empresa FUNSA y
    de la Convención Nacional de los Trabajadores (CNT) e integrante del
    Partido Por la Victoria del Pueblo- fue detenido el 13 de Julio de 1976 en la
    cafetería de la calle XXXX (Capital Federal) cuando se encontraba junto a
    S.L.B. y A.I.Q.
    Al igual que los anteriores fue trasladado a “Automotoras Orletti” donde fue
    objeto de monstruosos apremios físicos.
    Hasta el presente se encuentra desaparecido.
    Las circunstancias de sus detención y desaparición forzada fue aclarada por el
    Juzgado Penal de 19° turno a cargo del Dr. L.C. en las causas:
    a.- IUE 2-43332/2005 por la que se condeno como co-autores de 28
    homicidios muy especialmente agravados a J.S., E.R. y G.V. a las penas
    de 25 años de penitenciaría y a L.M., R.M. y J.S.L. por igual delito pero a
    las penas de 20 años de penitenciaría.
    b.- IUE 98-247/2006 por la que se condenó como co-autores de 28 homicidios
    muy especialmente agravados a J.N.G. y J.R.A. a las penas de 25 años de
    penitenciaría.
    8.- Desaparición forzada de M.C.G. de G., supresión y suposición de
    estado civil de M.G.G.
    M.C.G.I.G.C. de 19 años de edad (embarazada de siete meses y que carecía de
    militancia política) y su cónyuge M.A.G. de 20 años, fueron detenidos en la
    madrugada del día 24 de Agosto de 1976 en su domicilio de la calle XXXX
    del Barrio Almagro (Capital Federal) por personal del Primer Cuerpo del
    Ejército argentino.
    Una vez ello, fueron trasladados al CCD “Automotoras Orletti”.
    En dicho lugar fueron mantenidos hasta septiembre en que M.G. fue retirado
    del lugar y asesinado.
    En tanto, M.C.G. fue trasladada a Uruguay en fecha no determinada y
    detenida en el CCD la Casona de XXXX a la espera que naciera su hija.
    Tras dar a luz a M.M.G.G., su madre fue trasladada a otro CCD regenteado
    también por el SID, la “Base Valparaiso sito en la calle XXXX
    86 152de
    donde fue vista por última vez.
    Las circunstancias de su desaparición forzada fueron investigadas en la causa
    “G., J.N.; A.F., J.R.; VB, G.V.; S.Q, J.; M.B., R.J. UN DELITO DE
    HOMICIDIO MUY ESPECIALMENTE AGRAVADO” IUE 90-10462/2002
    por el Juzgado Penal de 2° turno donde la Dra. Marcela Vargas por
    sentencia N.º 10/2017 de fecha 14 de Febrero de 2017, condenó a J.G.,
    J.R.A., G.V., J.S. y R.M.B. a la pena de 30 años de penitenciaría por el
    homicidio de M.C.G. de G. Sentencia que fue ratificada por el Tribunal de
    Apelaciones Penal de 2° turno por sentencia N.º 402/ 2018. En tanto que la
    Suprema Corte de Justicia por sentencia N.º 261/2020 desestimó los recursos
    de casación.
    Supresión y suposición de estado civil de M.G.G.
    Como refiriéramos antes, M.C. dio a luz a su hija encontrándose privada de
    su libertad.
    Ello habría sucedido los primeros días de noviembre de 1976 en el Hospital
    Central de las Fuerzas Armadas.
    Luego del nacimiento, la niña fue mantenida junto a su madre por un pequeño
    lapso de tiempo en el CCD la Casona de XXXX, perteneciente al SID.
    Tras su permanencia en dicho CCD, la niña fue dejada por agentes del Depto. III
    del SID y del OCOA I en la puerta de la casa del Comisario A.T. sita en
    XXXX.
    La Dra. Marcela Vargas a cargo del Juzgado Penal de 2° en la sentencia N.º
    10/2017 de fecha 14 de Febrero de 2017 estableció lo siguiente: “Al nacer la
    niña fue entregada al entonces Comisario de la Policía A.T.R., quién se
    desempeñara como director del penal de Punta Carretas, siendo secretario
    de la Junta Calificadora Nacional para oficiales superiores y primer secretario
    de la Junta de Selección para el personal de la Jefatura de Policía de
    Montevideo y a su esposa E.V., oriental de 47 años de edad, el día 14 de enero
    de 1977, por los Capitanes R.M. (con quién mantenía una amistad que éste negó)
    y J.S., procediendo aquéllos a inscribirla en el Registro Civil como M.M.T.V.,
    en calidad de hija legítima de los mismos. La niña fue trasladad en un canasto y
    dejada en la puerta de la casa de la familia, ubicada en el barrio Punta Carretas
    de Montevideo, con una nota escrita a mano señalando la fecha de nacimiento,
    1º de noviembre de 1976.”
    El día 12 de Febrero de 1977, la niña fue bautizada en la Parroquia de Punta
    Carretas a instancias del matrimonio constituido por E.V. y A.T., quienes
    87 152de
    en ese entonces detentaban la tenencia de hecho de la menor. Por su parte, el
    día 24 de Julio de 1977 el matrimonio V. / T. la inscribió como hija
    legítima, nacida el 1° de Noviembre de 1976, y le adjudicaron el
    nombre de M.M.
    Pese a ello, el poeta argentino J.G. (padre de M.G.S.) nunca dejó de
    buscar a su nuera, así como tampoco a la o al hijo de ésta.
    Así, mediante diversas gestiones tomó conocimiento de la existencia de una
    prisionera argentina embarazada, que había tenido una niña en Uruguay.
    Con esos datos, la colaboración de distintas personas en Uruguay y aún con la
    gestión del ex Presidente de la República Dr. J.B., se pudo confirmar
    (mediante la correspondiente prueba de ADN) que la hija de M.C.G.I. y
    M.G.S. era quien a la sazón fue inscripta como M.M.T.V.
    9.- Desaparición forzada de M.C. y W.B.
    M.J.C.B. de 21 años, militante del Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) y
    W.A.B.G. de 24 años de edad militante del Congreso Obrero Textil (COT) y
    también del PVP en el año 1976 se encontraban exiliados en Buenos
    Aires.
    C.B. fue detenido el 26 de agosto de 1976 en su domicilio, Hotel Familiar
    ubicado en la XXXX (Capital Federal) por personas que no se pudieron
    identificar.
    Por su parte, B.G. fue detenido el día 9 de Septiembre de 1976 también en
    su domicilio sito en la calle XXXX del barrio Loma Hermosa del Partido 3 de
    Febrero Provincia de Buenos Aires. En el operativo intervinieron
    aproximadamente 20 personas fuertemente armadas.
    Tras su detención, fueron trasladados al CCD “Automotoras Orletti” y al día de
    hoy se encuentran desaparecidos.
    Ambos, junto a otras 26 personas más, fueron trasladadas a Uruguay el día 5 de
    Octubre de 1976 en un vuelo de la Fuerza Aérea Uruguaya en lo que se conoce
    en la jerga periodística como “el 2do Vuelo”.
    Las circunstancias de sus detenciones y desapariciones forzadas fueron aclaradas
    por el Juzgado Penal de 19° turno a cargo del Dr. Luis Charles en las causas
    a.-IUE 2-43332/2005 por la que se condeno como co-autores de 28 homicidios
    muy especialmente agravados a J.S., E.R. y G.V. a las penas de 25 años
    de penitenciaría y a L.M., R.M. y J.S.L. por igual delito pero a las penas
    de 20 años de penitenciaría.
    88 152de
    b.- IUE 98-247/2006 por la que se condenó como co-autores de 28 homicidios
    muy especialmente agravados a J.N.G. y J.R.A. a las penas de 25 años de
    penitenciaría.
    10.- Desaparición forzada de A.S. y A.M. Privación de libertad y traslado
    compulsivo de sus familias a Uruguay.
    A.W.S.F. y A.C.M.M. eran militantes sindicales de la Federación de Obreros
    de la Industria de la Carne (FOICA) e integrantes del Partido por la Victoria
    del Pueblo.
    En razón de ello, fueron detenidos el 26 de Septiembre de 1976 en Buenos Aires
    en la vía pública.
    Tras su detención, fueron llevados al CCD “Automotoras Orletti” donde fueron
    interrogados y torturados por su vínculo con el PVP y especialmente en procura
    de obtener el dinero de dicha organización.
    Conjuntamente con un grupo de detenidos de dicha organización política fueron
    trasladados a Uruguay el día 5 de Octubre de 1976 en vuelo de la Fuerza Aérea
    Uruguaya en lo que se conoce en la jerga periodística como “el segundo vuelo”.
    Hasta el presente se encuentran desaparecidos.
    Luego de la detención de A.S., un grupo de unas 10 personas vestidas de civil y
    con metralletas en la mano, irrumpieron en su domicilio sito en la calle XXXX
    de la Localidad de Haedo (Provincia de Buenos Aires). Junto a ellos se
    encontraba S. en muy mal estado por los apremios físicos a los que había sido
    sometido, y en tales condiciones fue exhibido a su cónyuge e hijos.
    En el lugar se encontraba M.E.L. junto a sus hijos S.L. y T.S. de 7, 6 y 4 años.
    Asimismo, en el local de la imprenta que tenían en el predio detuvieron a
    J.P.E.S. y R.N.T.L. (ambos permanecen desaparecidos).
    Tras las detenciones, registraron toda la casa sustrajeron todos los objetos de
    valor y fundamentalmente una caja de madera que según L. contenía
    “bastante dinero”.
    Obtenido el botín, la esposa de A.S., Sra M.E.L. y sus pequeños hijos fueron
    trasladados a “Automotoras Orletti”. Hacia ese lugar también trasladaron
    nuevamente a S., así como a E. y T. L. y sus hijos estuvieron retenidos en
    dicho lugar por unos días y ninguno de ellos fue objeto de malos tratos.
    No obstante, fueron obligados a permanecer con los ojos vendados y en esas
    condiciones pudieron apreciar los tormentos a los que fue sometido S. El día
    siguiente, el 27 de Septiembre L. y sus pequeños hijos fueron
    89 152de
    trasladados a Uruguay por J.G. y J.R.A. en un vuelo comercial.
    Al arribo a Montevideo fueron llevados al CCD “300 Carlos R” (casa de Punta
    Gorda) y a los días fueron liberados.
    Luego de la detención de A.M., próximo a las 15 horas del 26 de Septiembre
    de 1976, un grupo de personas vestidas de civil y fuertemente armado se
    constituyó en el domicilio de éste. Al frente del mismo se encontraba J.G.
    En el lugar se encontraba B.I.C., cónyuge de M., y los hijos del matrimonio B.
    y A. de 7 y 6 años de edad.
    El comando conformado por uruguayos y argentinos procedió a registrar toda la
    casa y a sustraer todos los objetos de valor, pero lo que buscaban era una suma
    muy importante de dinero que pertenecía al PVP.
    Fue así que debajo de una escalera y tras romper la pared encontraron lo que
    buscaban, un envoltorio con U$S 1.500.000.
    Realizado el procedimiento C. y sus hijos fueron llevados a la que fuera la
    casa de S.M. y M.G. (que había sido apropiada por los militares) y allí
    permanecieron hasta el día siguiente en que le permitieron hablar con M.
    En dicha instancia, percibieron que como consecuencia de las torturas recibidas,
    M. se encontraba en pésimas condiciones de salud.
    Luego de despedirse de su cónyuge, C. y sus hijos fueron llevados por G. al
    Aeropuerto de Aeroparque y junto a L. y sus hijos fueron trasladados a
    Uruguay.
    Al llegar a Montevideo, fueron llevados junto con L. y sus hijos a la casa de
    Punta Gorda donde los mantuvieron hasta el 5 de Octubre de 1976 en que
    fueron liberados.
    Las circunstancias de las detenciones y desapariciones forzadas de S. y
    M. fueron aclaradas por el Juzgado Penal de 19° turno a cargo del Dr. Luis
    Charles en las causas
    a.-IUE 2-43332/2005 por la que se condeno como co-autores de 28 homicidios
    muy especialmente agravados a J.S., E.R. y G.V. a las penas de 25 años
    de penitenciaría y a L.M., R.M. y J.S.L. por igual delito pero a las penas
    de 20 años de penitenciaría.
    b.- IUE 98-247/2006 por la que se condenó como co-autores de 28 homicidios
    muy especialmente agravados a J.N.G. y J.R.A- a las penas de 25 años de
    penitenciaría.
    11.- Desaparición forzada de un grupo de militantes del PVP. (“Segundo vuelo”)
    90 152de
    Privación de libertad y supresión y suposición de estado civil de M.Z.
    Entre los días 23 de septiembre y 4 de Octubre de 1976, un conjunto importante
    de militantes del PVP, fueron detenidos en Buenos Aires y trasladados al CCD
    “Automotoras Orletti”.
    En ese lugar fueron sometidos a interrogatorios y aún torturas por integrantes del
    Depto. III del SID.
    De allí fueron retirados el día 5 de Octubre de 1976 y trasladados en forma
    clandestina a Uruguay en una avión de la Fuerza Aérea Uruguaya en lo que se
    conoce en el argot periodístico como “segundo vuelo”.
    Tras su arribo a Uruguay se desconoce su paradero por lo que al presente se
    encuentran aún desaparecidos
    En efecto:
    a.- J.M.K.L. de 35 años de edad, junto a su cónyuge J.M.M.V.P. de 29 años
    fueron detenidos en la madrugada del día 23 de Septiembre de 1976 en su
    domicilio sito en la calle XXXX (Capital Federal).
    b.- V.L.G.A. de 31 años, su conyuge M.R.J.C. de 33 años, y sus hijos A. (de 3
    años) y E. (de un año y seis meses) fueron detenidos el día 26 de Septiembre de
    1976 en su domicilio de la calle XXXX del Partido de San Martin Provincia de
    Buenos Aires.
    La situación de los niños será analizada infra.
    c.- J.P.E.S. de 20 años y R.N.T.L. de 28 años fueron detenidos el día 26 de
    Septiembre de 1976 en la imprenta que tenían en el predio de su domicilio A.S.
    sito en la calle XXXX barrio Haedo Provincia de Buenos Aires.
    d.- M.E.I.G. de 23 años y su cónyuge J.R.Z.C. junto a la hija del matrimonio
    M. de 18 meses de edad, fueron detenidos el día 27 de Septiembre de
    1976 de su domicilio sito en calle XXXX, Parque Chacabuco (Capital
    Federal).
    La situación de la niña será analizada más adelante.
    e.- C.S.T.H. de 22 años y su pareja W.C.G. de 27 años fueron detenidos el día
    28 de Septiembre de 1976 en un Bar de la Calle XXXX (Capital Federal).
    f.- R.P.G. de 24 años fue detenido el día 30 de Septiembre de 1976 en la vía
    pública en las cercanías del Congreso de la Nación.
    g.- R.L.L.G- de 23 años, fue detenido el día 1° de Octubre de 1976 en la
    vía pública.
    h.- M.A.M.M. de 28 años fue detenido el 1° de Octubre de
    91 152de
    1976 en un Bar de la ;;;;.
    i.- CMRCC de 24 años, fue detenida el día 1° de Octubre en la vía
    pública.
    j.- CARM de 26 años, fue detenido el 1° de Octubre de 1976.
    k.- SCRde 24 años y su cónyuge GTDSC de 24 años fueron detenidos el
    1° de Octubre de 1976 en la vía pública.
    l.- ABAH. de 24 años fue detenido el 1° de Octubre de 1976 en la
    vía pública en el Barrio de Belgrano.
    ll.- J.P.R.I. de 25 años fue detenido el día 2 de Octubre de 1976 en un bar de
    la XXXX del Barrio Belgrano.
    m.- W.D.Q.U. de 26 años fue detenido el 4 de Octubre de 1976 en la vía
    pública.
    Las circunstancias de sus detenciones y desapariciones forzadas fueron aclaradas
    por el Juzgado Penal de 19° turno a cargo del Dr. Luis Charles en las causas
    a.-IUE 2-43332/2005 por la que se condeno como co-autores de 28 homicidios
    muy especialmente agravados a J.S., E.R. y G.V. a las penas de 25 años
    de penitenciaría y a L.M., R.M. y J.S.L. por igual delito pero a las penas
    de 20 años de penitenciaría.
    b.- IUE 98-247/2006 por la que se condenó como co-autores de 28 homicidios
    muy especialmente agravados a J.N.G. y J.R.A. a las penas de 25
    años de penitenciaría.
    Privación de libertad y supresión y suposición de estado civil de M.Z.I.
    En la causa llevada a cabo por el Juez Luis Charles no fue considerada la
    situación de la niña M.Z., en razón de ello será analizada en el presente.
    Como señaláramos supra, M.Z. fue secuestrada el día 27 de Septiembre
    de 1976, junto a sus padres J.R.Z.C. y M.E.I.G. en el domicilio del
    matrimonio ubicado Vicente López (Provincia de Buenos Aires).
    J.Z. había sido detenido previamente en la vía pública y trasladado a su casa por
    un comando integrado por varias personas. En el lugar esperaron la llegada
    de la madre y procedieron a detenerla. Tras ello, sustrajeron todos los objetos de
    valor y se llevaron a la familia al CCD “Automotoras
    Orletti”. En esos momentos M. contaba con 18 meses.
    92 152de